Hacienda se hace de oro con las superproducciones del cine español
  1. Cultura
  2. Cine
Memoria económica del rodaje más caro de 2013

Hacienda se hace de oro con las superproducciones del cine español

La industria presenta a Montoro los datos fiscales del rodaje de uno de los blockbusters españoles de 2014: 1,7 millones de euros pagados al Estado

placeholder Foto: Montoro, Sáenz de Santamaría y Wert en una rueda de prensa. (EFE)
Montoro, Sáenz de Santamaría y Wert en una rueda de prensa. (EFE)

Bienvenidos a la balanza fiscal del cine español que Cristóbal Montoro nunca publicará. Ocurrió el pasado jueves. El titular de Hacienda se reunió con los productores para hablar de financiación. Entre los datos que se pusieron encima de la mesa destaca uno sobre el impacto económico de las superproducciones nacionales. Una cifra que quizáshaya obligadoa Montoro a replantearse si el sistema de ayudas públicas al cine español es ruinoso o un fabuloso negocio para el Estado.

Hablamos de la memoria económicade una película rodada en 2013, que se estrenará en 2014 y que cuenta con uno de los mayores presupuestos del cine español en los últimos tiempos: 7 millones de euros. El filme recibió también una de las subvenciones más altas: 1,2 millones de euros. En efecto, parece mucho dinero público, pero quizás no sea tanto si atendemos a la letra pequeña (esa que no suele publicarse) de las cuentas del rodaje:1,7 millones de euros para el Estado. Y eso que la películaaún no se ha estrenado.

¿Cómo es posible? Pues vía IVA, IRPF y Seguridad Social. Ese dinero sale principalmente de la contratación de 1.624 trabajadores para rodar una película con muchos extras y muchas localizaciones.

González Macho, presidente de la Academia, con Wert en la gala de los Goya (EFE)

Un negocio millonario

Estos datos, que salen de un informe interno de FAPAE que no se ha hecho público, ni siquiera incluyen todo el dinero ingresado hasta ahora por Hacienda por el largometraje: faltan los pagos al fisco de las agencias que contrataron figurantes. Estamos, por tanto, ante una cifra de beneficio estatal (1,7 millones pagados por la productora) que se queda corta.

Descontada la subvención, el Estado ha ganado ya 0,5 millones de euros con un filme que aún no ha iniciado su explotación comercial

Sea como fuese, el Estado ha ganado ya (como mínimo y tras descontar la subvención) 0,5 millones de euros con una película que aún no ha iniciado su explotación comercial. En unos meses Hacienda cobrará también el IVA de las entradas, el de las copias y el de las ventas internacionales. Hablamos del 21% de los beneficios de una película que, si todo va como está previsto, generará varios millones de euros por dichos conceptos. O el negocio millonario (para Hacienda) de las superproducciones españolas.

Para que se hagan una idea: el año pasado el Estado recaudó por el IVA de las entradas de cine cerca de 90 millones de euros (la cifra más alta de la historia gracias a la subida del IVAy pese al desplome de la taquilla).

Dicha cantidad casi triplica la del Fondo de Ayuda a la Cinematografíapara2014: 33,70 millones de euros, un 62% menos que en 2010.

Crisis del modelo de superproducciones: casi el 90% de los filmes rodados en España en 2013 tuvieron menos de 2 millones de presupuesto

Ocurre que el hachazo a las ayudas públicas ha dinamitado la capacidad de la industria para generarsuperproducciones. El 40% de las películas rodadas en España en 2013 contaron con menos de 1 millón de euros de presupuesto. El 47% costaron entre 1 y 2 millones de euros. Sólo el 7% valieron más de 4 millones de euros (incluida la de los 7 millones de euros de la que hablamos).

El contraste entre el dinero generado por las superproducciones españolas y la escasez de las mismas explicaría un comentario hecho por Ramón Colom, presidente de FAPAE, durante su reunión con Montoro: sería positivo que hubiera "dos o tres" películas de la magnitud de Lo imposible al año, aunque para eso "hay que ayudar".

El primer interesado en que se ruede cine es el Estado. El cine es una fuente de ingresos constante. Gasta por un lado y recupera (más) por el otro

Colom aclaró luego sus palabras a El Confidencial: "Lo dije como ejemplo de lo que podía llegar a ser el cine español para el Estado. El primer interesado en que se rueden películases el Estado. El cine es una fuente de ingresos constante. El Gobierno gastapor un lado y recupera (más) por el otro".

El dato de 1,7 millones de euros generados por un filme antes de su explotación comercial es importante porque, más allá de estimaciones (se calcula que el cinegenera 4 euros por cada euro recibido por el Estado), no existe una memoria económica detallada delimpacto económico del cine español. El día que se haga una balanza fiscalrespaldada por cifrasquizás cejen las críticas alas ayudas públicas. O no.

De momento, Cristóbal Montoro ya tienela memoria económica de una de las películas españolas de año. Ahora tendrá que ser Hacienda la que decida si las cuentas del cine español salen o no rentables a los contribuyentes.

Cine
El redactor recomienda