¿Eres un 'cultureta' de culto?
  1. Cultura
  2. Cine
examen de siete términos fundamentales

¿Eres un 'cultureta' de culto?

De vez en cuando, no viene mal un pequeño examen para valorar tu grado de conexión con las tendencias, como estos 7 terminos fundamentales para estar al día

placeholder Foto: Fotograma de 'Los Tenenbaums, una familia de genios', de Wes Anderson
Fotograma de 'Los Tenenbaums, una familia de genios', de Wes Anderson

De vez en cuando, no viene mal un pequeño examen para valorar elgrado de conexión con las tendencias culturales. En todo caso, no se preocupesi suspende, ya que mantenerse al día puede resultar agotador. Quizá el truco perfecto sea "estar a la penúltima", así perderemos algunas tendencias, pero nos llegarán las que han sobrevivido al menos un par de temporadas. Un dato llamativo es que casi todas las nuevas corrientes llegan del mundo anglosajón. ¿Realmente inventan más o simplemente se saben vender mejor?

Crowdfunding

Básicamente significa "financiado por la multitud". El valor real de esta práctica es polémico: ha despertado en entusiasmo de muchos sectores culturales y la reticencia de otros, que no la ven como una solución de mucho calado, sino más bien como una vuelta al viejo concepto de "pasar la gorra". Según un estudio de Massoultions, el volumen de crowdfunding en 2102 fue de 1.950 millones de euros en todo el mundo. Puede parecer mucho, pero hablamos de algo tan modesto como los presupuestos generales de una organización como la ONCE española (una cantidad insuficiente para legitimarlo como práctica a escala global).

La última Ley de Mecenazgo incluye la regulación del crowdfunding, con desgravaciones del 75% en el IRPF para los donativos de hasta 150 euros y del 30% a partir de esa cantidad. La Fundación del Español Urgente propone utilizar palabras alternativas a crowfunding, por ejemplo "micromecenazgo" o "financiación colectiva".

Trap

Hablamos de un género bailable, febril, originado en el sur de Estados Unidos en la primera década del siglo. Se caracteriza por la velocidad de su ritmo, además de por sus letras procaces sobre dinero, drogas y sexo duro. Si algo aparece en un anuncio de Apple, podemos decir que no es minoritario. La canción elegida para su última campaña es Stickers, de Hudson Mohawke, que muestra el lado más blandito del trap. Ni siquiera llega a la intensidad del himno Harlem Shake, de Baauer, que se convirtió en fenómeno viral en 2013.

Estrellas pop de la talla de Katy Perry o Kanye West han colaborado con artistas de trap. Quien quiera bailar la facción dura debe de acudir a UZ, Flosstradamus o al productor Lex Luger. Si les engancha el trap, puede probar también con el footwork, primo hermano igual de fiestero.

Alt Lit

Así de pronto evoca "literatura alternativa", aunque otros dicen que remite a la tecla de control -Alt- del teclado de los ordenadores. Hablamos de autores jóvenes, mayoritariamente anglosajones, curtidos con textos cortos en la red. El autor estrella es Tao Lin, nacido en 1983, posiblemente el escritor joven más conocido del planeta. Hace tiempo que le colgaron la etiqueta de "el Kafka de la generación Facebook".

En las entrevistas dice cosas como estas: "Muchos tuits de gente a la que sigo me inspiran más que cualquier novela" o bien "no entiendo el concepto de fraude literario. Para mí, todo el mundo es escritor. Basta con hilar palabras en una frase". Otro emblema de la Alt Lit es Ben Brooks, de 24 años, nominado al prestigioso Premio Dylan Thomas por la novela Crezco, de la que Channel 4 ha comprado los derechos para hacer una película. Su sexto trabajo, Lolito, trata de una relación virtual entre un adolescente y una mujer madura.

¿El credo estético de esta generación? “La sinceridad al máximo. Descuido aparente por la forma y el vocabulario. Mucho sexo como recurso, uso de la voz en primera persona, como entradas de un diario. Es otra poesía, algo muy distinto, algo que aquí no nos atreveríamos a hacer porque nos dirían que no es literatura”, explicó a El Confidencial la escritora Luna Miguel.

Mumblecore

La palabra inglesa mumble significa "farfullar" o "hablar entre dientes" en inglés. También se ha utilizado para designar una rama del cine alternativo caracterizada por su escasez de medios técnicos, distribución alternativa y crudeza en las situaciones que retrata. Quizá suena más claro el término "neorrealismo digital". El padre espiritual de la escena es John Cassavetes, legendario director de cine independiente, tan admirado como discutido en Estados Unidos.

Algunos títulos emblemáticos del género son Funny Ha Ha (2012) , Baghead (2008) y la comedia romántica Humpday (2009). Lena Dunham, considerada el "el Woody Allen femenino", dirigió en 2010 Tiny furniture, otra película mumblecore, donde actuaban su madre y su hermana. Luego arrasó con la serie Girls.

Ciberfetichismo

Hablamos de un pensamiento pueril que vende recetas tecnológicas en lugar de pensar problemas políticos y sociales. Quien mejor lo ha denunciado es el experto en política internacional Evgeny Morozov, cuyo último ensayo se titula Para solucionar todo, haga click aquí (2013).

Un ejemplo práctico: "Si quieres frenar ciertos problemas médicos, no es suficiente con una app que te diga que estás consumiendo demasiadas calorías. El problema puede estar en que la población no se puede permitir comida saludable. Los fallos del sistema son estructuralmente mayores que la falta de voluntad del individuo: tienes que controlar a las compañías de comida y a los bancos y asegurarte de que la gente disponga de unos ingresos básicos. No basta con que las personas cambien su conducta. Así que estas aplicaciones que promueven la individualización de los problemas son, a mi parecer, muy peligrosas".

Otros ensayos recientes sobre este tipo de conflictos son Sociofobia (César Rendueles), La googlización de todo (Siva Vaidhyanathan) y El desengaño de Internet (Evgeny Morozov). No hablamos de autores que rechacen la tecnología, sino su control excesivo por corporaciones con ánimo de lucro. Una de las soluciones en las que coinciden los autores es un mayor control público de las estructuras tecnológicas.

Retromanía

La tecnología nos permite acceder más fácilmente a contenidos culturales del pasado, creando una oleada de nostalgia, incluso "nostalgia por lo no vivido". Quien mejor ha retratado esta tendencia es el periodista británico Simon Reynolds, que teme que sea un freno en los avances culturales. Un ejemplo relacionado con la música popular: "Estaba preocupado por el hecho de que la innovación sonora pareció desacelerarse en la década de los 2000 y los ejemplos de cosas nuevas se convirtieron en mucho más difíciles de encontrar. La mayoría de los músicos estaban muy preocupados por volver sobre estilos establecidos, recombinarlos o aplicarles pequeños ajustes. O bien, directamente, eran pastiches", recuerda en una entrevista reciente.

El fenómeno se explica con todo detalle en el libro Retromanía: la adicción de la cultura pop a su propio pasado (2013). La tendencia resulta muy útil a la industria cultural, ya que le permite recurrir a un nuevo revival cada vez que necesita tendencias frescas para vender, al estilo de la industria de la moda.

Twee

Todavía vivimos en un mundo hipster, pero ya hay quien le va buscando recambio. Nos referimos al periodista Mark Spitz y su libro Twee: la revolución amable en la música, los libros, la televisión, la moda y el cine, todavía no traducido al castellano. Allí explica que ha detectado una vuelta a los valores de la amabilidad, la empatía y la candidez. La palabra inglesa twee es la onomatopeya con la que los bebés pronuncian sweet (dulce).

Los presuntos iconos de esta corriente serían Walt Disney, Anna Frank, Morrissey, Wes Anderson, Kurt Cobain, Zooey Deschanel, Belle & Sebastian y otras celebridades entre blanditas y melancólicas. Lo de Cobain es por su timidez y feminismo militante, no por su afición a la heroína, claro. ¿Llegará esta tendencia viva a 2015?

Industria cultural Cine Música Libros Arte