Muere el director Manoel de Oliveira
  1. Cultura
  2. Cine
el realizador más longevo del mundo

Muere el director Manoel de Oliveira

El cineasta, con cerca de 60 películas rodadas durante su larga carrera, ha fallecido hoy a los 106 años en Oporto

Foto: Manoel de Oliveira recibió la Legión de Honor francesa dos días antes de cumplir 106 años (Efe)
Manoel de Oliveira recibió la Legión de Honor francesa dos días antes de cumplir 106 años (Efe)

El director de cine portugués Manoel de Oliveira ha muerto hoy a los 106 años en Oporto. El cineasta, considerado uno de los más longevos del mundo, realizó durante su prolífica y larga carrera cerca de 60 películas.

Su último trabajo fue O Velho doRestelo, estrenada en 2014 con motivo de su cumpleaños, pero Oliveira firmaba casi un filme por temporada y es uno de los iconos del cine europeo con más de 80 añosde carrera. Nacido en 1908 en Oporto, comenzó en el mundo del cine mudo con una aparición como actor en una cinta de Rino Lupo, titulada Os lobos (1923), a la que siguieron otras como en A Canção de Lisboa, de Cottinelli Telmo, la segunda película sonora del país. Esta costumbrede aparecer, aunque sea fugazmente, en todas sus películas la mantendrá durante toda su filmografía.

En1931 realizó su primer cortometraje,Douro, faina fluvial, un documental en el que decibre una jornada de trabajado de pescadores en la ribera del Duero y en elque dejaba clara la influencia que tenían sobre él directores como Robert Flaherty y los documentales soviéticos. En 1942 dirigió Aniki Bobó, el relato de una pandilla de chicos de las calles de Oporto y que supuso un hito ya que fue precursor del neorrealismo italiano. A pesar de que con los años se convirtió en una película muy popular, como él mismo afirmaba, en su momento fue todo un fracaso en taquilla. "Malos principios pero buenos finales", aseguró en alguna ocasión entre risas.

"Después deAniki Bobóestuve mucho tiempo parado, cerca de 14 años, pero el cine nunca se paró en mi cabeza", afirmaba en una entrevista con el diario lusoExpresso. "Yo digo que mi cine es, en cierto modo, históricoporqueAniki Bobórepresenta un poco mi infancia y después las películas van tomando un carácter más histórico. La mayor parte de mis películas es una conversación histórica, evocan hechos históricos. Y también me ha interesado el aspecto histórico del cine. El cine hoy se considera como movimiento. Pero el movimiento no existe. Lo que existe son cosas que se mueven en el espacio. Eso lleva tiempo. Los Lumière, cuando hicieron tres veces una pelócula sobre la salida de los trabajadores de las fábricas, querían hacer eso: imprimir movimiento a las imágenes", continuaba.

Tras ese tiempo de 'retiro', en 1956 volvió con El pintor y la ciudad, un filme donde ya su estética y lenguaje han cambiando hace un cine más teatral, de textos densos y trabajados y planos largos. Su carrera se vió paralizada y perseguida (estuvo incluso detenido por la PIDE)por la dictadura de Salazar y en esta época rodó sólo 12 películashasta la Revolución de los Claveles,de 1974. La censura y la falta de financiación limitaron su producción a documentales como Acto de primavera, La caza o El pan.

El pasado y el presente (1972) fue la última película de esta etapa y a partir de la revolución comienza un nuevo periódico para su carrera y el reconocimiento internacional. Desde mediados de los setenta, su producción se acelera y comienza a realizar adaptaciones de obras literarias como Amor de perdición (basada en la novela de Camilo Castelo Branco, 1979);Francisca (a partir de la novela de Agustina Bessa Luís, de 1981); El zapato de raso (en la obra de teatro de Paul Claudel, 1985), filme con el que gana el León de Oro de Venecia; o El día de la desesperación(sobre el suicidio de Castelo Branco, de 1992); A Caixa (sobre la obra de Alvaro de Carvalhal, de 1994); La carta (basada en la obra de Madame de La Fayette, de 1999) o Palabra y utopía (sobre la vida y sermones del padre Antonio Vieira, de 2000).

Actores de la talla de la francesa Catherine Denueve, el estadounidense John Malkovich o el italiano Marcello Mastroianni participaron en algunos de sus filmes durante las décadas de los 80 y los 90, contribuyendo a dotar a su obra de una dimensión internacional. Pero su producción no cesa y en el siglo XXI sigue rodando sin parar películas como Vuelvo a casa (2001), basada en un guion suyo y rodada en Francia; Una película hablada (2003); Belle toujours (2006), que es una réplica de Belle de jour de Luis Buñuel; Singularidades de una chica rubia (2009), rodada a partir de un cuento de Eça de Queiroz o El extraño caso de Ángelica (2010), que protagonizaba Pilar López de Ayala.

O Velho do Restelofue su última película. La rodó en abril del año pasado. Y como cada año por su aniversario, volvía a asegurar que "mi mejor regalo de cumpleaños es seguir haciendo películas".En ella,De Oliveira vuelve a reflexionar sobre la historia de Portugal a través de los textos de Luís de Camões y Miguel de Cervantes y basa su argumento en partes del libro O Penitente, del poeta portugués Teixeira de Pascoaes.

Manoel de Oliveira está considerado un cineasta de culto en Europa y Brasil. Entre los galardones que ha recibido durante su carrera destacan un León de Oro del Festival de Venecia (1985) y una Palma de oro del Festival de Cannes (2008). También había recibido el año pasado la Legión de Oro francesa.

Luto en Portugal

La muerte de Manoel de Oliveira ha sacudido Portugal,El jefe del Estado, Aníbal Cavaco Silva, el Gobierno, partidos políticos, colegas de profesión y medios de comunicación rindieron un tributo a la figura cultural más icónica del país desde que falleciese José Saramago, en junio del 2010. El Ayuntamiento de Oporto, ciudad en la que nació y donde residía, ha declarado tres días de luto por la muerte de su hijo predilecto, mientras que el Ejecutivo luso decretó dos a nivel nacional.

"Portugal ha perdido a uno de los mayores exponentes de suculturacontemporánea y que mucho contribuyó al reconocimiento internacional del país", aseveró Cavaco Silva, en una alocución desde el Palacio de Belém.El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, destacó, en un comunicado, la influencia que De Oliveira tendrá en las nuevas generaciones de "realizadores, actores, productores y practicantes del cine en general".

El redactor recomienda