Es noticia
Menú
El cine español da la campanada en el Festival de San Sebastián
  1. Cultura
  2. Cine
balance de la mejor competición en varios años

El cine español da la campanada en el Festival de San Sebastián

'La isla mínima', 'Magical Girl' y la vasca 'Loreak' apuntan al palmarés. El nivel medio de la muestra ha subido respecto a otros años

Foto: El equipo de 'La isla mínima' a su paso por el festival (EFE)
El equipo de 'La isla mínima' a su paso por el festival (EFE)

Cualquier balance de una muestra cinematográfica tiene que arrancar necesariamente hablando de la calidad de sus películas. Y más si es una muestra competitiva, como es el caso del Festival de Cine de San Sebastián, de los filmes que luchan por la Concha de Oro, que se concede hoy. Pues bien: Zinemaldia ha contado en 2014 con una de sus mejores competiciones de los últimos años.

Faltó, eso sí, la gran obra maestra de consenso que pusiera patas abajo el festival. Pero si la salud de una competición se mide por el peso medio de las películas, este ha sido un año notable. Muchas películas buenas y pocas películas de las que dan ganas de ahorcarse en plena proyección. Desde la organización ya habían apuntado que este año había más filmes en competición por la dificultad para descartar alguno, y no se equivocaron (salvo alguna excepción).

El cine local responde a las expectativas

San Sebastián cuenta con la ventaja de poder seleccionar entre la gran mayoría de producciones nacionales (lo que no ocurre, claro, con el cine internacional, donde la competencia festivalera internacional aprieta de lo lindo). ¿Significa esto que las películas españolas que compiten en San Sebastián son siempre necesariamente buenas? No, pero este año sí lo han sido.

La isla mínima, Magical Girl y la vasca Loreak, primer filme rodado íntegramente en euskera que aspira a la Concha de Oro, podrían estar perfectamente en el palmarés de esta noche. ¿Habrá sitio para las tres? Esa es la gran cuestión.

En cualquier caso, estamos ante tres películas que han contentando a casi todo el mundo, de la prensa al público, pese a tratarse de tres historias bien diferentes en forma y fondo. El buen año comercial del cine español se completa así con el buen paso de sus películas por nuestro festival de cine más internacional.

Mención aparte merece Negociador, de Borja Cobega, el filme español que más ruido hizo de entre todos los que no estaban en competición. Y el que generó las mayores carcajadas.

Selección internacional

Pero el tomate que mide el vigor de una muestra internacional es el cine que viene de fuera. No es un secreto que el Festival de San Sebastián está sudando tinta china para poder seleccionar las películas que le gustaría. El final del verano y el principio del otoño se ha convertido en la época clave de la gran industria para lanzar los filmes a los Oscar. Durante unas pocas semanas se celebran festivales como Telluride, Toronto,Venecia, San Sebastián, Nueva York y otros. San Sebastián, por presupuesto, no puede competir con los más grandes, pero sí seleccionar con criterio entre lo que hay disponible. Y este año sus programadores lo han hecho razonablemente bien.

Películas como la alemana Phoenix o la francesa Eden no desentonarían en las secciones oficiales de Berlín, Cannes o Venecia. También gustaron filmes como la coreana Haemu o la estadounidense The Drop (La entrega), entre otros.

Pronósticos para la Concha de Oro

Los jurados del Festival de San Sebastián son célebres por sus decisiones extravagantes. O al menos por su capacidad para premiar películas que dejaron indiferente a la prensa. Pero este año podría ser de otra forma: a más películas buenas a competición más posibilidades de acertar (o eso dicta la lógica).

A falta de unas horas para que se conozca el palmarés, el único termómetro disponible es la quiniela de críticos españoles que publica cada día El Diario Vasco. Apunten: La entrega, La isla mínima, Loreak, Magical Girl, Phoenix, Haemu y Eden encabezan las puntuaciones.

No obstante, los propios periodistas de El Diario Vasco comentaban estos días en Twitter que la quiniela había que cogerla con pinzas: la película más votada por la crítica lleva diez años sin ganar el festival. Es más: en 16 de las últimas 25 ediciones ha ganado un filme que no estaba entre los cinco favoritos de la prensa. El año pasado, sin ir más lejos, la ganadora había quedado la novena (de trece) en la quiniela crítica.

En otras palabras: que nadie tiene ni la más remota idea de quién se llevará el gato al agua esta noche. Atentos, no obstante, a La isla mínima, Loreak y Magical Girl. Están en la pomada.

Cualquier balance de una muestra cinematográfica tiene que arrancar necesariamente hablando de la calidad de sus películas. Y más si es una muestra competitiva, como es el caso del Festival de Cine de San Sebastián, de los filmes que luchan por la Concha de Oro, que se concede hoy. Pues bien: Zinemaldia ha contado en 2014 con una de sus mejores competiciones de los últimos años.

El redactor recomienda