concluye la sección oficial

La venganza de los novatos: el Festival de Málaga se rinde a las óperas primas

Concluye la Sección Oficial con tres favoritos que han saltado de la interpretación a la dirección: Daniel Guzmán, Leticia Dolera y Zoe Berriatúa. Tras ellos Jonás Trueba y Joaquín Oristrell

Foto: -El director y actor Daniel Guzman (c) posa con su equipo de actores en Málaga (EFE)
-El director y actor Daniel Guzman (c) posa con su equipo de actores en Málaga (EFE)

Ni Alfonso Albacete, ni Antonio Hernández,. Ninguno de los veteranos que han presentado su película en la Sección Oficial del Festival de Cine de Málaga han sacudido al espectador cómo lo han hecho tres novatos que, con sus óperas primas, se han convertido en los favoritos a la Biznaga de Oro del certamen.

Los tres son actores que han saltado a la realización con este trabajo, y todos ellos de una misma generación que pasa por poco los 30. Son Daniel Guzmán, Leticia Dolera y Zoe Berriatúa, que con A cambio de nada, Requisitos para ser una persona normal y Los héroes del mal confirman que hay que dejar paso a las nuevas voces.

Son las tres sorpresas de un festival cuyo nivel medio ha sido bastante mediocre, pero que ha conseguido salvar las naves con la irrupción de estas revelaciones. Málaga se confirma así como el descubridor del joven director destinado a triunfar este año.

Presentada en málaga 'requisitos para ser una persona normal', la primera de leticia dolera
Presentada en málaga 'requisitos para ser una persona normal', la primera de leticia dolera

Lo de Daniel Guzmán no ha pillado por sorpresa. Ya que a pesar de que su proyecto tardó diez años en levantarse ha sido apadrinado por la todopoderosa Warner y llegaba al certamen andaluz con la etiqueta de favorita que tan poco le gusta a su realizador. Las buenas sensaciones se han confirmado en los pases oficiales y pocos dudan de que de alguna forma estará en el palmarés.

Igual que debería estarlo Leticia Dolera por Requisitos para ser una persona normal. Una película que bebe del indie romántico americano y con la que demuestra un sentido del humor y un universo que hacía falta a nuestro cine. La frescura de su debut es otra de las favoritas, y su gran descubrimiento, Manuel Burque, no debería ser olvidado.

Los héroes del mal lo tiene más difícil. Coincide en tema (adolescentes problemáticos) con el filme de Guzmán, y su propuesta, mucho más autoral y personal, ha dividido. Más arriesgada, pero más irregular, la película de Berriatúa viene apoyada por Álex de la Iglesia, lo que es un plus para su carrera comercial.

Oristrell presenta 'hablar' en el festival cine málaga
Oristrell presenta 'hablar' en el festival cine málaga

Detrás de ellas un autor consagrado, Joaquín Oristrell, que con Hablar vuelve a sus mejores obras en este retrato social del que se ha hablado más por su plano secuencia que por su mural de historias que intentan radiografiar el momento actual. Un premio al mejor director sería un merecido reconocimiento para el filme.

Uno de los premios más cantados es el de Natalia de Molina como la madre coraje de Techo y Comida, sólo Juana Acosta podría quitarle el galardón. Techo y comida podría ser una de las tapadas de esta edición y dar la sorpresa gracias a sus interpretaciones y su realista mirada al tema de los desahucios.

Ha sido un año de buenos papeles femeninos y pocos masculinos. El más destacado el de José Luis García-Pérez en El país del miedo, pero no sería raro que alguno de los adolescentes de Los héroes del mal y A cambio de nada se llevara el gato al agua.

Romanticismo para terminar

La última película a concurso era una de las más esperadas: Los exiliados románticos, de Jonás Trueba. Una película que nació como una aventura, la de tres amigos que viajan por Europa en furgoneta y ha terminado siendo un canto a los romances efímeros. A ratos bella y melancólica, en otros momentos roza la pedantería. Trueba se encanta a sí mismo y eso ha polarizado a la prensa entre los que consideran su filme una nadería y aquellos que ven en sus fotogramas ecos de Rohmer.

El propio realizador cree que esa etiqueta de ‘afrancesado’ tiene más que ver “con la percepción de los que lo dicen” que con su propia “educación”, Aunque no niega que la cultura francesa se mamaba en su casa desde pequeño. “Creo que mis tres películas son muy españolas, de nuestras circunstancias, las dos primeras incluso muy madrileñas, pero es que Rohmer era tan bueno que parece que se ha apropiado hasta de las conversaciones en los parques”, explica a El confidencial.

Los exiliados románticos se encuentra en ese lado de la industria hecha con pocos medios y alejada de las grandes campañas de las cadenas de televisión, algo que para Trueba “es preocupante” porque está “acabando con la película media”. “Una de las cosas que me jode del cine en España es que parece que hay un dogmatismo de quienes quieren que haya películas caras, financiadas por las televisiones, y otros que te vienen con un discurso de que todo tiene que ser autoral y radical. Yo no me identifico con ninguno y creo que todo el cine tiene que convivir en armonía”, explica el director.

Para contribuir a erradicar esta situación Jonás Trueba fundó la Unión de Cineastas, una asociación que quiere ser el “pegamento” entre esos dos estilos. “Ningún cineasta que haga una película pequeña se quiere quedar ahí y me parecería ridículo que haya cineastas que sólo pretendan hacer películas de grandes presupuestos”, analiza. La principal función de esta organización es convertirse en un nuevo interlocutor entre el Instituto de las Ciencias y las Artes Audiovisuales (ICAA) y el cine español, una misión que hasta ahora parecía limitada a los productores desde FAPAE.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios