festival de cine

Cannes se enamora del autobusero poeta de Jim Jarmusch

Protagonizada por Adam Driver, 'Paterson' reivindica la poética de lo cotidiano en la más cálida de las películas del director de 'Down by law'

Foto: Jarmusch en Cannes durante el pase de 'Paterson'. Foto: S. Nogier/Efe
Jarmusch en Cannes durante el pase de 'Paterson'. Foto: S. Nogier/Efe

'Paterson', el título de la nueva película de Jim Jarmusch, evoca al menos tres nombres: el del municipio de Nueva Jersey donde se sitúa, el del protagonista y el de la obra en cinco volúmenes del poeta más insigne del lugar, William Carlos Williams. Paterson (Adam Driver) es un conductor de autobús que resigue las calles de su ciudad homónima cada día. Las conversaciones de los pasajeros, los lugares por donde transita y las charlas con su esposa Laura (Golshifteh Farahani) nutren su gran pasión: la poesía. En sus horas libres, Paterson escribe en un cuaderno poemas que perfecciona cada día antes de emprender su jornada laboral.

Jarmusch sigue la cotidianidad de Paterson a lo largo de una semana en que sus rutinas se repiten con más o menos variaciones. Escucha cada día las tribulaciones de su compañero de trabajo, cena con su mujer, una ama de casa con una estilo visual más que propio, saca a pasear al perro Vincent, que va a llevarse de calle el premio Palme Dog a la mejor interpretación canina del festival (sí, eso existe), y luego se toma una cerveza en su pub habitual. Día a día, vemos crecer sus poemas de versos libres inspirados en elementos cotidianos. Por ejemplo, glosa la sencilla pero perfecta belleza de su caja de fósforos preferida, cuyo diseño tipográfico recuerda al de un altavoz. Paterson es un hombre costumbres sencillas y a pesar de la insistencia de Laura, no se anima a editar sus versos...

Cannes se enamora del autobusero poeta de Jim Jarmusch

Un filme humano y generoso

La mejor película de Jim Jarmusch desde 'Ghost Dog. El camino del samurái', 'Paterson' se sitúa en las antípodas luminosas de la anterior película de Jarmusch, 'Solo los amantes sobreviven'. Si allí los protagonistas eran una pareja de seres extraordinarios, unos vampiros que entendían el romanticismo artístico como un refugio donde replegarse de un mundo real que había abandonado el “buen gusto”, aquí Paterson es por el contrario un hombre de clase obrera que abraza la poesía sin ninguna intención de adentrarse en la institución artística. Si 'Solo los amantes sobreviven' es un film oscuro que se recrea en la decadencia urbanística y industrial de Detroit, 'Paterson' es una película llena de luz que disfruta moviéndose entre las fábricas de ladrillo rojo por donde trabaja el protagonista. Si la anterior adoptaba cierta postura del rock&roll contra todos, aquí se celebra la comunidad y el colectivo.

Si en 'Solo los amantes sobreviven' el name-dropping de grandes nombres de la cultura conformaba una especia de élite de escogidos para la inmortalidad, en 'Paterson' todas las referencias, desde el boxeador Rubin 'Huracán' Carter a Gaetano Bresci, el anarquista que acabó con Humberto I de Italia, pasando por el dúo de música soul Sam & Dave y el humorista Lou Costello, apelan a la idea de la cultura como patrimonio compartido que acerca a las personas. Hay en 'Paterson' una clara vocación de Jarmusch para aparcar la actitud más cool y llevar a cabo un film humano y generoso que en más de un momento (y encuadre) recuerda al cine del finlandés Aki Kaurismäki.

'Paterson' también tiene algo de manifiesto artístico del director. Ningún otro de sus films nos habla tanto de su forma de entender el cine

'Paterson' también tiene algo de manifiesto artístico por parte del director. Ningún otro de sus films nos habla tanto de su forma de entender el cine como éste. Como los poemas que escribe el protagonista, 'Paterson' (y la filmografía de Jarmusch) está estructurada a partir de una serie de versos libres que conforman rimas internas y se nutren de la atenta observación de su entorno. La película está llena de pareados visuales, empezando por la aparición constante de mellizos a lo largo del metraje. También se produce múltiples conexiones con otras de sus obras y películas de otros cineastas. Pero la gran cantidad de citas no abruma en ningún momento sino que se integra muy bien en la forma de entender el mundo del protagonista, con quien resulta tan fácil empatizar. Si en títulos como 'Dead Man' o 'Ghost Dog', Jarmusch trazaba el camino de sus personajes hacia la muerte, en 'Paterson' lleva a cabo una de las reivindicaciones más vitales de su filmografía a partir de celebrar la poesía de lo cotidiano.

'Paterson' también es una invitación a descubrir al poeta real responsable de los textos que escribe el personaje de Adam Driver, Ron Padgett, uno de los representantes de la llamada Escuela de Nueva York, de la que Jarmusch se ha declarado fan desde los años setenta. El cineasta ha rescatado algunos poemas antiguos de Padgett al tiempo que también aparecen otros de nuevo cuño escritos expresamente para el film. “Para mí Padgett es toda una estrella del rock”, ha confesado Jarmusch ante la prensa.

La pareja interracial que cambió la Constitución norteamericana

Otro representante del cine independiente estadounidense ha compartido protagonismo con Jarmusch en la competición de esta jornada. Jeff Nichols, responsable de 'Take Shelter' y 'Mud', ha presentado 'Loving', la historia de Richard y Mildred Loving, una pareja interracial que en la década de los cincuenta se vio obligada a marcharse de su estado natal, Virginia, porque allí su matrimonio era considerado un crimen. Con la ayuda de las organizaciones pro Derechos Civiles consiguieron que su caso llegara al Tribunal Supremo, que eliminó las reyes racistas todavía vigentes en 16 estados.

Jeff Nichols en Cannes en la presentación de 'Loving'. Foto: J.-P. Pelissier/Reuters
Jeff Nichols en Cannes en la presentación de 'Loving'. Foto: J.-P. Pelissier/Reuters

A Nichols le interesa más la historia detrás de la Historia que la reconstrucción del caso judicial en sí. Con su habitual sensibilidad para retratar cierta América profunda, en este caso la de los años cincuenta y sesenta, el director se centra en cómo afecta a la pareja protagonista, un hombre y una mujer acostumbrados a la convivencia interracial (la familia de Richard siempre vivió en un barrio negro) el hecho de convertirse en el centro de una batalla judicial. Sin alejarse demasiado de cierto clasicismo, Nichols evita algunos de los tics habituales en estos tipo de films: los protagonistas no se presentan desde la óptica del heroísmo, y no hay lugar para los discursos épicos ni las situaciones de dramatismo extremo. Gracias a su temática, su cuidada puesta en escena y el trabajo de sus intérpretes Joel Edgerton y Ruth Negga, desde Cannes, 'Loving' parte como firme candidata a los Oscar del año que viene.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios