betsy prioleau analiza a los grandes seductores

Secretos para ser un galán de película

El libro 'Los grandes seductores y por qué las mujeres se enamoran de ellos' ofrece un repaso a las características que tiene que tener un buen galán

Foto: Clark Gable y Hedy Lamarr en 'Camarada X'
Clark Gable y Hedy Lamarr en 'Camarada X'

“Casi todas las mujeres han soñado con un gran amor”, decía Simone de Beauvoir en su obra  El segundo sexo. Lo que no añadió es que todas ellas lo que realmente quieren es tener un romance (o una aventura) con una estrella de cine. Un galán de Hollywood de los de toda la vida, como Errol Flynn, Gary Cooper o Clark Gable. Hombres atractivos, pero con el punto de picardía que tan irresistibles les hacía.

No es de extrañar que Betsy Prioleau, en su libro Los grandes seductores y por qué las mujeres se enamoran de ellos (Editorial Lumen), utilice constantemente los referentes culturales y cinematográficos para hacer una radiografía del perfil del galán. Sus tipos, sus características, su forma de actuar y comportarse… todo se encuentra en las más de 300 páginas que la autora utiliza para ofrecer su visión del mito del seductor y romper muchos estereotipos al respecto.

Para ello no duda en introducir declaraciones provocativas como esta de George Clooney “Me he acostado con demasiadas mujeres, he tomado demasiadas drogas y he estado en demasiadas fiestas”. Este libro servirá tanto de reafirmación para las mujeres como de guía secreta para los hombres en la que encontrarán pistas para ayudarles a convertirse en un nuevo seductor. Estas son las características que un buen Don Juan debe tener.

Ashton kutcher contratado por el gigante tecnológico chino lenovo como ingeniero
Ashton kutcher contratado por el gigante tecnológico chino lenovo como ingeniero
El amor a las mujeres de Ashton Kutcher: al exmarido de Demi Moore y actual pareja de Mila Kunis  le encanta la compañía de las mujeres. Pero, como asegura Prioleau en su libro, disfruta teniéndolas no solo como amantes, sino también como amigas y como iguales. Esto es debido a la gran influencia que ha ejercido en él su madre, que le enseñó a valorar y disfrutar de su presencia.

Otro galán empedernido que aprendió gracias a vivir rodeado de mujeres es Warren Beatty , no hay que olvidar que su hermana mayor es Shirley MacLaine, que siempre ha demostrado un gran carácter. En una de las últimas biografías escritas (sin su consentimiento) sobre el actor, el escritor Peter Biskind estimó que hasta 12.775 mujeres habían pasado por la cama de Beatty, entre ellas nombres como Natalie Wood, Julie Christie, Diane Keaton, Faye Dunaway, Madonna, Cher o Maria Callas.

La masculinidad imperfecta y la experiencia sexual de Jack Nicholson: el ganador de tres Oscar nunca ha ocultado su adoración por las mujeres y el sexo, igual que tampoco ha escondido su pasado y sus rupturas. Para la autora esa mezcla de chulería y fragilidad es lo que le ha hecho tan irresistible para las mujeres “su inseguridad mezclada con la confianza” una confianza que se demuestra en el libro cuando uno lee frases mencionadas por Nicholson como esta “Sólo tomo Viagra cuando estoy con más de una mujer”.

Esto lleva a la segunda característica que le ha convertido en uno de los mayores ligones de la historia de Hollywood: su disposición para ser mejor en la cama. Betsy Prioleau descubre en su obra que Nicholson de joven “tenía gatillazos y disfunción eréctil”, por lo que se sometió a psicoterapia reichiana, y fue aprendiendo y mejorando sus técnicas amatorias. Por lo que la autora deja claro que “Los hombres no nacen con un gen para el buen sexo, hay que practicar y tener predisposición”.

El actor Jack Nicholson
El actor Jack Nicholson
La androginia de Gary Cooper: es irónico que uno de los iconos de la seducción en Hollywood sea destacado en esta publicación por su androginia, pero es que el atractivo de Cooper y su fama se creó, según Jeffrey Meyers en una de sus biografías, gracias a que era “deliciosamente andrógino”. El actor poseía una mezcla entre la dulzura femenina y la fanfarronería masculina, además de una gran ternura y una sensibilidad artística especial. Las mujeres, entre ellas Ingrid Bergman, Grace Kelly, hacían cola para acostarse con él.

La creatividad de Mick Jagger: efectivamente el líder de los Rolling Stones no es una estrella del cine, aunque es toda una celebridad que ha mantenido relaciones sentimentales con la modelo Bianca o con Carla Bruni entre otras. Lo curioso del caso es que Jagger es objetivamente feo y, sin embargo, todo un rompecorazones. El cantante es comparado con un chamán y es descrito como el equivalente masculino a la bruja, que siempre ha mantenido un extraño poder de seducción a pesar de su aspecto. Por ello no duda en realizar todo tipo de extravagantes actuaciones y encantamientos encima de un escenario, una serie de ritos que le han llevado incluso a meterse un calcetín en la entrepierna para simular una erección. Está claro que los trucos de Mick Jagger funcionan, al menos para sus fans.

El aspecto de Johnny Depp: sí, de Johnny Depp. El mismo que acude a las premieres de sus filmes lleno de accesorios como plumas, sombreros estrambóticos y gafas tintadas. Pero es que un aspecto más sofisticado no tiene por qué significar que las mujeres vayan a caer rendidas. La originalidad de Depp es una de sus señas características consiguiendo así “un mayor impacto erótico”, como explica el libro de Betsy Prioleau.

El baile: no se puede citar sólo a un galán como ejemplo del bailarín perfecto, pero si uno presta atención verá que las películas de adolescentes más famosas presentan a hombres encantadores que se desenvuelven perfectamente en la pista de baile, como Patrick Swayze en Dirty Dancing, o el canalla de Danny Zuko interpretado por John Travolta en Grease. Pero el mito del bailarín no existe sólo en la ficción. Ahí tenemos a Mijaíl Baryshnikov, también conocido como el Casanova ruso, que también probó suerte como actor en las últimas temporadas de Sexo en Nueva York. Isabella rossellini, Liza Minelli, Jessica Lange… todas ellas se dejaron arrastrar por “Misha” después de verle encima de un escenario.

Estos trucos son sólo consejos que Los grandes seductores ofrece al lector, pero el propio libro sabe que no existe la fórmula mágica para ser atractivo. Uno podría intentar convertirse en uno de sus admirados galanes y seguir en la soltería de por vida. Y es que, como concluye el libro, (con una frase de Betty Midler en ¿En qué piensan las mujeres?) “Si sabes lo que quieren las mujeres, serás el rey”. Tan fácil, o difícil, como eso.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios