el deseo estrena 'el clan'

Agustín Almodóvar: “Las televisiones son las dueñas del cine español y es un error”

Junto a su hermano Pedro, ha producido una de las películas del año. Un nuevo éxito en Argentina que ha triunfado también en el Festival de Venecia y que llega a España el próximo 13 de noviembre

Foto: Pedro Almodóvar y Agustín Almodóvar en los Premios Forqué (EFE)
Pedro Almodóvar y Agustín Almodóvar en los Premios Forqué (EFE)

El 'boom' latinoamericano ha llegado al cine español. Si la literatura tuvo en Carmen Balcells la figura clave para traer a España a escritores como Vargas Llosa o García Marquez, el cine ha visto cómo la productora de Pedro y Agustín Almodóvar, El Deseo, se convertía en embajadora de los mejores directores latinos. El año pasado vivió uno de sus mayores éxitos con 'Relatos salvajes', de Damián Szifrón, que tras pasar por el Festival de Cannes fue candidata a 10 premios Goya, al Oscar a la mejor película de habla no inglesa y arrasó en la taquilla de medio mundo.

Ahora repiten fórmula con 'El clan', el nuevo filme de Pablo Trapero con el que están reventando las salas, logrando el premio al mejor director en el Festival de Venecia. Cine argentino con sabor (y dinero) manchego y español. Agustín Almodóvar recibe a El Confidencial en la sede de El Deseo, presidida por carteles de las películas de su hermano, y desde donde explica cómo se consigue seguir en la cumbre 30 años después.

PREGUNTA. ¿Cómo llegan hasta Pablo Trapero?, ¿le tenían ya echado el ojo?

RESPUESTA. A mí me encantaba, me acuerdo cuando vi 'Mundo grúa', era excepcional, muy original, y empecé a seguirle. Luego vino 'El bonaerense', que rememoraba al neorrealismo italiano, muy original. Nuestro mecanismo de captación es muy sencillo: película que te gusta, preguntas por el director y empiezas a ver si hay posibilidades de colaborar, y yo ya empecé a mandar mensajes al entorno de Trapero. Y llegó el momento con 'El clan', nos mandaron el guion y tuvimos que decidirlo con muy poco tiempo porque el rodaje era inminente. Se trataba además de un director deseado por la casa y de un guion potente.

P. ¿Cómo definiría la línea de producción de El Deseo?

R. Arbitraria. Tan arbitraria que nos movemos por el impulso de lo que nos gusta. No hay mayor subjetividad. Nosotros no solemos recibir guiones porque nuestra actividad se reduce a las películas de Pedro y algo más. No estamos buscando. No somos como Antena 3 o Telecinco, que tienen que producir por obligación legal un número de títulos y ahí sí que hay una serie de parámetros. Lo nuestro no se puede parametrizar.

P. Eso de hacer lo que les gusta tiene un punto romántico.

No estoy tan seguro de que si naciéramos hoy pudiéramos construir un proyecto como El deseo. Es un lujo producir lo que nos gustaR. Además de romántico, hacer lo que a uno le gusta es un lujo. Gracias al talento de Pedro, que ha abierto un mercado muy concreto para este tipo de independencia y ha hecho que sea sostenible a lo largo del tiempo. No estoy tan seguro de que si naciéramos hoy pudiéramos construir un proyecto como El Deseo. Pero ya hace 30 años, 35 desde la primera película de Pedro, y lo considero un premio: hablar con soltura, hacer lo que me da la gana y producir lo que me gusta.

P. ¿No tienen tentaciones de coproducir con cadenas privadas?

R. Lo hemos intentado y nos han dicho que muchas gracias pero que no. Por ejemplo, 'Relatos salvajes' se la ofrecimos a una de las dos empresas y nos dijeron que no, lo cual indica en lo que se está convirtiendo el cine español en estos momentos, en un cine televisivo, para su 'prime time' y de gran consumo interno gracias a esa promoción que a todos nos encantaría tener, porque es inalcanzable hasta para una gran cadena norteamericana. Esa promoción, que además es el gran déficit del cine español, la hacen dos televisiones con muchos canales que pueden usarlos para ese cometido. Para mí es un caso claro de competencia desleal. Nosotros nacemos para llegar al máximo número de gente y necesitamos ese apoyo que desgraciadamente nadie tiene salvo este cine nacido en el ámbito de estas empresas tan poderosas.

P. Las cadenas se quejan aun así de la obligación legal de dedicar el 5% de sus ingresos a producir.

R. Pues yo te digo que el gran error de nuestro sector ha sido obligar a las televisiones a producir, y creo que en algún momento, cuando se analice el cine de estos años, se verá. Las televisiones tendrían que ser los grandes cómplices de la televisión, porque el cine como industria es muy frágil, le salen competidores por todos los sitios. Lo que se perseguía desde Europa era que colaboraran en la diversidad, ese es el espíritu y de ahí nace esa obligación. Pero las televisiones lo que hacen es un cine muy cercano a sus contenidos, a sus propias estrellas, y ahí no hay diversidad.

Esta obligación ha conseguido que las televisiones sean las gestoras y las dueñas del cine español que se hace y de la forma en que lo consumimos. Eso es un grave error, porque en vez de apoyar al productor independiente, algo que se decía en la ley, ahora hay algo parecido al sistema de los estudios americanos, que deja muy poco espacio fuera de ese mundo.

P. Eso lo dicen muchos productores actualmente, que el cine español o está hecho por las televisiones o con cuatro duros.

R. Claro, nosotros somos una excepción por 30 años de éxito y un mercado internacional que es más importante que España en nuestros resultados. Esto está provocando que haya generaciones de nuevos productores que no van a poder salir, porque el que tenga talento estará al servicio de estas empresas. Eso lo vamos a pagar en el futuro. Esa carencia de empresas como El Deseo y otras que surgieron en los ochenta para ser gestoras de su propia línea editorial hace que tengamos un cine que está desapareciendo de la escena internacional. En Cannes, en Venecia, hay un cine en español que no está hecho en España

P. El Deseo lo ha conseguido con 'Relatos salvajes', que fue a Cannes, y con 'El clan', que ha ganado el premio al mejor director en Venecia, ¿qué le pasa al cine español?

Esa carencia de empresas como El deseo y otras que surgieron en los 80 para ser gestoras de su propia línea editorial hace que tengamos un cine que está desapareciendo de la escena internacionalR. Falta ese cine medio, que ha desaparecido. Es un cine de autor, pero no como algo negativo. Un cine personal que puede competir en cualquier sección oficial. El cine latinoamericano eso ahora lo tiene, porque tiene autenticidad. Ese cine que nace desde la libertad editorial, del puro riesgo.

P. 'El clan' es un fenómeno en Argentina y 'Relatos salvajes' en España fue muy bien, o sea que ustedes han conseguido superar la barrera de no tener una televisión.

R. Luchamos mucho y sabemos contagiar nuestro entusiasmo. A Warner, cuando trabaja con nosotros, le infundimos esa pasión. Eso es el cine. El cine no es la rutina de las franquicias y las secuelas, eso es vender un producto de consumo. Pero para mí el cine es una aventura cada vez, tener la misma sensación de vértigo y peligro. El artista arriesga, pero todos los que estamos alrededor lo hacemos. Eso es, como decías antes, romántico, el buscar esa adrenalina. Eso está en el cine y en cualquier actividad artística y creativa.

P. Desde 'El patio de mi cárcel' no producen ficción española, ¿por qué?

R. Difícil. No nos han llegado cosas atractivas. Hay cosas que se han hecho que nos hubiera gustado producir. La última película de Carlos Vermut me hubiera encantado producirla.

P. Pero para la próxima no estará con El Deseo…

R. A Carlos ya le hemos mandado todos los mensajes posibles. A mí me parece que Carlos Vermut es la gran esperanza del cine español y ojalá que en algún momento podamos colaborar. Lo del cine español lo hemos intentado, pero no es nuestra misión principal en la casa, de hecho tenemos las puertas casi cerradas a todo lo que no sea desarrollar los proyectos de Pedro. Para que te hagas una idea, en estos tres años que van desde 'Los amantes pasajeros' a 'Silencio' yo he estado restaurando todo el catálogo, porque no sólo hacemos cine sino que mantenemos todo el patrimonio, todo el legado para que en esta época digital puedan verse en todo su esplendor y organizar ciclos. Eso hace que nuestra energía no esté enfocada a esa necesidad de tener cine español más allá del de Pedro, aunque no lo desdeñamos ni mucho menos. De hecho, estamos con un par de proyectos en desarrollo para el próximo año con directores españoles.

P. ¿No se pueden saber los nombres?

R. No, porque es todo muy previo, pero te repito que es algo muy complicado con la situación de las televisiones que comentábamos. Todo ello unido a la debilidad de TVE, que ha sido refugio para ese cine que no estaba en los grandes canales. Esta debilidad hace que la orfandad del cine más independiente sea más evidente. Yo espero que con un cambio de Gobierno TVE vuelva a ser lo que era antes de la legislatura de Rajoy. Me encantaría que volviera la publicidad, que se hicieran programas como los que se hacían en esa época y, sobre todo, que volvieran a ampliar el criterio de apoyo al cine español independiente.

P. ¿Cree que la gente sabe que 'Relatos salvajes' y 'El clan' son de producción española gracias a El Deseo?

Nos gustaría que se dijera más que El deseo coproduce 'El clan'. Nos gusta que se sepa que hay una empresa española en esa películaR. Nos gustaría que se dijera más, porque sentimos que hay algo español ahí. Nos gusta que se sepa que hay una empresa española en esa película, le da españolidad. Por ejemplo, que los Premios Feroz no nos incluyeran con 'Relatos' me dolió muchísimo.

P. ¿Cómo se encuentra la ley actual para coproducir con Latinoamérica?

R. Cada país tiene un reglamento, y es más fácil ir nosotros allí por la rigidez de nuestras normas. En cada país, el ente que regula las coproducciones tiene una naturaleza distinta. En Argentina, el INCAA es autónomo del Estado, tiene su propio presupuesto y regulación, aquí el ICAA es una dirección general con un rango mínimo dentro de la Administración española, muy burocratizada. En Colombia hay ayudas enormes y desgravaciones brutales, en Brasil hay un 90% de deducciones, son cinematografías emergentes que nos están dando una lección: cómo el Estado considera al cine el mejor promotor de la imagen de un país, donde están todos sus valores identitarios.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios