El director de 'Once' vuelve a tocar la melodía del musical indie
  1. Cultura
  2. Cine
estreno de 'begin again'

El director de 'Once' vuelve a tocar la melodía del musical indie

John Carney apuesta por lo que mejor le sale. Una historia de amor y desamor con el mundo de la música como telón de fondo. Una secuela apócrifa de 'Once'

placeholder Foto: Mark Rufallo y Keira Knightley en un fotograma de 'Begin Again'
Mark Rufallo y Keira Knightley en un fotograma de 'Begin Again'

En 2007 una pequeña cinta independiente de un director irlandés, John Carney, sorprendió en la taquilla de todo el mundo. El filme se llamaba Once. Una historia sencilla centrada en la relación entre dos músicos callejeros, ella inmigrante de la República Checa.

Gracias a su honradez, su estilo limpio y sus canciones, Once se convirtió en un fenómeno de masas. Todo aquel que veía el filme caía en sus redes. Uno de esos pequeños milagros cinematográficos que surgen de vez en cuando. Incluso los Oscar se acordaron de ella y de sus actores (músicos en la vida real) otorgándoles el premioa la Mejor canción original.

La vida del filme se prolongaba más allá de la sala. Sus dos actores y músicos(Glen Hansard y Markéta Irglová) comenzaron una relación sentimental y profesional que se vio plasmada en el documental The swell season. Retrato del auge y la caída del dúo como pareja. Una secuela inesperada y real del filme que no fue rodado por Carney.

Tras un par de títulos sin repercusión, el director de Once vuelve a lo que mejor le ha funcionado: el drama musical con toque indie. Además con un reparto made in Hollywood que le asegura la repercusión que merecióy que nunca se consolidó. Carney ha querido también imaginar cómo podría haber sido el futuro de los músicos de su filme en Begin Again, secuela apócrifa con diferentes protagonistasque podría ser perfectamente la continuación de Once.

Glen y Markéta se convierten en Gretta y Dave (Keira Knightley y Adam Levine), cantautora y músico de reciente éxito que se trasladan desde Reino Unido a Nueva York cuando él se convierte en un cantante de éxito. La fama se interpondrá entre ellos y Gretta verá como un productor en horas bajas (Mark Rufallo) se fijará en ella para producir un peculiar disco.

A pesar de encontrarse con más presupuesto y actores de relumbrón Carney apuesta por los mismos ingredientes. Encanto, sencillez, emotividad y música, mucha música. El filme se hace grande cuando los temas suenan. John Carney vuelve a su peculiarantimusical indie. Las canciones no interrumpen la escena, se integran en la trama y hablan de los personajes. El director se encuentra como pez en el agua en este ámbito y el filme respira la esencia de Once en muchos momentos, como cuando Mark Rufallo se imagina los arreglos en la canción de Gretta, la actuación en la azotea o la magnífica escena final en el escenario.

Los sentimientos son mucho más puros cuando suena la música que cuando los actores se empeñan en expresarlos, y eso que la química de Knightley (encantadora y arrebatadora) y Ruffallo es dinamita. Ciertas escenas quedan forzadas (la playlist en el móvil, momento excesivamente cultureta) y el peaje de Hollywood hace mella al incluir una trama familiar que nada aporta.

Menoshistorias de relleno y más actuaciones en directo hubieran redondeado la historia, que a pesar de todo se ve con tanto gusto y deja tan buen sabor de boca que parece mejor de lo que es. John Carney desaprovecha la genial idea de la que presume el productor que interpreta Mark Ruffallo: grabar canciones en escenarios reales de Nueva York, con sonido ambiente incluido e improvisaciones como incluir a niños del barrio para hacer los coros. Al final se queda en tres momentos puntuales, en los que la película se eleva para luego volver a caer.

En Begin Again se repite otro de los aciertos de Once, no forzar lo sentimental ni apostar por el clásico final feliz. La relación entre esta cantautora y el productor era una excusa perfecta para desarrollar una historia de amor empalagosa, pero Carney la mantiene a raya. Ellos flirtean, el público lo ve, e incluso quieren que algo pase, pero la vida es mucho más complicada. Algo que plasma muy bien en esa última escena con Keyra Knightley (que vuelve a reivindicarse como actriz) huyendo hacia quién sabe dónde.

El guion se atreve también a realizar una tibia crítica contra las productoras musicales, que sólo buscan sonidos prefabricados y poco arriesgados para lanzar sus productos, y que a pesar de que internet y la digitalización esté abaratando costes siguen llevándose la mayor parte del pastel de las ventas. Un guiño que hubiera dado más juego, pero que completa en la divertida escena que ocurre durante los créditos finales.

Begin Again

Director: John Carney

Duración: 104 minutos

Género: Melodrama

Nacionalidad: EEUU

Reparto:Keira Knightley, Mark Ruffalo, Hailee Steinfeld, Adam Levine, James Corden, CeeLo Green, Catherine Keener

Críticas de cine Keira knightley Cine