“'Los juegos del hambre' no trata a los adolescentes como idiotas”
  1. Cultura
  2. Cine
entrevista con francis lawrence

“'Los juegos del hambre' no trata a los adolescentes como idiotas”

El director de las tres últimas partes de la saga analiza las claves del éxito de las adaptaciones de las novelas de Suzanne Collins que han puesto de moda las distopías para jóvenes

Foto: Francis Lawrence da instrucciones a Jennifer Lawrence en una escena de 'Los juegos del hambre: Sinsajo. Parte 2' (Eone)
Francis Lawrence da instrucciones a Jennifer Lawrence en una escena de 'Los juegos del hambre: Sinsajo. Parte 2' (Eone)

Con el éxito de 'Crepúsculo' las productoras de Hollywood se pusieron a buscar como locas una nueva saga adolescente para reventar las salas. De entre todas las posibilidades que fueron llegando ('Cazadores de sombras', 'La saga divergente', 'Hermosas criaturas') hubo una que destacó por encima de todas ellas: 'Los juegos del hambre'. Se trataba de la apuesta más diferente a la historia de vampiros ñoños; era para adolescentes, sí, pero los libros de Suzanne Collins eran violentos, trataban temas complejos e incluso políticos y en ellos la historia de amor es algo secundario. Una distopía que cuajó a la perfección entre público y crítica y que ahora cierra su saga con el último capítulo: 'Sinsajo. Parte 2'. Porque eso sí, los productores tontos no son y han decidido dividir esta entrega en dos películas para que la gente tenga que pasar dos veces por taquilla.

Su director, Francis Lawrence, defiende la decisión de hacer dos filmes, a pesar de que “era un riesgo”. “Estábamos tan comprometidos con la historia y los temas que trata el libro que queríamos contar en la primera parte toda la historia sobre la propaganda y la manipulación de los medios, y desarrollar los arcos narrativos de los personajes antes de llegar a este capítulo final”, cuenta a El Confidencial para después quejarse de que los medios criticaron la decisión sin esperarse a ver el resultado: “Algunos críticos son listos y otros no, pero el comentario más habitual era que separamos la película en dos para hacer más dinero, y no es cierto”, zanja.

A raíz del éxito de 'Los juegos del hambre' han surgido nuevos intentos de explotar el fenómeno. Ahora usando universos distópicos para atraer a los jóvenes. Para Lawrence no hay demasiadas y será el público el que se encargue de filtarlas, porque “no todas son maravillosas”.

Él tiene claro que la clave de los libros y las películas es tratar temas complejos y actuales a través de ese futuro postapocalíptico. Problemas que los adolescentes también se plantean aunque Hollywood no lo crea. “Los mundos distópicos son una forma para crear historias que hablen de lo que pasa actualmente. Hay gente que dice que los adolescentes se sienten atraídos hacia estas historias por la ansiedad por su futuro, puede que sea verdad, pero creo que simplemente les transporta a un sitio nuevo, divertido y que refleja parte del mundo actual”, opina.

Los mundos distópicos son una forma para crear historias que hablen de lo que pasa actualmente. Transportan a la gente a un sitio nuevo, divertido y que refleja parte de su mundo

Otro de sus éxitos ha sido dirigirse a una generación tratándola de una manera adulta, alejada a lo que suelen hacer los taquillazos americanos. "Creo que el éxito de esta saga es no tratar como estúpidos a los adolescentes. Ya desde los libros los autores no les tratan de forma condescendiente, no les trata como niños sino como adultos. Les habla de temas políticos y de asuntos serios y creo que ellos lo aprecian y lo respetan”, explica.

placeholder Jennifer Lawrence en una escena de la película (EOne)
Jennifer Lawrence en una escena de la película (EOne)

En la gira promocional de 'Sinsajo. Parte 2', Jennifer Lawrence ha denunciado abiertamente el machismo en Hollywood. Un problema que intenta combatir con su fama. Igual que su Katniss se convirtió en un símbolo contra un gobierno dictatorial, Lawrence se ha alzado como uno de las actrices que está intentando cambiar las cosas. El director de 'Los juegos del hambre' cree que “no se hacen suficientes películas con protagonistas femeninas ni dirigidas por mujeres”.

En Hollywood no se hacen suficientes películas con protagonistas femeninas ni dirigidas por mujeres

Para Francis Lawrence la industria sigue chapada a la antigua y tiene “miedo” a que haya mujeres al frente de sus productos. “Lo tienen, y no sé por qué. Yo no tengo miedo, sólo busco buenas historias y buenos personajes. Esto tiene que desaparecer y que sólo importe hacer una gran historia”, critica. Lawrence confiesa que sintió algo de “alivio” al terminar un rodaje “largo y difícil”, pero también muestra un extraño síndrome de Estocolmo y no descarta volver a la franquicia si Suzanne Collins idea alguna nueva trama. “Si ella y el equipo están involucrados me apuntaría en un segundo”, afirma seguro.

De momento confiesa tener varias ideas en el tintero, ninguna relacionada con 'Los juegos del hambre' y alguna incluso un proyecto de poco presupuesto. Hasta entonces seguirá con la promoción de esta última entrega con la que llegó a sentir “miedo” de que fuera “demasiado adulta”. “Habla sobre la violencia y sus consecuencias, pero no quería mostrar una carnicería ni el gore ni la parte física, sino mostrar el impacto emocional en los personajes”, explica. De momento la crítica americana y el público (100 millones en su primer fin de semana) le han dado la razón.

El redactor recomienda