compra de entradas por productores

Cultura admite fraudes en las ayudas al cine que "no deben manchar al sector"

El ICAA responde a la supuesta estafa millonaria en las subvenciones al sector aclarando que se trata de casos puntuales que, en su mayoría, se resuelven por vía contencioso-administrativa

Foto: Arranca la fiesta del cine con más de millón y medio de personas acreditadas
Arranca la fiesta del cine con más de millón y medio de personas acreditadas

La compra de entradas por parte de los productores de cine para obtener las ayudas a la amortización otorgadas por el Ministerio vuelve a la palestra. Esta práctica, un secreto a voces en nuestra industria, se realiza con el fin de alcanzar los requisitos mínimos que marca la normativa para poder obtener la subvención. Son estos fraudes los que han provocado que este verano se aprobara la reforma de la Ley del Cine, que, entre otras cuestiones, cambia el sistema de ayudas que se concederán a priori y dependiendo de la taquilla obtenida. Mientras se articula el cambio de legislación, cuatro juzgados de Madrid se encuentran investigando un supuesto fraude millonario en las subvenciones otorgadas a productoras españolas, tal y como informa el periódico 'El País'.

La investigación tiene su base en un informe realizado por el Ministerio de Cultura y puesto por la IGAE en manos de la fiscalía en el que se sospecha de 38 de los 74 filmes que pidieron ayudas en 2012. Entre los nombres investigados según el medio destaca el de Enrique Cerezo y José Frade (cuyo caso ya ha sido resuelto por la vía contencioso administrativa a favor del productor, según ha podido saber este periódico).

También menciona otros títulos que ya se vieron salpicados por esta polémica como Holmes & Watson. Madrid Days, de José Luis Garci, que en una semana incrementó su recaudación un estratosférico (y sospechoso) 5.302,7%.

Presentación del informe 'panorama audiovisual iberoamericano 2015'
Presentación del informe 'panorama audiovisual iberoamericano 2015'

El Confidencial se ha puesto en contacto con el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, que han querido aclarar el caso reconociendo la existencia de “casos puntuales” de fraude que “no deben ensombrecer la imagen de todo un sector”. “Sí que se producen controles a las subvenciones a lo largo de los años”, subrayan.

El ICAA aclara que el informe al que hace referencia el artículo de El país tiene su origen en 2012, cuando unos trabajadores de una exhibidora denuncian un posible fraude de taquilla aportando pruebas fehacientes de un posible fraude de taquilla sobre películas estrenadas en 2010.

“A partir de aquí se producen dos actuaciones. La primera es no se entrega la ayuda a doce películas concretas. Y la segunda es que la Intervención General de la Administración del Estado IGAE, dependiente del Ministerio de Hacienda eleva este caso a la vía penal, contando con el informe del ICAA al que hace referencia el artículo. Lo hace porque hay un posible fraude de subvenciones públicas y hay un artículo del código penal que se refiere a esta casuística. En el caso de las 12 películas del contencioso administrativo se ha ido resolviendo en algunos casos a favor de la productora en otros a favor del ICAA y otras no se ha pronunciado todavía”, aclaran desde Cultura.

El ICAA aclara que el informe al que hace referencia el artículo tiene su origen en la denuncia de fraude de unos trabajadores de una exhibidora sobre películas estrenadas en 2010A partir de esa acción en 2012 la IGAE introduce en todos sus informes de auditoría el control de taquilla. “En los años sucesivos y en base a las pruebas recabadas por ese organismo, él eleva cada caso a la fiscalía provincial de Madrid, es decir judicializa el tema. A efectos del ICAA nos plantea que hay pruebas y nos insta a llevar a cabo la solicitud de la devolución de las ayudas. En base a esa actuación en los años 2013 y 2014 se ha pedido el reintegro a 23 películas, y en 2015 a 9”, añaden.

El presidente de la Confederación de Productores Audiovisuales Españoles (FAPAE), Ramón Colom, ha señalado en una nota que se trata de "casos puntuales" que no deben "extrapolarse" a toda la industria y que no deben pagar "justos por pecadores". Colom recuerda que el sistema de ayudas a la amortización se basa en otro homologado de taquilla, cuyo control corresponde al ICAA en base a una Orden Ministerial de 2011, "que si presenta deficiencias debe revisarse con carácter urgente".

El productor Enrique Cerezo, uno de los señalados en el artículo, ha señalado en la presentación de la III edición de los Premios Platino del Cine Iberoamericano, que lo que "hoy se publica" es la primera noticia que tiene sobre el caso. "No me han comunicado nada, no tengo ni la más ligera idea de qué se trata. Produzco muchas películas y nunca he tenido ningún problema y no se por qué sale mi nombre en un periódico relacionado con este tema", ha añadido según recoge la Agencia EFE.

Por su parte Gerardo Herrero, productor y presente en el mismo acto considera que la noticia "ha tenido que ser filtrada por el Ministerio (de Educación, Cultura y Deporte), por intereses políticos porque posiblemente a algunos votantes del PP les gusta esta medida que va contra el cine español". "Parece que entramos en una época del todo vale y de puñalada trapera. Pediría que dejen a los tribunales a que dicten sentencia para ver si ha habido comportamientos irregulares", ha agregado  

Medidas de control

El control al que se refiere el ICAA es realizado mediante inspecciones que verifican el número de espectadores (además de otras cuestiones), de las que se levanta un acta en la que se recogen todas las incidencias. Si el número de entradas vendidas difiere en más de un 20% del número de personas que se encuentran disfrutando de la película estamos ante un caso de "compra fraudulenta" de entradas.

La noticia ha tenido que ser filtrada por el Ministerio por intereses políticos, porque posiblemente a algunos votantes del PP les gusta esta medida que va contra el cine español

No es la primera vez que José Frade se ve envuelto en la autocompra de entradas, ya que tal como publicó este periódico el año pasado, su productora adquirió entradas para una de sus últimas películas, Por un puñado de besos, con el fin de llevarse la ayuda del Ministerio.

El Confidencial tuvo acceso a los datos de uno de los cines donde se llevaron a cabo la práctica fraudulenta y contó cómo era el modus operandi de la productora, que compraba mediante internet, teléfono o aplicaciones móviles (nunca en taquilla) bloques de entradas que solían ser de más de diez para su filme, sin que nadie acudiera a las salas.

Ni siquiera se encargaron de hacerlo desde diferentes cuentas o números de teléfono, sino que usaba su propio nombre, o por clientes que usaban como mail de contacto el de la secretaría de José Frade Producciones, así como el número de teléfono de la productora. Alrededor del 90% de los 'tickets' vendidos en este cine durante un mes para ver el filme habían sido comprados por su productora.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios