belén atienza, merecedes gamero y emma lustres

Ellas también mueven los hilos del cine

Son pocas y no tienen visibilidad. Las productoras españolas analizan por qué hay menos mujeres que hombres en la industria y el desconocimiento de su labor entre el público

Foto: Gervasio Iglesias, José Antonio Félez, Mercedes Gamero y Alberto Rodríguez tras recibir el Goya a la Mejor película por La isla mínima (EFE)
Gervasio Iglesias, José Antonio Félez, Mercedes Gamero y Alberto Rodríguez tras recibir el Goya a la Mejor película por La isla mínima (EFE)

Si preguntáramos al público cuántos directores de cine españoles conocen la lista sería muy amplia: Trueba, Bayona, Amenábar, De la Iglesia… Si les preguntáramos por directoras la cosa estaría más complicada, pocos mencionarían a alguien que no fuera Isabel Coixet o Icíar Bollaín. Más difícil todavía, nombre de nuestros productores. La lista se limitaría a Enrique Cerezo, el mítico Elías Querejeta o Andrés Vicente Gómez. ¿ Y nuestras productoras? Pasapalabra. Sólo un porcentaje ínfimo sabría mencionar a profesionales como Belén Atienza, Mercedes Gamero o Emma Lustres. Y no será por repercusión, ya que ellas son tres de las artífices del mejor cine español de los últimos años. Atienza es la responsable de Lo imposible, Gamero de La isla mínima, y Lustres de Celda 211. Casi nada. Sin embargo, su trabajo sigue siendo desconocido para los espectadores.

Tal como publicaba este periódico, las películas dirigidas en nuestra industria por mujeres constituyen un 8%. Los filmes realizados a partir de un guion escrito por una mujer son un 15% y las producidas por mujeres, tan sólo un 21%.

Emma Lustres recibe el Goya a la Mejor película por Celda 211
Emma Lustres recibe el Goya a la Mejor película por Celda 211

“Ser productor de cine en España tiene mucho mérito, y ser productora de cine, un poquito más”, confiesa a El Confidencial Emma Lustres, de Vaca Films. Lustres reconoce que es cierto que en la industria hay muchos más hombres que mujeres, aunque no acierta a dar una explicación. “Es muy curioso, y además no tiene pinta de que haya un cambio de tendencia, yo he reflexionado mucho sobre ello y no sé porque hay tantos chicos jóvenes que quieren ser directores, pero tan pocas chicas que quieran ser directoras”, añade. Sin embargo rechaza hablar de machismo en el cine español, aunque reconoce haber vivido “algún momento machista, pero como los he vivido en mi vida normal”. “No me ha sido más difícil llegar aquí por ser mujer”, zanja.

La responsable de El niño, recuerda entre risas cómo cuando tenía 28 años y acudía a un festival o a un estreno la gente se acercaba y le preguntaba si era actriz, algo que en su opinión demuestra que sí que “hay prejuicios” hacia la mujer.

Ser productor de cine en España tiene mucho mérito, y ser productora de cine, un poquito más

El sentimiento de que no existe machismo en la industria cinematográfica española, a pesar de los datos, lo comparten también Belén Atienza (Apaches) y Mercedes Gamero (Atresmedia Cine). Para Atienza es un misterio que siga habiendo tanta diferencia númerica entre hombres y mujeres, y cree que habría que ir a las escuelas y ver cómo se posicionan los jóvenes respecto a los oficios en el cine. Gamero añade que el cine es cosa de hombres “como el resto de cosas de la sociedad”, aunque se manifiesta en contra de la discriminación positiva en el sector. “Hay mujeres produciendo, pero parece que no salimos y se nos ve menos. Quizá es porque no lo reivindicamos, sino que lo tratamos con normalidad. No por el hecho de ser mujeres queremos estar más en la palestra”, explica a este medio.

Rodaje un monstruo viene a verme
Rodaje un monstruo viene a verme

Belén Atienza, que en estos momentos se encuentra en plena posproducción de Un monstruo viene a verme, cree que la figura de la mujere debería reivindicarse constantemente, pero que ahora misma el sector está “tan centrado en sobrevivir que se hace complicado plantearte otro tipo de lucha, te reivindicas con tus proyectos”.

Nueva generación

Belén Atienza, Mercedes Gamero y Emma Lustres son de una nueva generación de productoras que apuesta por hacer las cosas de forma diferente. Un grupo al que le gusta estar involucrado en todos los aspectos creativos de la película y que colabora activamente con el director en todas las fases.

Una nueva hornada que ha entendido que la financiación de una película no tiene por qué limitarse al territorio español y que hay películas que solo se pueden hacer encontrando socios poderosos. “Eso de vender una película a la televisión, recibir la subvención y fuera se ha quedado antiguo”, opina Atienza. Para Emma Lustres este nuevo tipo de productores corresponden al perfil de un profesional que ya ha “nacido en democracia y que ha visto cine de otra manera”, lo que les diferencia de aquellos a los que han sucedido.

Todas coinciden en que hay que cuidar hasta el más mínimo detalle para que el producto esté a la altura, igual que todas creen que hay un desconocimiento muy grande sobre en qué consiste la labor del productor. Una figura en la sombra, pero responsable directo del resultado final del filme. De hecho el Goya a la Mejor película lo recogen los productores, no los directores. Pero ¿cómo explicar en pocas frases qué es un productor de cine? La dificultad de definirlo comienza en que cada profesional tiene su propia forma de trabajar y existen muchos tipos de productores, desde el que sólo se encarga de conseguir la financiación hasta el que manda más que el propio realizador.

“Mi madre me pregunta todavía que qué hago”, comenta entre carcajadas Belén Atienza para ejemplificar la complejidad el asunto. Para ella es alguien que “junta todos los elementos que se necesitan para hacer una película, pero también para estrenarla”.

Somos gestores de talentos. Ayudamos a hacer mejor una película y somos la figura clave entre el director y el público

Para Mercedes Gamero, que ahora disfruta de un nuevo éxito con Perdiendo el norte, el cine es “una labor de equipo”. “La de los productores es apoyar al director cualitativamente y cuantitativamente”, añade.

Emma Lustres, que pronto estrenará Extinction con Mathew Fox al frente, resume su trabajo así: “Somos gestores de talentos. Ayudamos a hacer mejor una película y somos la figura clave entre el director y el público. Nos aseguramos de que no falle ninguna pieza y de conseguir un pack equilibrado, con sentido”. Puede que las mujeres productoras sólo sean el 21%, como el maldito IVA, pero el futuro del cine español está en sus manos

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios