MacGyver escribe una carta de amor a la ciencia desde el espacio
  1. Cultura
  2. Cine
ridley scott vuelve a molar con 'marte'

MacGyver escribe una carta de amor a la ciencia desde el espacio

La adaptación del fenómeno de ciencia ficción pule una obra muy técnica y en ocasiones lenta para acercarla al público general. Toda una defensa de las capacidades de supervivencia del ser humano

placeholder Foto: Matt Damon en 'Marte'
Matt Damon en 'Marte'

Robinson Crusoe en Marte (o MacGyver en el espacio). La confirmación de que los rescates de Matt Damon (tras 'Salvar al Soldado Ryan' e 'Interstellar') son la mayor fuente de pérdidas económicas del Gobierno de EEUU. Y lo que es más importante: el regreso, ahora sí que sí, de Ridley Scott. Hablamos de 'Marte', la adaptación cinematográfica de 'El Marciano'. Si el libro de Andy Weir hizo las delicias de los amantes de la ciencia ficción más rigurosa, la película llega dispuesta a conquistar a todo el mundo.

'Marte' se resume con la frase "el ser humano es extraordinario". Es una historia donde la voluntad de supervivencia y el altruismo para con el prójimo son los grandes temas. Pero no nos engañemos, porque en esta aventura frenética y llena de suspense la gran protagonista es la ciencia. No hay nada que el ser humano no pueda lograr con ella. Es la salvadora de la Humanidad.

Todo comienza cuando el astronauta Mark Watney, durante una misión en Marte, es dado por muerto tras una evacuación apresurada. Pronto se descubre que no es así y Watney, a millones de kilómetros de distancia del ser humano más cercano, tendrá que ingeniárselas para sobrevivir. Fácil no será: sólo tiene recursos para pocos meses y cualquier ayuda desde la Tierra tardaría años en llegar. Por suerte el protagonista es ingeniero y botánico, capaz de exprimir su entorno con inteligencia y mucha ciencia para salir adelante.

Watney es el ser humano más solitario del universo, pero también el más famoso. Todo su planeta natal reza y cruza los dedos por su regreso, mientras cientos de personas trabajan para salvarle sin escatimar dinero ni recursos. Así de altruista es la mayoría de la gente. ¿Lo es? La optimista conclusión de 'Marte', al menos, es que sí.

El sentido del humor ante la adversidad, el suspense y la defensa apasionada de la ciencia y el ser humano son los tres pilares básicos del libro y de la película

El sentido del humor ante la adversidad, el suspense y la defensa apasionada de la ciencia y el ser humano son los tres pilares básicos del libro, y están intactos en esta adaptación necesariamente más frenética. 'Marte' es la mejor película de Scott en los últimos 15 años, lo cual no es algo que tenga mucho mérito. ¿Su mejor película de ciencia ficción? Con un listón a la altura de 'Blade Runner' y 'Alien', mejor ni insinuarlo.

Matt Damon, por su parte, transmite con acierto la forma de ser de Watney, el personaje más adorable que ha dado la literatura. Un friki listillo e inteligente, optimista hasta rozar la ingenuidad. Por desgracia da la impresión de que la parte nerd ha sido pulida del guion para no asustar al espectador medio con referencias de 'Aquaman' ni abrumarle con tecnicismos.

Dos obras diferentes

El reto de trasladar 'El Marciano' al cine era doble: primero porque se trata de uno de los mejores libros de ciencia ficción publicado en años. Segundo, porque la obra original va de un señor que arregla cosas. Y trasladar al cine 400 páginas de un señor que arregla cosas y planta patatas respetando su espíritu pero sin que el público huya aterrorizado no es fácil.

Weir, ingeniero informático decidió autopublicar su 'opera prima' al ser rechazado por varios agentes literarios. Tras colgar 'El Marciano' de forma gratuita en internet, puso a la venta el 'ebook' en Amazon por el precio mínimo: 0,99 dólares. El éxito posterior, con 35.000 descargas en tres meses, hizo que los editores de papel cambiaran de idea. Algo no exento de mérito si se tiene en cuenta que, en este mundo, la autopublicación es un grave estigma del que cuesta salir.

Resulta difícil y odioso comparar 'Marte' con el libro. El cambio de ritmo era obligado (y sería ingenuo criticarlo): 'El Marciano' es un libro repleto de tecnicismos que sólo un lector con buena formación en biología e ingeniería podría comprender plenamente. 'Marte' va dirigida a un público que quiere desconectar y pasar un buen rato, algo que hoy en día parece un crimen aunque no tenga nada de malo. Las reflexiones metafísicas mejor dejárselas a Nolan con su 'Interstellar'.

El problema y mayor fracaso de la película es que la aceleración de la trama borra un pedazo importante de un libro que ha sido muy comparado con 'Robinson Crusoe': la sensación de soledad y aislamiento del protagonista. Watney pasa casi dos años en el planea rojo, pero en la pantalla parece que no ha tenido tiempo de aburrirse y que apenas han pasado un par de meses. El continuo cambio de escenario a la Tierra, más moderado sobre el papel, no ayuda en este sentido. El par de escenas con Damon paseando cabizbajo por el desierto rojo o con una larga barba no solucionan este inconveniente que quizá sólo aprecien los lectores de 'El Marciano'.

El problema de la película es que borra un pedazo importante del libro: la sensación de soledad y aislamiento del protagonista

Otro punto criticable, heredado directamente del libro, es el optimismo ingenuo que rezuma por los cuatro costados. No entra, por ejemplo, en el debate social que se generaría de tener que gastar millones de dólares en salvar a una única persona. La película también sortea estas cuestiones y se vuelve todavía más naíf al eliminar las tensiones entre científicos chinos y estadounidenses, en una alegoría a la colaboración científica internacional algo infantil.

'Marte' es una adaptación de consumo rápido de un libro complejo (aunque de fácil lectura). El lector de 'El Marciano' encontrará aquí una historia mucho más digerible y resumida que puede que le sepa a poco, pero que sigue siendo una carta de amor a la ciencia y al ser humano. El neófito en la obra de Weir lo mejor que puede hacer es correr a la librería más cercana antes de entrar en la sala de cine.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Ridley Scott Matt Damon Críticas de cine Premios Oscar 2016