Y al tercer día el cine bíblico resucitó
  1. Cultura
  2. Cine
las películas religiosas revientan las taquillas

Y al tercer día el cine bíblico resucitó

La teleserie de la Biblia resucitó el interés de la gente por las historias religiosas. 2014 se confirma como el año en el que Jesús, Noé... volvieron a las salas

placeholder Foto: Russel Crowe en una escena de 'Noé' (Paramount Pictures)
Russel Crowe en una escena de 'Noé' (Paramount Pictures)

El 3 de marzo del 2013 llegaba al canal History Channel americano la serie sobre La Biblia. Un proyecto de diez horas de duración (cinco para el antiguo testamento y cinco para el nuevo) que, en palabras de su productor, Mark Burnett, era el proyecto más ambicioso sobre el libro desde Los diez mandamientos (parece ser que se olvidaba del éxito de La pasión de Cristo).

Burnett aseguró ante su público objetivo, la comunidad cristiana, que querían acercar La Biblia a una nueva generación, y por ello el lujo y los efectos especiales que envolvieron la historia. En su primer pase la serie obtuvo más de 13 millones de espectadores. La mayor cifra para un programa de ficción en una televisión por cable ese año.

Un éxito que llevó a sus responsables a realizar hasta videojuegos temáticos de la mano de Lightside Games, experta en juegos bíblicos en Facebook como Journey of Moses.

La serie de La Biblia demostró que no quedan tan lejanos los tiempos de Rey de Reyes, y que el interés por las historias religiosas seguía vivo. Un 77% de la población americana se definecomo cristiana, a pesar de ser un estado laico.

Fotograma de'Son of God'Un porcentaje muy parecido al que hay en España, donde la serie de La Biblia también fue líder de audiencia en su emisión en Antena 3 rozando los cuatro millones de espectadores. Jesús. Noé, Judas y compañía habían vuelto con fuerza.

Los productores de la serie no tuvieron dudas y decidieron explotar la gallina de los huevos de oro que tenían entre manos. El siguiente paso fue asaltar los cines. Cogieron al personaje más carismático de la producción: Jesús de Nazaret, reciclaron las escenas ya emitidas y añadieron otras que habían sido rodadas a la vez pero no incluidas en la miniserie. Una versión larga de lo ya visto que movilizó a todos los fieles y a las iglesias.

La archidiócesis de Los Ángeles repartió de forma gratuita entre sus seguidores más de 9.000 entradas para ver la película y muchos grupos religiosos alquilaron salas enteras para poder disfrutarla. Además estrenaron copias dobladas al español para el mercado latino, cada vez más en auge en EEUU. El resultado: más de 25 millones de dólares de recaudación en su primera semana en cines y 56 millones para un filme de bajo coste de producción. Un negocio redondo.

El éxito de la serie ha animado a las grandes productoras de Hollywood a seguir explotando el sector religioso y ha dado luz verde a varias producciones que llegarán en 2014. La primera de ellas es Noé, la mítica historia del diluvio universal y su arca, que se ha estrenado este fin de semana en América, y lo hará el próximo viernes en España. Una fecha más que adecuada, coincidiendo con el comienzo de la Semana Santa.

Paramount ha puesto toda la carne en el asador con este proyecto. Más de 125 millones de presupuesto y manga ancha a uno de los directores más personales del Hollywood actual: Darren Aronofsky. Un proyecto personal del realizador que ha escrito, dirigido y en el que ha participado en la producción.

Será la primera superproducción bíblica que llegue a la gran pantalla en años. Para ello Paramount ha desplegado un gran arsenal promocional y ha conseguido un reparto que mezcla estrellas consagradas, Russel Crowe y Jennifer Connelly, con jóvenes promesas como Emma Watson y Logan Lerman. Intentan que no sólo el sector religioso responda ante un filme demasiado caro para fracasar.

Esta macro campaña de publicidad ha culminado a lo grande, con una visita de todo el reparto al Papa Francisco. Paramount cerraba la polémica que había surgido en diferentes medios que aseguraban que Aronofsky había realizado una versión demasiado libre del texto.

El Papa no pudo ver la película, aunque Russell Crowe declaró a EFE, después de la audiencia, que estaba seguro de que la verá y la encontrará “fascinante”. “La gente que le rodea la ha visto, he tenido conversaciones con un par de personas que están en las altas esferas de la Iglesia Católica y les encantó la experiencia”, añadía el actor dirigiéndose al público objetivo con el que quieren llenar las salas.

La promoción de Noé no ha perdido nunca la oportunidad de remarcar el lado religioso de la película y en su primer fin de semana ha superado las expectativas puestas en ella logrando 44 millones de dólares.

La Biblia que está por venir

Este boom por el cine bíblico no ha hecho más que empezar. A partir de ahora habrá que prepararse para el desembarco de películas religiosas.

Uno de los que se han apuntado a este filón comercial es Ridley Scott. Todavía sin fecha de estreno (dependerá de sus potenciales opciones para los Oscar) el actor ha rodado en Almería, Éxodo.

El filme contará la historia (de nuevo) de Moisés, desde su nacimiento hasta la liberación de su pueblo por el desierto. Por supuesto todo en el marco de una superproducción épica dispuesta a reventar las taquillas con su mezcla de religión y filme de aventuras.

Charlton Heston en 'Los diez mandamientos'Como gancho comercial Scott ha conseguido que Batman se convierta en Moisés. Christian Bale ha asumido el personaje principal de este filme de 20th Century Fox que ha costado más de 150 millones de dólares.

En la recámara otros dos proyectos que esperan luz verde por parte del algún estudio. El primero la historia de Caín y Abel que pretende adaptar Will Smith en la que sería su primera película como director. Un filme largamente rumoreado que no termina de echar a andar. El segundo viene de la mano de uno de los maestros de la polémica: Paul Verhoeven (Instinto Básico, Showgirls…).

El director quiere ofrecer una visión alternativa de la vida de Jesús en Jesús de Nazareth, una adaptación de su propia novela con guion de otro experto en provocar: Roger Avary (guionista de Pulp Fiction). Un filme que podría levantar las iras de los cristianos, tal cual expresó el propio director al hablar del proyecto en 2006: “Mi guionista me dijo que no hiciera la película en Estados Unidos porque podrían dispararme”.

Hollywood Cine Religión