Es noticia
Menú
“Esperamos que la reforma de la Ley del cine esté vigente el 1 de enero de 2016”
  1. Cultura
  2. Cine
ramón colom, presidente de fapae

“Esperamos que la reforma de la Ley del cine esté vigente el 1 de enero de 2016”

La Confederación de Productores Audiovisuales asegura que los plazos para aprobar la nueva legislación se van cumpliendo y están pendientes aprobación del texto por parte de Bruselas

Foto: Ramón Colom y Antonio Vigar esta mañana en Málaga (Efe)
Ramón Colom y Antonio Vigar esta mañana en Málaga (Efe)

La reforma de la Ley del cine es una de las obsesiones de la industria. Cuatro años de retrasos y falsas esperanzas que parece que pueden tener una fecha definitiva. Así lo ha confirmado Ramón Colom, presidente de la Confederación de Productores Audiovisuales (FAPAE), a El Confidencial: “La idea es que esté vigente el 1 de enero de 2016. Los plazos se van cumpliendo, aunque hay uno que no controlamos que es el de Bruselas”. Colom se refiere así a la aprobación por parte de la Comisión Europea del texto definitivo de esta modificación, que desde FAPAE no han podido leer todavía. “Nosotros les dimos el visto bueno a un texto que no sabemos si ha sido luego traspasado a la redacción final, así que estamos esperando a que nos lo pasen de nuevo”, añade.

Este avance en la legislación para la industria acabaría con la situación de parón que denunciaban a este medio los productores españoles, que argumentaban que se había creado una inseguridad jurídica que impedía encontrar vías de financiación para las películas. Para ello se cambiará el modelo de Ayudas a la amortización, que pasarán a ser concedidas a priori en vez de a posteriori. Uno de los problemas de este cambio es el tiempo en el que ambos modelos convivan en el tiempo, aunque Ramón Colom asegura que ese problema ya se “ha resuelto con Hacienda”, aunque no haya correspondido a FAPAE llevar a cabo las gestiones.

Estos anuncios se han hecho en la rueda de prensa que cada año tiene lugar en el Festival de Málaga y en el que se analiza la situación del cine español. Colom no ha escondido que le hubiera gustado anunciar todos estos cambios de forma oficial, pero que “las cosas de palacio van despacio”. El objetivo de FAPAE para el futuro más inmediato se centrará en “aumentar la seguridad jurídica” con la reforma de la ley, e intentar acabar el año sin un nuevo prorrateo y consiguiendo una convocatoria extraordinaria para que se devuelva a los productores el dinero que no se pagó el curso pasado.

Para Colom la industria del cine tiene que valerse más de las desgravaciones que de las subvenciones, ya que “el dinero público tiene que estar más en la educación y en la sanidad” que en el cine. Por ello, confía en que en los próximos Presupuestos Generales se revisen las desgravaciones que se concede a los rodajes en España.

Caída sin Ocho apellidos

La rueda de prensa de FAPAE también sirvió para que el cine español afrontara la realidad. Tras un 2014 único las cifras han vuelto a la tónica habitual. Sin el fenómeno de Ocho apellidos vascos la cuota del cine español a estas alturas del año se ha quedado en un 10,6% (16,1 millones de euros y 2,5 millones de espectadores), una caída muy severa respecto al 19% del curso anterior, cuando la película de Emilio Martínez Lázaro ya estaba a pleno rendimiento comercial.

Colom ha querido quitar hierro a este asunto argumentando que un porcentaje entre el 9 y el 11% es lo habitual en estos primeros compases y que es en los últimos meses cuando la industria estrena todos sus cartuchos. Este año Amenábar, Medem o De la Iglesia estrenarán filme en esas fechas, y además Ramón Colom ha comentado a este medio que es probable que la secuela de Ocho apellidos vascos llegue antes de que termine 2015.

Lo cierto es que el global de la recaudación ha crecido un 4,8% (situándose en 152 millones de euros y 24 millones de espectadores), y es el cine español el que cae más de un 10 a pesar de contar con el tercer filme más exitoso de lo que va de año: Perdiendo el norte, que ya ha superado los nueve millones de euros. La prueba de que el resto de estrenos españoles han sido pocos y han pasado inadvertidos es que el segundo filme nacional más taquillero es La isla mínima, estrenado en septiembre de 2014.

Otro dato que alarma del precario estado de la industria es que el presupuesto medio de las películas sigue bajando y ya se sitúa en los 1,2 millones, cuando en 2009 llegó a los 3 millones. De todos los rodajes acometidos en 2015 sólo el 3,1% cuenta con un presupuesto de más de cinco millones de euros.

En su exposición ante la prensa, Ramón Colom no hizo ni una mención al IVA, aunque no pudo evitar ser preguntado por ello. Colom dejó claro que no se ha renunciado a ello, pero que siempre ha sido escéptico. “Cuando hablé con el ministro me dio la sensación de que sería lo último”, aunque también ha asegurado que en vigilia electoral es probable una bajada al 10%.

Tensión con las televisiones

El cine español está viviendo en los últimos años una polarización de sus películas. Aquellas producidas por una de las dos grandes cadenas de televisión privadas y estrenadas a bombo y platillo gracias a enormes campañas de promoción, y las que están fuera de esa rueda industrial y que suelen pasar inadvertidas para el espectador.

Una situación que preocupa a directores y productores y que Ramón Colom cree que hay que cambiar cuanto antes. “Si quieres producir con Telecinco o con Antena 3 o la relación es cómo dicen ellos o no hay relación. Eso es una posición de abuso de dominio que me gustaría que se solucionara hablando, pero si no es así habrá que ir al tribunal de defensa de la competencia o a la CNMV o a Bruselas”, explica el presidente de FAPAE.

Otra de las soluciones pasa por conseguir que TVE apoye y promocione al cine español como si fuera una cadena privada, pero “la ley se lo impide”. “Eso hay que arreglarlo con el Gobierno, porque las televisiones públicas tienen que estar en igualdad de condiciones para poder defenderse”, argumenta Colom.

Para FAPAE la relación entre los productores y las televisiones no es fluida ya que ellas les ven con malos ojos. “No nos ven como aliados, sino como los pedigüeños que les pedimos cuando ellos quieren hacer negocio. Y según ellos cuando no estamos nosotros les sale mejor. Eso hay que hablarlo y resolverlo, porque ellos nos tienen que tratar con el mismo respeto que nosotros les tratamos a ellos, cosa que no sucede en estos momentos”, censura el presidente de la confederación.

La reforma de la Ley del cine es una de las obsesiones de la industria. Cuatro años de retrasos y falsas esperanzas que parece que pueden tener una fecha definitiva. Así lo ha confirmado Ramón Colom, presidente de la Confederación de Productores Audiovisuales (FAPAE), a El Confidencial: “La idea es que esté vigente el 1 de enero de 2016. Los plazos se van cumpliendo, aunque hay uno que no controlamos que es el de Bruselas”. Colom se refiere así a la aprobación por parte de la Comisión Europea del texto definitivo de esta modificación, que desde FAPAE no han podido leer todavía. “Nosotros les dimos el visto bueno a un texto que no sabemos si ha sido luego traspasado a la redacción final, así que estamos esperando a que nos lo pasen de nuevo”, añade.

Cine español
El redactor recomienda