Cine: Emilio Martínez Lázaro: El Gobierno odia al cine español
el director presenta 'ocho apellidos vascos'

Emilio Martínez Lázaro: “El Gobierno odia al cine español”

El director presenta su nueva comedia 'Ocho apellidos vascos'. Una trama romántica con el nacionalismo vasco como telón de fondo

Foto: Presentacion de la pelicula ocho apellidos vascos
Presentacion de la pelicula "ocho apellidos vascos"

La carrera de Emilio Martínez Lázaro (Madrid, 1945) siempre se ha mantenido unida a la comedia española. Los dos lados de la cama, Amo tu cama rica, Los peores años de nuestra vida… éxitos de público que ha alternado con obras dramáticas como Las 13 rosas y La voz de su amo, que ofrecieron un registro diferente del realizador.

Su nuevo filme, Ocho apellidos vascos, es, de nuevo, una comedia, pero con el nacionalismo vasco de fondo. Una apuesta arriesgada con la que espera reavivar la taquilla del cine español.

Martínez Lázaro atiende a El Confidencial para analizar las claves de la comedia, de nuestro cine y hasta de la clase política española. El propio realizador se sorprende de hasta qué punto la política ha acabado por colonizar todos los aspectos de nuestra vida y de la inevitabilidad de acabar hablando sobre ello.

PREGUNTA: Se ha hablado mucho de '8 apellidos vascos'. ¿Hay presión por el resultado de taquilla?

RESPUESTA: Sí, siempre hay presión. Esta película parece que lleva buen camino. Esta vez he notado más la presión en los productores que en mí, están expectantes.

P. Ha ofrecido el papel protagonista a un novato en el cine como es Dani Rovira.

R. A Dani Rovira le conocí como monologuista y vi que tenía un gran dominio de la escena, dominaba un teatro entero con nada, él solito en el escenario hablando. Dominaba las pausas, el ritmo, los chistes… Era muy bueno. Hablando con él vi que era el personaje porque destila buen rollo, bondad, tranquilidad y es muy ingenioso. Además tenía una química increíble con Clara Lago, era como si hubieran nacido el uno para el otro y dije ya está. Es un hallazgo.

P. ¿El resto del reparto lo tenía claro?

R. No, fue todo muy laborioso. El único nombre que salió directamente fue el de Carmen Machi. Dudamos con Karra Elejalde, porque la gente decía que tenía imagen de duro, que siempre hace de policía malo. Yo, como le conozco, les decía que no era así, que Karra Elejalde es un buenazo, muy buena persona. Fue muy interesante porque en la película le vemos pasar de padre ogro a padre maravilloso.

Presentacion de la pelicula 'ocho apellidos vascos'
Presentacion de la pelicula 'ocho apellidos vascos'

P. La película es una comedia, pero principalmente es un canto al fin de los prejuicios entre comunidades autónomas.

R. Sí, es una comedia romántica con final feliz, aunque sea entre comunidades y con lo políticamente incorrecto de fondo. Pero es una comedia sobre un tío que se enamora y sobre todos los prejuicios antivascos de los andaluces y viceversa.

P. Una comedia que se atreve a tocar el sentimiento nacionalista. ¿Tuvo miedo de que le acusaran de frivolizar?

R. No. Por una razón, la película es un epígono de Vaya semanita que se emite desde hace tiempo con muchísimo éxito en el País Vasco, lo que nos da la idea de que, por lo menos, iban a aceptarlo.

P. ¿Y desde fuera del País Vasco?

R. No, ¿Por qué?

P. Hombre, porque esos prejuicios siguen existiendo.

R. Ya, pero como la película lucha contra eso nadie querrá reconocerse entre los que tienen prejuicios, sino que todos querrán reconocerse entre los que no los tienen, que luego es mentira. Pero la gente se querrá apuntar a ser de los buenos.

Emilio Martínez Lázaro, director de 'Ocho apellidos vascos'
Emilio Martínez Lázaro, director de 'Ocho apellidos vascos'
P. Usted ya trato el conflicto vasco en La voz de su amo. Desde entonces ha habido un gran cambio de la situación.

R. Hombre, sólo hay que leer los periódicos. La voz de su amo está planteada en el peor momento del terrorismo, en los años 80, cuando las muertes y los asesinatos de ETA eran diarios. Había muchos muertos, era salvaje, y esto se ha acabado.

P. Hubiera sido posible hacer una comedia como Ocho apellidos vascos hace 15 años?

R. Hace 15 años sí, pero en los años 80, evidentemente, no.

P. ¿Es mucho más difícil levantar un proyecto en la actualidad en España?

R. Ahora es mucho más difícil, y ya era muy difícil entonces.

P. ¿Cree que existe una industria de cine español?

R. Hay una industria y hay un tejido muy importante de trabajadores, técnicos, actores muy buenos, buenos directores, buenos guionistas… Lo que no hay es financiación de los proyectos.

P. ¿Financiación pública, privada o ambas?

La financiación privada solo llega cuando un proyecto es rentable, y para que una película sea rentable tiene que tener ayudas públicas. Las ayudas públicas fiscales en Alemania e Italia tienen una rebaja del 40% mientras que en España están en el 18%R. La financiación privada solo llega cuando un proyecto es rentable, y para que una película sea rentable en Europa, también en EEUU, pero sobre todo en Europa, tiene que tener ayudas públicas. Las ayudas públicas fiscales en Alemania e Italia tienen una rebaja del 40% sobre los beneficios, mientras que en España están en el 18%. ¿Somos tan distintos de los alemanes o los italianos que tenemos que tener el 18 y suplicar que lo suban al 25%? Y encima no lo van a subir. ¿Qué pasa aquí? ¿Qué ventajas ven los alemanes y los italianos en hacer eso que aquí el gobierno no sabe ver? Pues no se puede decir otra cosa: el Gobierno español tiene prejuicios contra nosotros, punto. Nos odian. No podemos verlo de otra manera.

P. Ahora hay promesas…

R. ¡Pero son mentira!

P. Se dice que va a bajar el IVA

R. Yo no estoy en el ajo de esto, pero me llegó la noticia de que iban a bajarlo porque no era rentable. Se recaudaba lo mismo o incluso menos que antes. Pero lo que yo me pregunto es, si en Portugal no lo han subido, que es un país que está mucho peor que nosotros, si en Grecia tampoco, ¿por qué coño lo han subido aquí? Es que aquí la explicación sólo es política, por muchas vueltas que le dé no hay otra opción.

¿Por qué aquí son tan listos y espabilados para unas cosas y tan torpes para otras? ¿Por qué hacen esa puta amnistía fiscal y después nos suben el IVA a nosotros? Es que es para estar cabreado¿Por qué este país es el único al que se le ocurren esas cosas? ¿Por qué aquí son tan listos y espabilados para unas cosas y tan torpes para otras? ¿Por qué hacen esa puta amnistía fiscal y después nos suben el IVA a nosotros? Es que es para estar cabreado. Al final nos cabremos y la gente dice ya están otra vez estos…

P. Al final se usa de forma política y la gente tiene prejuicios hacia el cine español. ¿Qué se puede hacer?

R. Pues por ejemplo no hablar de esto, no hablar de dinero, hacer nuestro trabajo y punto. Pero luego hay una cosa muy difícil, en un país tan fragmentado donde los catalanes sienten que no son españoles, los vascos quieren la independencia, los andaluces dicen que no son como los extremeños, los extremeños dicen que no se qué… dan ganas de decir: ¡Pero si somos todos iguales! ¿Por qué ocurren estas cosas? España es un país muy raro.

Yo soy, sinceramente, defensor de la unidad de España. No creo en el independentismo catalán, respeto al que lo crea, pero creo que deberían preguntarme también a mí. Pero al mismo tiempo que digo esto también pienso: ¿Por qué Rajoy no tiene otra respuesta que decir que no habla con ellos? Pues no es eso, se puede hablar, y luego ya se decidirá si sí o si no… Ves, ya estamos hablando otra vez de política.

Yo soy defensor de la unidad de España. No creo en el independentismo catalán. Pero al mismo tiempo pienso: ¿Por qué Rajoy no tiene otra respuesta que decir que no habla con ellos? Pues no es eso, se puede hablarP. Bueno, es que es inevitable, la política nos invade.

R. Sí, al final todo tiene una referencia política. Aquí lo que sigue habiendo no es Cataluña y España, lo que hay son dos Españas: la de izquierdas y la de derechas. Y esa sigue existiendo. Lo otro son gilipolleces.

P. Difícil de arreglar.

R. Muy difícil. Son muchos siglos. Y ahora está todo lleno de una demagogia barata. Cuando veo la televisión digo: pero cómo estos tíos podrán decir esas cosas que ni siquiera se creen y que al año quedan desmentidas. Y cuando después se las enseñan no se avergüenzan, no se ponen colorados. No tiene vergüenza.

Te digo una cosa, la derecha española no es la derecha que nos gobierna. Hay una derecha mucho mejor, que tiene mucho más dinero y que es mucho más liberal. Y también hay una derecha aún más liberal a pesar de no tener tanto dinero. A nosotros nos ha tocado la derecha cutre, la derecha trepa, la que quiere hacer dinero con la política, que es una derecha impresentable. Y en España hay otra derecha muy presentable, más en la línea con la europea. 

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
60 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios