'queen of the desert' llega a la berlinale

Werner Herzog y Nicole Kidman rescatan a la Lawrence de Arabia femenina

El director de 'Fitzcarraldo' recupera la historia de Gertrude Bill y ofrece a Nicole Kidman su mejor papel en años

Foto: Damien Lewis, Nicole Kidman, James Franco y Werner Herzog en Berlín (Reuters)
Damien Lewis, Nicole Kidman, James Franco y Werner Herzog en Berlín (Reuters)

Si ayer Isabel Coixet inauguraba la Berlinale con el relato de una conquistadora en el Polo Norte, la jornada de hoy ha estado marcada por un viaje radicalmente diferente, aunque protagonizado también por una mujer intrépida. En Queen of the Desert Werner Herzog nos lleva hasta la Arabia de inicios del siglo XX para contar la historia de Gertrude Bill (interpretada por Nicole Kidman), escritora, arqueóloga y aventurera que formó parte de los servicios secretos británicos y cuya influencia fue decisiva para definir el mapa político de Oriente Medio.

El film arranca en el Egipto de 1914, durante la Primera Guerra Mundial. Churchill y T. E. Lawrence (más conocido como Lawrence de Arabia, encarnado aquí por Robert Pattinson) discuten sobre el incierto futuro de la región. Ambos coinciden en que Gertrud, por su experiencia y su conocimiento del terreno, es la persona que el Imperio Británico necesita para consolidar su dominio. Comienza entonces un flashback que retrocede 12 años para mostrar la juventud de la protagonista en Reino Unido, un entorno acomodado que le resultaba insoportablemente aburrido.

El director de 'Fitzcarraldo' recupera la historia de Gertrude Bill y ofrece a Nicole Kidman su mejor papel en años“Me siento tan domesticada…”, así define su estado a los que le rodean. Como consecuencia, su padre  consigue que se desplace hasta Teherán y sea recibida por el embajador británico en Persia. De esta manera se inicia su idilio con Oriente, una relación que la acompañará hasta su muerte. Por el camino se enamora de un joven diplomático (James Franco), conoce a generales del ejército, emires y jefes tribales. Todos esos hombres (a los que conquista inmediatamente), entran y abandonan su vida con la misma rapidez. Lo único que se mantendrá siempre es su amor por el desierto y sus oriundos: los beduinos.

Aunque no se encuentre entre las obras maestras de Herzog, Queen of the Desert contiene los elementos más característicos del cine de su autor, aportando además novedades destacables. Por vez primera el director alemán deposita todo el peso en un personaje femenino. Gertrud carece de la explosividad y el carácter excéntrico de los protagonistas de Aguirre, la cólera de Dios (1972), Fitzcarraldo (1982) o Teniente corrupto (2009), pero aun así su introducción proporciona una peculiar variante a la típica criatura “herzogiana”.

Se trata también de un ser pasional, obsesionado con dejar atrás occidente y descubrir realidades antagónicas. La principal diferencia estriba en que, mientras que los roles interpretados (por ejemplo) por Klaus Kinski chocaban brutalmente con el nuevo entorno, en esta ocasión la heroína se integra a la perfección en las civilizaciones que visita. Respecto a este tema, Herzog comentaba en la rueda de prensa: “Debería haber hecho películas con protagonistas femeninas mucho antes. Me alegra que haya ocurrido, pienso seguir por esta línea.”

Más que para el director, esta película supone un avance significativo para Nicole Kidman, cuya carrera llevaba algunos años adentrándose en una inquietante decadencia. Sobre Gertrude Bill, la actriz australiana confesó que “antes de leer el guion no sabía nada sobre ella, esa fue una de las razones por las que hice la película. Ella fue parte de la historia. Lawrence de Arabia es conocido por todos, pero Bell ha pasado desapercibida. Es importante que con esta película reivindiquemos su figura.”

Antes de leer el guion no sabía nada sobre ella, esa fue una de las razones por las que hice la película. Ella fue parte de la historia. Lawrence de Arabia es conocido por todos, pero Bell ha pasado desapercibidaEn todo caso, Queen of the Desert no pretende ajustar cuentas con el pasado. Como afirmaba Herzog, “lo que estamos haciendo no es historia, sino contando un relato. Esto es cine, no debemos olvidarlo.” Su película tiene otros valores si cabe todavía más destacables. El director consigue transmitir con profundidad lo que pasaba por las mentes de esos occidentales que se embarcaban en viajes interminables, adentrándose en culturas apenas conocidas, violadas por un “primer mundo” en pleno delirio colonizador.

El personaje de Gertrude es especialmente interesante en ese sentido. Como para muchos europeos de la época, el motor de su primer viaje fue el ansia de descubrimiento, la atracción por el exotismo. Sin embargo, pronto hizo del desierto su verdadera pasión y dedicó gran parte de su vida a ahondar y empatizar con los pueblos que lo habitaban.

Rueda de prensa de 'queen of the desert'
Rueda de prensa de 'queen of the desert'

Herzog enfoca con ironía al grupo de británicos que rodean a la protagonista, optando por la caricatura en el caso de Churchill y Lawrence. El film adquiere un tono épico cuando Gertrude emprende su viaje de descubrimiento. La conexión con Lawrence de Arabia (David Lean, 1962) es obvia. El fascinante uso del espacio, con las expediciones superando las dunas, azotadas por las tormentas de arena (todo ellos acompañado de una banda sonora de melodías orientales) remite a la imagen enigmática y ensoñada que occidente tenía de esa parte del mundo.

Queen of the Desert toma la perspectiva del clasicismo, actualizándola a partir de sutiles componentes paródicos. Como siempre, el cine de Herzog nace de la particular fusión del paisaje mítico y una figura legendaria. 

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios