festival de cine europeo de sevilla

Los orígenes mafiosos del bunga bunga

Un documental satírico italiano indaga en las relaciones entre Silvio Berlusconi, la mafia siciliana y la canción neomelódica de los suburbios de Palermo

Foto: Fotograma del filme italiano
Fotograma del filme italiano
Autor
Tags
Tiempo de lectura2 min

Franco Maresco es un cómico italiano que se hizo popular con el programa 'Cinico TV'. Lo suyo no es precisamente el humor blanco, como demuestran las imágenes de 'Belluscone', documental presentado en el ciclo Contra-Comedia del Festival Europeo de Sevilla. ¿El resultado? Una pedrada política con dosis locas de acidez.

Maresco viaja al fin de la noche palermitana para indagar en las relaciones entre Silvio Berluconi, la mafia y, ¡tachán!, la canción neomelódica que triunfa en los suburbios sicilianos; allá donde el amor a Silvio es incondicional y está más allá de la razón. “Nos gusta Berlusconi porque es un hombre del espectáculo, uno de los nuestros”, cuenta a cámara un capo de la canción neomelódica.

 

Mezclar Berlusconi, mafia y canción ligera podría parecer gratuito, pero no lo es tanto. Maresco filma la tangana entre dos divos de la canción melódica de barriada por la autoría de un himno homenaje a Berlusconi. Y por el camino nos enteramos de cómo las verbenas populares, donde cantan estos 'crooners' de periferia, forman parte de la red de apoyo a los mafiosos presos del barrio.

Por un lado, Maresco parodia sin piedad la connivencia entre cantantes, mafiosos y cultura berlusconiana; por el otro, intenta explicar las causas del flechazo. Hipótesis del director: la historia de amor entre Sicilia y Berlusconi se basa en su rechazo común al Estado. Un “ya nos arreglamos nosotros por nuestra cuenta” que bascula entre la autogestión social y el vale todo criminal, y que explicaría el 'sex appeal' político de Silvio: el rebelde liberal que ha venido a limpiar Italia de tecnócratas, chupatintas e intelectuales listillos que rechazan los gustos del pueblo llano.

Nos gusta Berlusconi porque es un hombre del espectáculo, uno de los nuestros

Entre broma y broma, Maresco apunta alto: dedica una parte del filme a indagar en los turbios orígenes de la fortuna de Berlusconi. O cómo la mafia siciliana subvencionó su conversión en empresario televisivo en los años setenta. O el bunga bunga catódico como una de las bellas artes mafiosas.

“La película es una farsa, no soy ningún justiciero”, dijo Maresco cuando presentó el filme en la Mostra de Venecia. Y es verdad que hay mucho de farsa en 'Belluscone', que juega al engaño desde el primer minuto al presentarse como falso documental. ¿Es real lo que estamos viendo o es un bromazo de Maresco? Quizá no sea esa la pregunta correcta, sino la siguiente: ¿Hay otro modo de tratar la comunión entre mafia, canción melódica kitsch y neoliberalismo a la Berlusconi que no sea la farsa satírica pura y dura?  

 

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios