Es noticia
Menú
La dictadura del Síndrome del Peter Pan
  1. Cultura
  2. Cine
estreno de 'MALDITOS VECINOS'

La dictadura del Síndrome del Peter Pan

Nueva comedia estadounidense y nuevo repaso a los problemas del hombre a asumir la madurez

Foto: Fotograma del filme estadounidense
Fotograma del filme estadounidense

Atención, pregunta. ¿Existe alguna facultad de psicología del mundo donde el Síndrome de Peter Pan sea una asignatura? ¿No? Pues escuchen: en cinco minutos le montamos aquí una. Basta con recopilar todas y cada una de las comedias escatológicas/juveniles/urbanas rodadas en EEUU en los últimos 15 años y tendrá usted el mayor tratado jamás filmado sobre el egoísmo y la inmadurez del hombre moderno. Para colmo, además de aprenderlo todo sobre la resistencia a crecer como patología, se echará usted unas buenas risas viendo estas películas.

En efecto, la denominada Nueva Comedia Americana (NCA), que lleva desde finales de los noventa sacando brillo (con altibajos) al género de la cuchufleta, debería llamarseNueva Comedia de la Inmadurez, dado que ese parece ser el principio y el fin de todos sus gags. O laresistencia del hombre a asumir responsabilidad alguna (de la pareja a la paternidad) como fuente cómica inagotable.

Estafijación es algo culturalmente asombroso -que todo un género cinematográfico dedique tantos esfuerzos y tanto tiempo en buscar las cosquillasal mismo asunto-pero también tiene sus peligros. Sus parodias de las crisis masculinas de madurezson, a la vez, el punto fuerte y el punto débil de este movimientocinematográfico. El motor cómico responsable tanto de varios filmes antológicos como de la actual sensación de parálisiscreativa. En ese sentido, no parece casualidad que lareciente irrupción de comedias escatológicas femeninas (La boda de mi mejor amiga, Despedida de soltera) sealo mejor que le ha pasado a la NCA en los últimos años al ampliar suabanico temático.

Y en esas llegó Malditos vecinos, que se estrena hoy. La película, protagonizada por el omnipresente Seth Rogen (Lío embarazoso, Superfumados, Juerga hasta el fin)y dirigida por Nicholas Stoller (Paso de ti, Todo sobre mi desmadre, Eternamente comprometidos), es a la vez signo de la madurez y la decadencia de un género.

Madurez y decadencia porque estamos ante una comedia barroca, tanto por su tendencia a dialogar con sus predecesoras (una autoconsciencia referencial que va incluso más allá de la NCA para recuperar la comedia ochentera de desfases universitarios) como por su desparpajo a la hora de contar dos películas en una y hacerlas colisionar.

placeholder Cuando la juerga llega a la puerta de casa

En efecto, por si no tuviéramos suficiente con las peripecias de sus protagonistas, una joven pareja con bebé recién salido del horno, también hay sitio aquí para laslocas juergas de una cofradía universitaria. Todo ello sucediendo simultáneamente y puerta con puerta. Unos tratando que la criatura no se despierte por la noche, los otros montando fiestón tras fiestón. Hasta que estalla la inevitable jarana vecinal.

La paradoja es que el choque (cómico) de contrarios (puretas que quieren conciliar el sueño contra jovencitos que creen que dormir es para perdedores) es tambiénespejo de iguales. El macho alfa juvenil que lidera la cofradía y el macho alfa madurito que juega a ser papá tienen en común un síndrome de Peter Pan más o menos avanzado/superado.

Si bien la película se ve con agrado y demuestra lo mucho que se ha sofisticado el género de la comedia gamberra, capaz de realizar con solvencia muñecas rusas cinematográficas (De juerga hasta el fin a Malditos vecinos), el director no acaba de dar aquí con la tecla del humor desternillante. Quizás porque el filme está tan convencido de ser gracioso que no solo cae en la indulgencia, sino que acaba descuidando una aspecto fundamental de las grandes comedias peterpanescas: en el fondo nos reímos tantoporque es un drama ver a hombres de cuarenta años perdiendo los papeles por su incapacidad de asumir el paso del tiempo. En otras palabras: Hay mucho juego en Malditos vecinos, pero poco dolor.

Atención, pregunta. ¿Existe alguna facultad de psicología del mundo donde el Síndrome de Peter Pan sea una asignatura? ¿No? Pues escuchen: en cinco minutos le montamos aquí una. Basta con recopilar todas y cada una de las comedias escatológicas/juveniles/urbanas rodadas en EEUU en los últimos 15 años y tendrá usted el mayor tratado jamás filmado sobre el egoísmo y la inmadurez del hombre moderno. Para colmo, además de aprenderlo todo sobre la resistencia a crecer como patología, se echará usted unas buenas risas viendo estas películas.

El redactor recomienda