shailene woodley estrena el blockbuster de moda

“Después de ‘Divergente’ me apetece más que nunca hacer películas independientes”

La actriz da el salto del cine indie a producciones que arrasan en todo el mundo, aunque manifieste su preferencia por películas de menor presupuesto

Foto: Estreno de Divergente en Madrid
Estreno de "Divergente" en Madrid
Autor
Tiempo de lectura4 min

Shailene Woodley se presenta ante la prensa con cara de pocos amigos. Se nota que no se siente cómoda en los actos promocionales de su última película, Divergente. Alejada de todo el glamour con el que luego se la verá en la alfombre roja, la actriz viste un jersey ancho, apenas lleva maquillaje y no se esfuerza en mostrarse simpática y encantada de haberse conocido. Sus respuestas son directas, sinceras. Si no le gusta tu pregunta lo notarás en seguida.

Una personalidad introvertida, lejos del prototipo encantador que han instaurado nuevas estrellas como Jennifer Lawrence o Emma Stone. Todos aquellos que han trabajado con ella han quedado prendados con su talento, como confirma a El Confidencial el director de Divergente, Neil Burger, que se confiesa encantado con su “honestidad”, a la vez que explica que la escogió sin ningún tipo de presión por parte de la productora: “Quería a la mejor actriz posible y ella era la mejor”.

Precisamente con Lawrence ha sido comparada en más de una ocasión por ese cambio del indie a una saga de éxito. Internet difundió el rumor de que la actriz de Los juegos del hambre llamó a Woodley para que aceptara el papel de Divergente. Un rumor por el que es preguntada en la presentación en Madrid de la película, su respuesta es clara: “Eso no es cierto”. Cambio y corto.

Shailene Woodley junto a Theo James y Neil Burger en la presentación de 'Divergente' (EOne)
Shailene Woodley junto a Theo James y Neil Burger en la presentación de 'Divergente' (EOne)
Shailene Woodley saltó a la fama por su papel en Vida secreta de una adolescente, una serie que le colocó en el radar de los productores americanos. Alexander Payne le dio el papel que cambió su carrera, el de la rebelde hija adolescente de George Clooney en Los descendientes. Los premios por su poderosa interpretación se sucedieron, aunque los Oscar se olvidaron de ella. Para contestar, dos años después Shailene Woodley volvió a conseguir premios y nominaciones gracias a The spectacular now, una de las joyas independientes del año pasado.

La actriz se ha convertido en una de las musas del cine indie americano, una intérprete que destaca por encontrarse mucho más cómoda alejada de las grandes producciones. Ella misma no tiene ningún problema en manifestar su predilección por las producciones más modestas.

“Después de esta película, definitivamente me apetece mucho más que nunca hacer películas independientes” confiesa preguntada por este periódico sobre cómo pretende enfocar su carrera. No le importa que estemos en medio de la promoción de uno de los blockbusters del año, al cual estará unida por otras tres películas.

Shailene Woodley se manifiesta orgullosa del resultado de Divergente, aunque en sus respuestas siga deslizando todo aquello que no le ha gustado de este proyecto. Preguntada por la escena más difícil de rodar, la actriz pasa de lugares comunes para atizar decisiones que no compartió durante el rodaje: “El momento en el que le pego un tiro a Peter, nunca me gustó la frase que tengo que decir, así que el momento resulto mucho más difícil de lo que suponía”.

Su sinceridad deja huella cuando cuenta qué mensaje le gusta del filme. La actriz hace mención a una frase del libro de Veronica Roth que tuvo que leer en las audiciones, pero añade que cree que ese momento no está incluido en el corte final de la película.

Por anécdotas como esa Woodley destaca el “entorno” que se crea en los filmes de menos presupuesto. Un entorno del que ha vuelto a disfrutar en sus dos próximas películas. La primera, es la nueva película del enfant terrible Gregg Araki, White bird in a blizzard. La segunda, la adaptación para cine del best seller Bajo la misma estrella, de John Green. En él dará vida a una adolescente enferma de cáncer que se enamora. Un dramón de corte indie que podría devolverla a la senda de los premios a final de año.

Mientras tanto sigue la incógnita sobre su participación en otro supertaquillazo: la saga de The Amazing Spider-Man. La actriz rodó escenas para la segunda parte de la franquicia de Marvel que finalmente fueron quitadas en el montaje final. Su papel era el de Mary Jane, el nuevo interés amoroso de Peter Parker.

Tras desaparecer de la película la actriz manifestó en plena promoción de Divergente que el que volviera a la saga no sólo era una cuestión de agenda, sino también una cuestión sobre si ella quería o no. Otro dardo más de una de las actrices más prometedoras del momento, a la que los blockbusters parecen dar alergia.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios