el realizador ha estrenado 'dheepan'

Jacques Audiard: "Tendría que hacer una comedia musical sobre la extrema derecha"

El director de 'Un profeta' analiza su última película, sobre un refugiado de Sri Lanka en París, el estado del cine actual y sus próximos proyectos

Foto: Jacques Audiard presenta en Madrid su última película (Vértigo)
Jacques Audiard presenta en Madrid su última película (Vértigo)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

Premio al Mejor guion por 'Un héroe muy discreto'; Gran premio del jurado en 2009 con 'Un profeta'; completamente olvidado en 2012 por 'De óxido y hueso', y ahora, por fin, Palma de Oro con 'Dheepan'. Jacques Audiard ha tenido que sufrir mucho para que el Festival de Cannes le reconociera con el premio a la Mejor película. Ha sido con su historia sobre un refugiado de Sri Lanka que llega a los suburbios de París con la que conquistó a los hermanos Coen (presidentes del jurado) en una de las Palmas más discutidas de los últimos años.

El propio Audiard reconocía a El confidencial que no pensaba ni que “fuera a ser seleccionada”. “Cuando te dan el premio te preguntas si realmente lo mereces. Es algo muy gratificante, tienes la sensación de pertenecer a un club de gente a los que admiras”, explicaba en la presentación de 'Dheepan' en Madrid.

El drama de los refugiados sirios ha puesto de actualidad una película que, según el propio Audiard, nace como una película de amor, aunque inevitablemente acaba ofreciendo una mirada al mundo de aquellos que abandonan forzosamente su país huyendo de la guerra. “No pretendo dar una opinión política sobre los refugiados. El filme responde para mí a un objetivo sencillo: hablar de los inmigrantes, que normalmente ni tienen rostro ni pensamiento ni sabemos cómo conviven con la violencia. Simplemente les damos un trozo de pan y un colchón, así que uno de mis objetivos era darles rostro, cuerpo y comportamiento. Cuando vienen a venderte rosas en la terraza de un café, ¿les miras a la cara? Quizás ahora, después de 'Dheepan', sí que lo hagas. Me gusta que el cine produzca imágenes que permanecen”, analiza.

No pretendo dar una opinión política sobre los refugiados. El filme responde para mí a un objetivo sencillo: hablar de los inmigrantes, que normalmente ni tienen rostro ni pensamientoDrama, thriller, cine social, una historia de amor… como siempre Jacques Audiard juega con los géneros, algo que según él no es consciente, sino que cree que con la “hibridación” se está más “cerca de la verosimilitud”.

'Dheepan' habla de los refugiados, pero más que del trayecto de su “integración”. “La película pregunta si tenemos derecho a una segunda vida y cuánto cuesta acceder a ella”, resume el realizador que sigue manteniendo que en el futuro le gustaría enfrentarse a dos nuevos géneros, el western y el musical: “Tengo muchas ganas de hacer una comedia musical, creo que tendría que hacer una sobre la extrema derecha, si queremos hacerles daño eso es lo mejor”, comenta riendo.

Las series se comen al cine

Hace más de 20 años que dirigió su primera película, y en este tiempo Jacques Audiard cree que el cine ha cambiado, especialmente por la aparición de nuevos productos que están incluso cambiando el lenguaje cinematográfico. Creo que llamamos cine a algo que ya no es cine. Ahora se habla más de series de televisión que de cine, e incluso ha cambiado el formato al pasar de un trabajo de hora y media a uno de 50 minutos, y se usa régimen narrativo distinto, más rápido y que no se construye de la misma forma”, cuenta.

Yo hasta los 25 años vi más películas en blanco y negro que en color, pero ahora intenta que un niño de doce años vea algo en blanco y negro a ver qué pasaTambién el público es diferente. Un espectador que cada vez es menos crítico y prefiere el puro entretenimiento a una obra que cuestione lo establecido: “Los jóvenes no sé si son un público para el cine. Yo hasta los 25 años vi más películas en blanco y negro que en color, pero ahora intenta que un niño de doce años vea algo en blanco y negro a ver qué pasa”.

Eso lo dice un francés, que siempre son puestos como modelos de una sociedad que se preocupa por su cultura y cuyo modelo cinematográfico es envidiado en todo el mundo. Un modelo que Audiard defiende con uñas y dientes frente a ese otro que “no hay que seguir, el de subir el IVA a las entradas de cine”. “Nuestro centro de cinematografiara lucha contra viento y marea, algo que en Europa se ve proteccionismo, pero eso es lo que hace que el cine no desaparezca. Yo todavía no he terminado de hacer el duelo por el cine italiano, pero cuando era niño había tres o cuatro películas prodigiosas cada año, así que hay que preguntarse por qué ha desaparecido. Si consideramos que el cine es importante hay que poner los medios para protegerlo”, zanja Audiard. Palabras de alguien que ha entregado tres peliculones en los últimos 20 años, a ver si aquí alguien le escucha.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios