ENTREVISTA A JULIO MEDEM

"La película de Balenciaga no sale de mis entrañas"

El director Julio Medem, que lleva tres años afincado en Los Ángeles, cuenta las claves de su biopic sobre el célebre modisto

Foto: El director español Julio Medem (EFE)
El director español Julio Medem (EFE)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

Julio Medem (San Sebastián, 1958) lleva tres años afincado en Los Ángeles, justo a una manzana de los Estudios Fox. Curiosamente, su domicilio desentona con el resto del vecindario: una pequeña casa de estilo mediterráneo con un imponente olivo. Cosas del destino encontrar una vivienda en Los Ángeles que parece salida de Lucia y el sexo.

Ahí fue donde se topó con el proyecto sobre la vida del modisto Cristóbal Balenciaga, que Medem rodará en unos meses. "Ya conocía al personaje, pero ahora le he conocido profundamente", explica el director donostiarra a El Confidencial.

Es una película sobre un genio donostiarra "Me sentí emocionado cuando me ofrecieron dirigir un proyecto del que me gustaba tanto su historia como su guión. Una película sobre un genio donostiarra que no se mudó de San Sebastián hasta los 42 años. Su fama la obtuvo en Paris, donde hizo historia, pero sus inicios fueron en nuestro país. Los grandes temas de su vida fueron su relación amorosa con Vladzio [Zadorowski D’Attainville] y su llegada a Paris, donde se hizo un sitio en la industria de la moda, entre Chanel y Dior", cuenta el director.

Al contrario que en sus proyectos anteriores, el guión de Balenciaga no lo firmará Medem, aunque hará su aportación. "Los guionistas querían que sugiriera algunas ideas. Vamos por la cuarta versión del guion. Estamos trabajando duro. La historia se está enriqueciendo con la investigación histórica, que ahonda en la vida de Balenciaga en el París ocupado por los nazis, que es el eje central de la historia en estos momentos, aunque aún estamos tratando de encontrar la identidad del personaje", aclara el director.

El imaginario de un hombre de moda

Más allá de la palabra escrita, Medem tiene un intenso trabajo visual por delante. "Estoy dando vueltas a cómo visualizar los mundos de Balenciaga porque la historia se contará en primera persona y el plasmó su imaginario en los vestidos", aclara.

Fue un modisto, pero sobre todo fue un artistaEl director tiene ya varias cosas claras sobre la identidad del protagonista de su próxima película. Según Medem, Balenciaga fue algo más que un simple experto en moda. "Fue un modisto, pero sobre todo fue un artista, un genio que, como tal, tenía sus particularidades, sus obsesiones, era muy meticuloso y controlador. Pero lo más relevante de todo era su carácter reservado, totalmente opuesto al mundo de Chanel o Dior. Balenciaga sólo concedió dos entrevistas, ambas al final de su vida. Esto es algo muy vasco, un carácter hermético y cerrado. Pese a todo, su influencia profesional fue muy grande. Se ganó la admiración de la industria porque, al contrario del resto de grandes modistos, Balenciaga sí sabía coser. Fue el maestro de todos los diseñadores, incluido Yves Sain Laurent".

Un reto inesperado

La película toca un nuevo género en la filmografía de Medem, el biopic, aunque el director asegura "no estar asustado" ante el reto. "No se trata de una de esas películas salidas de mis entrañas. Me voy a poner al servicio total del personaje y de la historia, y esa disciplina me gusta. Quiero dedicar mi energía en meterme en su piel. Imaginarme ese mundo y lograr que le guste a la mayor cantidad posible de personas".

Una declaración de intenciones que responde a la envergadura industrial de un proyecto con aires de coproducción internacional. "Involucrarme en esta película me ha permitido alejarme de lo que había hecho hasta ahora y abrirme a nuevos horizontes", afirma.

Era muy importante poner distancia entre el que fui y el que soy ahoraEn ese sentido, la mudanza a EEUU ha acelerado la evolución del director. Tanto la personal como la cinematográfica. "Ha sido un cambio para bien, pero esto es durísimo, vives en una incertidumbre total. Yo me vine voluntariamente hace tres años para escribir mi novela Aspasia. No escapé de la crisis española, que afecta a la economía y al cine, sino que cambié de aires. Era muy importante poner distancia entre el que fui y el que soy ahora, encontrar nueva inspiración en otros lugares ficticios".

"He escrito dos nuevos guiones. En Los Ángeles tengo que convencer a nuevos productores e inversores, lo que me ha obligado a abrirme. Ahora tengo que ser más internacional y me siento más flexible. El cambio me ha convertido en otra persona, aunque eso no quiere decir que no vaya a volver nunca", zanja.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios