estrenos

'Juego de armas', otro emprendedor del año al talego

El director de 'Resacón en Las Vegas' se pasa a la comedia política

Foto: Fotograma del filme.
Fotograma del filme.

Se cuenta al principio de 'Juego de armas': en el momento álgido de las guerras de Irak y Afganistán, EEUU se gastaba miles de millones de dólares al mes... en aire acondicionado para sus tropas. La factura anual superaba el presupuesto de la NASA o la ONU...

Uno puede tomarse esta información de diferentes maneras. A) Puede escandalizarse. B) Puede, como los protagonistas de 'Juego de armas', ver el lado positivo de esta situación: "La guerra es un negocio y quien piense lo contrario es un ignorante o un imbécil", dicen con no poca dosis de cinismo; o sea, que como las cosas son como son y el mundo funciona como funciona, ¿por qué no sacar tajada?   

'Juego de armas', otro emprendedor del año al talego

En efecto, si la industria estadounidense del aire acondicionado dio palmas con las orejas durante la guerra, ¿qué decir de la industria armamentística? Los antihéroes de 'Juego de armas', película de Todd Phillips que se estrena hoy, son dos chavales que consiguieron un contrato de 300 millones de dólares del Pentágono para armar a los soldados estadounidenses en Afganistán. Cuando decimos 'chavales' queremos decir dos caraduras (Jonah Hill y Miles Teller) con poca experiencia en la venta de armas... y mucha marihuana en sus cerebros. Y ahora viene el chiste: la película está basada en hechos reales... Dios bendiga América.

Dick Cheney, vicepresidente entonces de EEUU, era consejero de Halliburton, que se llevó unos cuantos contratos del Pentágono. Así que la lógica de los personajes del filme es: si ellos lo hacen, ¿por qué nosotros no? Lo que hacían no era nada ilegal… hasta que la avaricia les pudo. ¿Que si el ambiente político de la época favoreció este tipo de comportamientos? Sí”, cuenta el director Todd Phillips, que pasó ayer por Madrid para promocionar el filme. 

La guerra es un sector económico como cualquier otro en EEUU 

¿Se trata de una película cínica? Sus protagonistas lo son, desde luego. "Es la cruda realidad. La guerra es un sector económico como cualquier otro en EEUU. Y los personajes reales en los que está basado el filme pensaban: si no lo hacemos nosotros, lo harán otros. No ven el lado negativo de lo que hacen por ninguna parte. Toda guerra va de dinero, de cantidades ingentes de dinero", añade Phillips. 

'Juego de armas', por tanto, es una sátira política; dirigida por uno de los reyes de la comedia americana, Todd 'Resacón en Las Vegas' Phillips. Pese a que el filme no está exento de los típicos momentos de comedia ácida del director, se trata de su primera película para adultos. Para entendernos: está más cerca de 'El lobo de Wall Street' que de 'Resacón en Las Vegas'.

'Juego de armas', de hecho, comparte bastantes cosas con la última gran película de Scorsese: ambas cuentan el ascenso y caída de jóvenes emprendedores que descubren un nuevo nicho de negocio y pierden los papeles tratando de mantener la curva de beneficio. En ambas, sus directores juegan a la ambivalencia: por un lado, denuncian la corrupción del sistema (de los excesos de las finanzas al cachondeo de las adjudicaciones militares en los tiempos de Bush y Cheney); por el otro, sienten fascinación por los tramposos que protagonizan sus filmes. 

Resumiendo: una notable mezcla de géneros —comedia/'thriller'— sobre dos pícaros que se suben a la ola del sistema y acaban pegándose un trompazo por pasarse de listos y de macarras. 

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios