iñárritu, cuarón y del toro conquistan hollywood

¡Viva México, cabrones de la Academia!

Alejandro González Iñárritu aspira este año la hazaña de su amigo Alfonso Cuarón y ganar el Oscar al Mejor director. Los tres amigos del cine mexicano arrasan con todo

Foto: Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu y Guillermo Del Toro en la gala de los Oscar de 2007 (Reuters)
Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu y Guillermo Del Toro en la gala de los Oscar de 2007 (Reuters)

Tríos famosos de la historia del cine. El bueno, el feo y el malo; Pepi, Luci y Bom; Jules, Jim y Catherin; los tres mosqueteros y el gordo, el flaco y el negro. Estos tres últimos puede que no suenen mucho por sus apodos, pero si aclaramos que se trata de Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárrituo la cosa cambia. Tres de los directores más importantes del cine actual, que además son amigos y entre ellos se llaman con apodos cariñosos.

El trío de realizadores ha confirmado en los últimos años el poderío del cine mexicano, que está colonizando Hollywood, la taquilla y los premios. El auge de ‘Los tres amigos’, como también se les conoce, ha llegado a su cima durante 2014 y en los primeros compases de 2015, cuando la última película de Iñárritu, Birdman, llega a los Oscar como la gran favorita para hacerse con el triunfo final.

No es la primera vez que 'el negro' llega a los Premios de la Academia. Con su ópera prima, Amores Perros, optó al Oscar a la Mejor película de habla no inglesa, con Babel al de Mejor guion, director y película, con Biutiful de nuevo al de Mejor filme extranjero, y ahora con Birdman parece dispuesto a, por fin, subir al escenario en alguna de las categorías a las que opta.

Su triunfo será la continuación del de su amigo Alfonso Cuarón, que el año pasado se hizo con el Oscar al Mejor director por Gravity, aunque no consiguió el premio a la Mejor película. De momento Iñárritu ya se ha hecho con el que concede el Sindicato de Directores Americanos y que el año pasado recogió Cuarón. Si el año que viene Guillermo del Toro lo lograra por su nuevo filme Crimson Peak, sería algo histórico. Como cuando en 2007 los tres estuvieron nominados a los Oscar. Del Toro por el guion del Laberinto del fauno (que también optaba a otras cuatro estatuillas entre ellas Mejor película de habla no inglesa), Cuarón por el guion de Hijos de los hombres, e Iñárritu como director y guionista de Babel. Un año de leyenda para el cine mexicano.

Iñárritu está obligado, si gana, a acordarse de sus colegas, como el curso pasado hizo Cuarón al dedicarles el premio que le acreditaba como el mejor realizador del año. Ni los nervios hicieron que se olvidara de 'el gordo' y 'el negro'.

A pesar de lo estrecho de su relación cada uno tiene un estilo muy diferenciado. El gusto por lo gótico de Del Toro; el gran espectáculo con toque personal de Cuarón, y el drama de autor de Iñárritu. Eso sí, todos coincidieron en una cosa, no querían quedarse encerrados en México, querían hacer un cine comercial e internacional sin renunciar a ser personales. Pese a todo nunca se han desvinculado de su industria, para la que crearon una productora, Cha cha cha (cerrada en 2009), que potenciara el cine hecho en México. Ahora trabajan para Hollywood, pero han ido allí donde lo necesitara el proyecto, de hecho tanto Iñárritu como Del Toro han trabajado en España con El espinazo del diablo, El laberinto del fauno y Biutiful.

Además siguen colaborando con compatriotas en sus películas. El batería Antonio Sánchez, el director de fotografía Emmanuel Lubezky (El chivo), el director de arte Eugenio Caballero… escuderos de los tres amigos, gracias a los cuales su trabajo es requerido por las mejores producciones americanas.

Amigos y consejeros

La relación de Iñárritu, Cuarón y Del Toro va más allá de la simple amistad, ya que también actúan entre ellos como mejores consejeros laborales. Desde el comienzo de cada proyecto todos se involucran ayudando a que cada historia llegue al mejor puerto. Están presentes en cada fase, incluso llegan a aparecer juntos en la promoción de sus filmes.

“Desde el momento de gestar o pensar historias, no paramos de hablar. Más adelante, al escribir, también compartimos las ideas. Somos brutalmente honestos entre nosotros. Luego, al filmar, somos como un grupo de apoyo”, contaba Cuarón en una entrevista para el periodista americano Charlie Rose en 2007. Una idea que ha repetido en cada declaración hecha desde entonces.

Una honestidad que está desde que se conocieron, cuando Del Toro le espetó a Cuarón que su capítulo para la serie La hora marcada era una copia de un libro de Stephen King. Ellos fueron los primeros en conocerse. Más tarde llegó Iñárritu, que entregó a Cuarón sus cortos para ver si podía ayudarle. Pero fue Del Toro el que en plenoa preparación de Amores Perros llamó a Alejandro González Iñárritu. Eran las seis de la mañana y lo primero que soltó fue que la película era una obra maestra, pero que tenía que quitar una de las historias entera o sería demasiado larga. Así entró en escena el tercer eslabón de esta cadena que ahora triunfa en todo el mundo sin haber perdido su esencia mexicana.

El sábado los Oscar tendrán un toque picante, y si Iñárritu gana se escuchará un ¡Viva méxico cabrones!, que retumbará hasta la frontera de ambos países.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios