Es noticia
Menú
Iñaki Arteta: "Dudo de que se puedan hacer chistes sobre ETA"
  1. Cultura
  2. Cine
el realizador presenta en seminci '1980'

Iñaki Arteta: "Dudo de que se puedan hacer chistes sobre ETA"

Iñaki Arteta vuelve a tratar el terrorismo en su nuevo documental, '1980', presentado en Seminci y que narra el año más sangriento de la banda armada

Foto: El director de cine Iñaki Arteta en una imagen de archivo (EFE)
El director de cine Iñaki Arteta en una imagen de archivo (EFE)

Hace tres años que ETA dejó de matar. Tres años de tregua que han provocado que el cine se atreva a mirar al terrorismo a los ojos y realizar películas sobre la banda desde cualquier género. Tanto el drama, como Lasa y Zabala, como la comedia con Negociador y Ocho apellidos vascos, han tratado de manera más o menos tangencial el conflicto y sus consecuencias.

Al documental no le había hecho falta el final de la violencia para hablar de ETA. Iñaki Arteta se ha convertido en una de las voces que más ha tratado el tema gracias a sus filmes Voces sin libertad, Trece entre mil y El infierno vasco, siempre con una posición clara en favor de la memoria de las víctimas.

Ahora vuelve con 1980, el primer documental que realiza desde la tregua indefinida, que ha presentado en Seminci. Una película que regresa al año más sanguinario de la banda terrorista, en el que asesinaron a 90 personas y hubo más de 200 atentados.

Un año en el que la democracia española daba sus primeros pasos, que se intentaron zancadillear desde la banda. El realizador da voz a historiadores, periodistas y sobre todo a las víctimas y sus familiares.

Por y para ellos es el filme, como cuenta Iñaki Arteta a El Confidencial: “Las historiad de las víctimas son muy ricas en matices. Porque no es cuestión solo de morir asesinado. Sino de hacerlo rodeado de una sociedad cómplice”. Ese es uno de los elementos claves del documental, cómo la gente conocía a los terroristas y no hizo nada por evitar que las calles se llenaran de sangre.

Arteta confiesa que no ha podido ver los filmes estrenados este año que tratan el tema del terrorismo desde la óptica del humor, aunque él no se considera preparado para tratar el tema desde esa óptica. “Cada autor hace lo que le parece, y lo que hace le define. Yo tengo mucho respeto por el asunto, es algo muy serio. Que a uno le quiten un hijo no tiene mucha gracia. La mejor manera de aproximarse al terrorismo es desde el respeto y la profundidad. Dudo de que se puedan hacer chistes sobre cualquier cosa”, explica.

El realizador apunta que desde 1977 se han hecho alrededor de 50 películas que de alguna forma hablan de ETA, por lo que duda si actualmente hay una tendencia a hablar de ella.

En su documental no hay voz para la izquierda abertzale, aunque Iñaki Arteta cuente a este periódico que se intentó que hablaran miembros de la banda terrorista que hubieran estado activos en 1980.

A pesar de que nunca se ha pasado a la ficción para abordar la violencia de la banda, no descarta hacerlo en un futuro, ya que su idea original fue realizar un filme de ficción que nunca vio la luz por problemas de producción.

En esta ocasión ha tenido que recurrir al crowdfunding para sacar adelante su película, que también cuenta con participación de TVE y Telemadrid, pero no de la televisión vasca. “No hace falta dar muchas vueltas a eso, hay sitios donde a mí no me iban a dar dinero para esta película”, dice con ironía Arteta, que también cree que por su cercanía hacia las víctimas habrá gente que haya donado dinero para la producción.

Todo sigue igual

Iñaki Arteta no se muestra optimista sobre el futuro del País Vasco, que cree que se parece en muchas cosas a la sociedad de los años 80. “Quiero que el mundo sea mejor, pero no lo espero tan pronto. Aunque los hayamos derrotado militarmente no han perdido, porque hay un estrato social que encima tiene el poder, y quieren ese poder para cambiar la historia, cambiar la sociedad, cambiar la historia reciente y quedar impunes”, censura el director.

Según Arteta, antes lo recomendable ”era mirar para otro lado, ahora es mirar para adelante para que no miremos atrás”. Pero Arteta no olvida, y cree que ese “espacio tenebroso”, todavía tiene su eco en la actualidad.

“Todos tenemos una rama familiar vinculada con el nacionalismo, con el ultranacionalismo o con los no nacionalistas. Eso ha generado un enrarecimiento de las relaciones que han llevado casi siempre al miedo o al silencio. Lo que ha llevado a posturas sociológicamente curiosas, como que sepas que alguien de tu vecindario es un radical o que tengas que tener cuidado para que no se vea el periódico que llevas debajo del brazo. Y todo esto generado durante tantos años se mantiene hoy en día, porque no han sido derrotados. El terrorismo era el núcleo de un grupo social que considero que había que asesinar al enemigo político, y ese grupo social sigue viviendo allí. La sociedad está compuesta igual que hace cinco años”, cuenta a este periódico.

La pregunta que surge al ver su documental es clara: ¿Por qué la sociedad calló si conocía a los criminales? Según Arteta la gente “tenía miedo a quedarse fuera del grupo, a ser señalados”. Hablar más de la cuenta podía ser motivo de ser marcado como chivato, y pasar a convertirte en objetivo de la banda, como se cuenta en el documental.

Iñaki Arteta busca con 1980 que se haga la justicia que entonces no hubo. Que la gente no olvide a las víctimas y su dolor, aunque ya no llenen los telediarios.

Hace tres años que ETA dejó de matar. Tres años de tregua que han provocado que el cine se atreva a mirar al terrorismo a los ojos y realizar películas sobre la banda desde cualquier género. Tanto el drama, como Lasa y Zabala, como la comedia con Negociador y Ocho apellidos vascos, han tratado de manera más o menos tangencial el conflicto y sus consecuencias.

Cine español Documental Terrorismo
El redactor recomienda