Cinco razones por las que la 'Alicia' de dibujos sigue siendo la mejor de todas
  1. Cultura
  2. Cine
la película de disney cumple 65 años

Cinco razones por las que la 'Alicia' de dibujos sigue siendo la mejor de todas

La recién estrenada secuela de la cinta de Tim Burton vuelve a utilizar los personajes del británico Carroll para construir un 'blockbuster'. Pero la crítica sigue refrendando la versión animada de los años 50

Foto: Fotograma de 'Alicia en el país de las maravillas' (Disney)
Fotograma de 'Alicia en el país de las maravillas' (Disney)

“Pregúntale a Alicia cuando mide diez pies de alto”, cantaba en inglés una etérea Grace Slick allá por los convulsos 60. En la letra de su canción, 'White Rabbit', uno de los grandes emblemas de la discografía del grupo Jefferson Airplane, se cimentaba la reputación de la 'Alicia' de Lewis Carroll como emblema de la psicodelia, las drogas y del universo 'hippie'. Ese mismo tema ha sido versionado por la solista Pink en la banda sonora de 'Alicia a través del espejo', la recién estrenada secuela de la cinta de Tim Burton que vuelve a utilizar los personajes del británico Carroll para construir un 'blockbuster' que, por el momento, ha cosechado muy malas críticas.

Lo irónico del asunto es que la primera versión de 'White Rabbit' sirvió como himno reivindicativo de la 'Alicia' de dibujos animados, la de toda la vida, la de un Disney que la planeó durante años. La razón era su profunda admiración por una obra maestra literaria a la que el cine ha acudido como sempiterna inspiración. Películas como 'Matrix' o 'Dentro del laberinto' son la mejor demostración. Es hora, pues, de dar argumentos por los cuales aquella 'Alicia en el país de las maravillas', que este año sopla 65 velas, sigue siendo, para la mayoría de los especialistas (y de los integristas del propio Lewis Carroll) la mejor adaptación cinematográfica de un texto que, leído hoy, sigue escapando a todos los tópicos posibles.

1.- Porque el propio Disney intentó adaptarla durante años:

La obra de Carroll fue una obsesión para el padre de Mickey Mouse desde los primeros años de su carrera en el mundo de la animación. Desde que fundase su estudio en 1923, Walt Disney elaboró una serie de cortometrajes en los que mostraba su querencia por la experimentación técnica, colocando a una Alicia encarnada por la actriz Virginia Davis en mitad de un universo enteramente animado. En los años 40 intentó retomar la historia para elaborar un largo que también combinase acción real y animación que iba a estar protagonizado por la mismísima Ginger Rogers. La Segunda Guerra Mundial y las penurias económicas por las que pasó el estudio en esa época lo tumbaron. La película solo salió a flote, ya como un proyecto enteramente animado, cuando Disney obtuvo un gran éxito económico gracias a 'La Cenicienta'.

2.- Porque su carácter episódico la acabó beneficiando:

Con los característicos fondos de Mary Blair, una de las pocas mujeres que fueron capaces de dejar su sello en el machista mundo de la animación disneyana, y con los 'nueve ancianos' (tal y como se conocía al mejor equipo de animadores del estudio) a pleno rendimiento, la cinta ha acabado recibiendo el reconocimiento que no obtuvo en su día. El animador Ward Kimball aseguró que el problema de su batacazo crítico y comercial había sido que la cinta “tuvo demasiados creadores y directores. Es el caso de cinco directores, cada uno intentando resaltar más sobre el otro, hacer su secuencia más memorable, más grande y más loca aún si cabe, esto hizo que el producto final se resintiera bastante”.

Hoy día, ese carácter episódico al que hacía referencia, su talón de Aquiles, es el el principal de sus atractivos. A pesar de que muchos críticos, sobre todo británicos, echaron pestes por la 'americanización' de la obra de Carroll, la 'Alicia' animada tiene poco que ver con el cine puramente narrativo o con las edulcoradas historias de princesas y animalitos de Disney. Su trasfondo subversivo e irónico ha acabado siendo visto como el más fidedigno a la obra original, dentro de un corpus de adaptaciones a la gran pantalla que van desde el cartón piedra (la 'Alicia' plagada de estrellas de la Paramount de 1933) a lo telefílmico (la de 1999 con un gato Chesire encarnado, nada menos, que por Whoopi Goldberg).

'White Rabbit' (Jefferson Airplane)

3.- Porque se ha convertido en un emblema de la contracultura:

A menudo acusado de conservadurismo extremo y de utilizar sus producciones para insuflar un americanismo retrógrado en los tiernos infantes que crecieron viendo su cine, muchos olvidan que Walt Disney también fue un renovador de la técnica y el lenguaje cinematográfico. Los datos están ahí para corroborarlo: en 1932 fue el primero en producir un cortometraje en color con 'Flores y árboles', en 1937 realizó con 'Blancanieves' el primer largometraje animado de la historia y en los años 50 fue el legítimo pionero de los documentales sobre naturaleza. Quizá por eso no sorprende que, ya entrados los 60, los 'hippies' disfrutasen de su cine y acompañasen sus dosis de LSD con las penetrantes imágenes de 'Fantasía', 'Los Tres Caballeros' y la propia 'Alicia'.

Las tres películas se saltan todo tipo de convenciones narrativas y ofrecen al espectador una borrachera de imágenes deslumbrantes que las han convertido en clásicos a pesar de la pobre taquilla que hicieron en sus respectivos estrenos originales. Eso explica que no solo el 'White Rabbit' de Jefferson Airplane fuese un himno musical de las drogas alucinógenas inspirándose en la cinta de Disney, sino también que la cinta fuese una de las favoritas de los mismísimos Beatles, en cuya discografía también se pueden rastrear las huellas de Carroll.

Por si el fracaso de 'Tiana y el sapo' no fuese señal suficiente, en los últimos años los estudios Disney ha dejado de producir animación tradicional de forma casi total. Aunque duela, es un hecho que los niños de hoy parecen no echarla de menos. Los fenómenos comerciales y de 'merchandaising' de 'Frozen' o 'Big Hero 6', rodadas en animación por ordenador, son una buena prueba de ello. En la actualidad, solo los japoneses estudios Ghibli continúan filmando animación a la manera clásica, lo cual convierte a los iconos animados de Disney en reliquias de otro tiempo que nunca volverá. En el caso de 'Alicia en el país de las maravillas', una de las obras menos figurativas del canon disneyano, menos aún. 350.000 dibujos y pinturas dan buena fe de esa artesanía irrepetible.

5.- Porque es la más musical y excéntrica de todas las películas de Disney:

Dieciséis canciones. Lo nunca visto en una obra animada del estudio del pato Donald. 'Alicia en el país de las maravillas' contiene más temas musicales que cualquier otra película de Disney. Del 'En mi mundo' (que en principio contenía la melodía del tema 'La segunda estrella a la derecha' que acabó siendo usado en 'Peter Pan') hasta la celebérrima 'Feliz No Cumpleaños', la mayoría de las canciones inciden en el genial e irónico absurdo que impregna toda la película, algo extensible a sus propios personajes. La mayoría de ellos ya aparecían en la obra original, pero los animadores de Disney les otorgaron un plus de locura.

La Reina de Corazones es una ególatra rechoncha y torpona, la Morsa solo sueña con comerse a las pobres ostras y la oruga es una especie de diva gay antipática y retorcida. Las moralinas están fuera de toda sospecha a lo largo de la cinta, ya que hasta la propia Alicia mantiene una resabida actitud curiosa que la convierte en una heroína muy distinta a las Cenicientas y Blancanieves que eran todo un ejemplo de sumisión. En 'Alicia' reina una locura que no se repetiría hasta los felices tiempos de 'Aladdin'.

The Walt Disney Company
El redactor recomienda