ambicioso biopic del paisajista inglés

Mike Leigh pinta con Turner

Joseph Mallord William Turner, el pintor más importante de la primera mitad del siglo XIX en Gran Bretaña, es una figura tan poco convencional que ni

Foto: La actriz Marion Bailey, el actor Timothy Spall y el director Mike Leigh, antes de la presentación de 'Mr Turner' (EFE)
La actriz Marion Bailey, el actor Timothy Spall y el director Mike Leigh, antes de la presentación de 'Mr Turner' (EFE)
Autor
Tags
Tiempo de lectura5 min

Joseph Mallord William Turner, el pintor más importante de la primera mitad del siglo XIX en Gran Bretaña, es una figura tan poco convencional que ni tan siquiera encaja en los tópicos a los que la ficción recurre cuando habla de arte. Mike Leigh ha querido retratar esta personalidad compleja, atormentada y elusiva en Mr. Turner, la película dedicada al precursor del impresionismo que se estrena este jueves en el Festival de Cannes.

El filme se sitúa a principios del siglo XIX, con un Turner ya adulto y el prestigio más que labrado. Recrea las dos últimas décadas de la vida y obra del pintor hasta su muerte en Chelsea, en 1951, en una época de profundos cambios artísticos y tecnológicos que le afectarán profundamente.

Presenta a un Turner que se aparta de los convencionalismos sociales, pero tampoco encaja en el arquetipo de artista bohemio que forjaba por entonces

Aunque es más conocido por sus retratos íntimos y realistas de ciertos espectros de la sociedad británica contemporánea, como Secretos y mentiras (Palma de Oro en Cannes 1996), Mike Leigh ya se había adentrado en una vertiente de la vida artística del siglo XIX con Topsy-Turvy, su filme sobre los compositores de operetas Gilbert & Sullivan. En Mr. Turner, el director elabora otro de sus complejos retratos individuales en los albores de la Inglaterra victoriana.

Presenta a un Turner que se aparta de los convencionalismos sociales, pero tampoco encaja en el arquetipo de artista bohemio que forjaba por entonces. Su principal vínculo afectivo durante buena parte del filme es con su padre, un antiguo barbero que le ayuda en el taller. La película apunta que la cercanía entre ambos podría deberse a la muerte prematura de una hermana y la posterior locura de la madre, a quien tuvieron que ingresar en un psiquiátrico.

Soltero empedernido, su relación con las mujeres también resulta heterodoxa. La madre de sus dos hijas irrumpe puntualmente en su rutina para reclamarle las mínimas responsabilidades al respecto. Turner aparece como si no hubiera tenido descendencia. Su fiel ama de llaves y amante ocasional es una presencia constante, que él apenas percibir. 

Presentación de la película 'mr. turner'
Presentación de la película 'mr. turner'

Como artista, Turner mantiene relaciones cordiales con la Academia, pero no duda en enfrentarse con algunos de sus más prestigiosos colegas y contemporáneos. Explica con todo detalle el famoso incidente en que Turner humilló a Constable al añadir en el último momento una única pincelada que le daba el toque maestro a su lienzo Helvoetsluys, mientras que su colega llevaba horas aplicándose en los innumerables detalles de La inauguración del puente de Waterloo. Con su gesto, Turner salía triunfador en el pulso entre el arte fruto del talento y el que se reivindica a través del esfuerzo.

La concepción del arte de Turner resulta visionariamente moderna en este y otros aspectos. En un momento del filme se ata al palo mayor de un barco para experimentar una tormenta marina desde dentro: el pintor no se limita a contemplar la naturaleza, la vive en su plenitud. Mientras se somete a todo el ritual para que un daguerrotipista tome su retrato, intuye que ese invento acabará con el trabajo de los pintores que plasman su entorno de la forma más realista  posible.

Los paisajes de Turner tienden entonces hacia una progresiva abstracción que le vale el desprecio y la burla de muchos de sus contemporáneos: en otra escena se muestra a la reina Victoria mostrando su disgusto ante algunos de sus lienzos. En un último momento de lucidez, el inglés rechaza una oferta de compra por toda su obra y decide legarla al estado para que el público pueda disfrutar de ella de manera gratuita...

Mike Leigh ha confiado en uno de sus intérpretes habituales, Timothy Spall, para encarnar al  pintor. Spall resalta la personalidad más bien hermética del personaje a través de un detalle. El rasgo más distintivo de este Turner cinematográfico es el gruñido inarticulado con que responde a todo tipo de preguntas y requerimientos.

Víctimas del integrismo

El segundo filme a concurso de la jornada es también la única película proveniente de África de la competición. En Timbuktú, Abderrahmane Sissako se fija en las consecuencias de la toma de poder de grupos yihadistas en la República de Mali. Desde una mirada tan poética como emocional, Sissako detalla cómo la población ha visto trastornada su cotidianidad por las imposición de un nuevo estado de derecho basado en la ley islámica: la pescadera se ve obligada a trabajar con guantes porque no puede mostrar públicamente las manos; a  los jóvenes  se les prohíbe cantar y todavía más hacerlo juntos en la misma habitación; los muchachos ya no pueden jugar a fútbol; una adolescente se ve forzada a casarse con uno de los ocupantes... Sissako combina el retrato coral con  el drama individual de una familia que ve cómo el padre es juzgado por un homicidio involuntario, con consecuencias trágicas.

Abderrahmane Sissako decidió filmar Timbuktú después de la atrocidad que tuvo lugar en Aguelhok, una ciudad al norte de Mali tomada por integristas musulmanes que lapidaron hasta la muerte a una pareja con hijos por el simple hecho de no estar casados, y colgaron el vídeo en Internet. Según declaraciones del director, este tipo de crímenes no tienen repercusión en la prensa internacional porque no suceden ni en Siria ni en Irán. Su película quiere compensar este olvido.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios