entrevista a JOSÉ lUIS REBORDINOS

"Fletar un jet para una estrella cuesta más que todo lo que gastamos en viajes en 2014"

El director del Festival de Cine de San Sebastián, que arranca el viernes, revisa las claves artísticas e industriales de la nueva edición

Foto: José Luis Rebordinos, director del Festival de San Sebastián (EFE)
José Luis Rebordinos, director del Festival de San Sebastián (EFE)

José Luis Rebordinos (San Sebastián, 1961) cumple este año cinco años al frente del mayor evento cinematográfico del país: el Festival de San Sebastián. Media década marcada por la consolidación presupuestaria del Festival pese a la crisis económica, el aumento de la competencia entre festivales internacionales que comparten fechas (Toronto, Venecia, Telluride) y la apuesta por el cine español y latinoamericano; apuesta que el año pasado salió bien: con el triunfo de dos de las películas nacionales más relevantes de los últimos tiempos (Magical Girl y La isla mínima).

La edición del año pasado, de hecho, fue una de las mejores de los últimos años, si atendemos al nivel medio de las películas a competición. ¿Repetirá suerte este año el Festival? Rebordinos analiza las claves de la nueva edición, que arranca el viernes con el estreno mundial del nuevo filme de Alejandro Amenábar: Regresión

PREGUNTA. ¿Sube o baja el presupuesto de este año?

RESPUESTA. Es aproximadamente el mismo que el año pasado: unos 7,5 millones de euros.

P. ¿Ha habido cambios en la correlación entre las aportaciones públicas (Gobierno Vasco, Diputación, Ayuntamiento y Ministerio de Cultura) y las privadas (patrocinadores)?

R. Muy parecido. Lo privado anda por el 44% y lo público por el 56%. Cada año varía un poquito, pero muy poquito.

P. No obstante, no han recuperado aún las cifras presupuestarias de antes de la crisis económica: 7,7 millones de euros en 2008.

R. No, no, a ver, el presupuesto ha ido en aumento desde que entré yo en 2011. Arranqué con 6,85 millones de euros. Desde entonces, las aportaciones públicas se han mantenido estables, con una ligera bajada, y las privadas han aumentado. Eso sí: hemos recortado bastante presupuesto si atendemos a la pérdida de poder adquisitivo. La década anterior a mi llegada, el Festival perdió un 26% de poder adquisitivo: mantenía más o menos el mismo presupuesto mientras la vida subía un 26%.

'El presupuesto ha subido los últimos años, pero hemos perdido un 26% en poder adquisitivo“

P. ¿Cuál sería la cifra ideal para hacer un Festival más holgado?

R. Siempre decimos que se podría hacer con comodidad con 9 millones de euros, pero no es un festival de 12 o 14 millones de euros [Venecia se mueve en esas cifras]. Si contáramos con nueve millones, podríamos, por ejemplo, arriesgar más para atraer más estrellas, y también trabajar con un poco más de comodidad.

 

P. ¿Cuánto cuesta traer una estrella? ¿Por qué es caro?

R. No es tan que sea caro como una cuestión de procedimiento. Me explico. Nosotros trabajamos con presupuestos pequeños para este tipo de partidas. El año pasado, por ejemplo, el presupuesto total en viajes no llegó a los 200.000 euros. Algunas estrellas vienen más o menos gratis. Te pongo un ejemplo: el año pasado tuvimos a Denzel Washington [el actor recibió el Premio Donostia], pero vino como parte de la promoción de una película de Sony: El protector, de Antoine Fuqua. Como formaba parte de la promoción europea del filme, el viaje no costó nada, pagamos las suites de los hoteles. Ahora bien: hay muchos directores independientes que no llegan con ese respaldo promocional. Ahí sí tienes que pagar una parte del viaje, llegar a un acuerdo con el distribuidor español del filme (si lo tiene), o crear un circuito europeo de presentaciones para compartir gastos.

Fíjate: fletar un vuelo privado desde Los Ángeles cuesta 200.000 euros; es decir, más de lo que nos gastamos el año pasado en todos los viajes de los actores y directores que pasaron por aquí. ¿Qué pasa si cuentas con más presupuesto? Que puedes arriesgar más: en abril, puedes poner en marcha unas diez operaciones [para atraer películas/estrellas] desde EEUU. Si al final salen para adelante cinco de las diez, puedo cubrirlas y no pasa nada. Pero si de las diez me salen las diez, le hago un agujero del copón al presupuesto… a no ser que cuente con los nueve millones de euros de los que te hablaba antes. Así que ahora intentamos poner en marcha tres o cuatro operaciones en abril, pero nos gustaría que fueran más. Por otro lado, llevamos muchos años con los sueldos del personal congelado. Y con el dinero que pagamos a nuestros proveedores habituales, también congelado. Lo ideal sería aumentar también estas partidas.

P. Se dice que el año pasado fue una de las mejores ediciones artísticas de los últimos años. ¿Está de acuerdo?

R. Es muy relativo. Yo procuro relativizar cuando la gente dice que todo es muy bueno o muy malo. Es cierto que el del año pasado fue un Festival muy equilibrado. El nivel medio estuvo bien, hubo presencias importantes y el cine español fue potente. Fue uno de esos años en los que todas las piezas encajan. Yo llevo cuatro ediciones al frente. La primera fue más discreta, la segunda fue la de los cinco Premios Donostia, la tercera volvió a ser más discreto, y en la cuarta todo encajó. Creo que San Sebastián lleva ya unos años con un nivel medio que está bien, unos años mejor y otros más justo, pero para tener los medios y la competencia que tiene es un Festival bueno.

'El año pasado fue una de esas ediciones en las que todas las piezas encajan'

P. En los últimos años se habló mucho de la dura competencia entre festivales. Parece que este año ha hecho menos ruido este asunto. ¿Ha encontrado todo el mundo su sitio?

R. Competencia hay a la fuerza en los casos de los festivales competitivos. Si una película compite en la sección oficial de Venecia, no puede estar en la de San Sebastián. Pero nosotros no tenemos ningún problema con Toronto y Telluride (Colorado): ellos hacen la premiere mundial y nosotros la europea, y nos quedamos tan contentos. Compartir es bueno para los festivales y bueno para las películas. Todo este sistema va a cambiar. Venecia ha aceptado este año un par de películas que se habían estrenado antes, una en el país de origen del filme y otra en Telluride, eso antes no lo hacían. Es imposible mantener la gran cantidad de festivales de estas fechas con premieres mundiales. Y no solo para nosotros, que somos el más pequeño de los grandes, sino también para los grandes.

'Vale que los estrenos mundiales atraen a la prensa, pero es que no hay películas para todos los festivales'

P. Entiendo que eres partidario de flexibilizar las normas…

R. Sí, lo soy. Los festivales tienen que buscar el mejor circuito posible para las películas. El doble circuito es bueno para los filmes. Vale que los estrenos mundiales atraen a la prensa, pero es que no hay películas para todos.

P. El solapamiento de festivales en septiembre es brutal…

R. Es brutal. Pero lo sería menos si entendiéramos que se trata de dos continentes diferentes. Una película puede estrenarse en Toronto y pasar días después a San Sebastián, y no pasa nada. Son circuitos naturales a medio plazo.  

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios