Es noticia
Menú
El extraño caso del pene desaparecido
  1. Cultura
  2. Cine
CRITICAN falta de desnudos masculinos en TV

El extraño caso del pene desaparecido

Cómicas estadounidenses denuncian la ausencia de desnudos masculinos en 'Juego de tronos' y el resto de series de televisión contemporáneas

Foto: Desnudo femenino en la saga de George Martin
Desnudo femenino en la saga de George Martin

Hay series sobre policías de vida disoluta,sobre fogosos guerreros medievales ysobre adictos al sexo. Por haber, hay hasta una sobre un tipocon un penemuy grande: Superdotado. En todas ellas salenmujeres desnudas, pero no hombres, ni siquiera en Superdotado, lo que quizás sea el colmo dado su trama: un profesor de baloncesto decide ganarse unos duros extras utilizandoel descomunal atributofísico con el queha sido agraciado. Todo parael pajarito, pero sin el pajarito (a la vista). Pues bien: hasta aquí hemos llegado. Un grupo de cómicas estadounidenses hagrabado un vídeo donde sedenunciacon humor la falta de señores sin ropaen el audiovisual contemporáneo. El sketch, colgado en la web humorística CollegeHumor, es un repaso delirante aldoble rasero sexual de series como Juego de tronos, The Wire y Superdotado. Hasta se permiten mofarse de la serie que ha transgredido los límites de la sexualidad femenina en televisión: Girls, de Lena Dunham, donde tampoco salenpitos.

No es la primera vez que la tendencia de Juego de tronos a mostrar mujeres desnudas se convierte en objeto de mofa. Un sketch de Saturday Night Live ya ridiculizóla gratuidad de sus escenas sexuales femeninas. La serie, basada en los libros de George R. R. Martin, refleja bien la modatelevisiva actualsobre los cuerpos: las chicas muestran los suyos aunque no venga a cuento y los chicos esconden los suyos aunque no venga a cuento.

Aunque las mujeres siempre han enseñado más chichaque los hombres en pantalla, el desequilibrio quizás sea ahora más acusado. O igualsería más preciso decir que se ha producido un estancamiento. Hubo un tiempo en que el actor más famoso del mundo se paseaba por la pantalla sin miedo a mostrar sus carnes desnudas (y marchitas, ojo). Hablamos, claro, del Marlon Brando de El último tango en París (Bernardo Bertolucci, 1972). La ruptura del tabú duró un suspiro. Cuatro décadas después sigue siendo noticia que un hombre enseñe su aparato reproductor en pantalla. Recuerden el revuelo que se montó cuando Michael Fassbender enseñó el suyo en Shame (2011), cuyo director, Steve McQueen, dijo esto sobre su rol: "El personaje de Michael se llama Brandon por Marlon Brando en El último tango en París. Marlon Brando es una presencia tan poderosa en la historia del cine que imagino que cuando haces algo radical es imposible escapar de su influencia". Que Brando siga siendo el referente cuarenta añosdespués significa que desde entonces no se ha avanzado mucho.

La escasez de desnudos masculinos tiene que ver, por tanto, con la mojigatería. Pero también con los desequilibrios en las relaciones entre hombres y mujeres.

La escasez de desnudos masculinos tiene que ver, por tanto, con la mojigatería. Pero también con los desequilibrios en las relaciones entre hombres y mujeres. Por ahí va el sketch de las cómicas estadounidenses que, para que no quedeninguna duda de que lo suyo no es una cruzada moral contra el desnudo femenino, afirman: "No estamos pidiendo que dejen de salir tetas, sino que salgan también algunas pollas entre teta y teta".

"Tetas versus pollas no es una comparación justa, ya que para la televisión mainstream americana no son lomismo. Ni sacan coños ni sacan pollas, esa es su frontera", cuenta a El Confidencial la directora de porno feminista Erika Lust. "De todas maneras, es evidente que tienden a mostrar muchísimo más el cuerpo femenino, igual que el cine, la publicidad, los medios... El cuerpo femenino está erotizado a tope por nuestra sociedad, eso no hay quien lo dude", añade Lust, que este año ha publicado la novela erótica La canción de Nora.

La periodista Irene G. Rubio, experta en la representación de las mujeres en el audiovisual contemporáneo, cree que ladesigualdad a la hora de mostrar carne en pantallarefleja relaciones de poder: "La crítica feminista te diría que tradicionalmente el cuerpo de las mujeres en el cine ha sido utilizado como reclamo, como objeto de deseo dirigido a seducir a la mirada masculina (que se presupone universal). Muchas autoras han denunciado cómo la representación de los cuerpos es muy distinta para mujeres y hombres: los de ellos aparecen siempre contextualizados, actuando, mientras que el cuerpo de ellas aparece fragmentado, mostrando sus partes más seductoras, dispuesto a la mirada. Como dice la célebre frase de John Berger, "los hombres actúan y las mujeres aparecen" (se refiere a la pintura, pero también se puede aplicar al cine).Mostrar el cuerpo masculino no sólo desnudo, sino como objeto de deseo, es por tanto problemático para el cine. Desde hace ya unos años se van mostrando más torsos masculinos y en algunos casos los culos, pero los genitales siguen siendo un tabú. Creo que ahí tiene que ver que un cuerpo desnudo implica fragilidad, y la representación del cuerpo masculino, aunque esté erotizada, sigue asociada al poder".

Otra cosa sería dilucidar si reclamar la aparición de más penesen la caja tonta forma parte de la lucha feminista, movimiento que busca la igualdad entre hombres y mujeres. La respuesta a esta cuestión es... quizás. "Sí y no. Todo depende de cómo se muestren. Si al final la igualdad consiste en que también se objetualice el cuerpo de los hombres, apaga y vámonos. Para mí la conquista feminista no sería tanto que los actores buenorros muestren sus genitales como que los cuerpos desnudos que salgan en pantalla sean diversos (jóvenes, viejos, gordos, flacos...) y no se les muestre como objetos, tanto a ellas como a ellos. Ahora bien, dado que el desnudo frontal masculino sigue siendo un tabú en el cine y la televisión, no está mal que haya actores que se atrevan a romperlo, véaseMichael Fassbender en Shame", cuenta Rubio.

"No creo que este asunto seaprioritario en la agenda feminista, pero desde luego que a las mujeres nos gustaría, para variar, que de vez en cuando se vieran más y mejor a los hombres, sus pollas incluidas", zanja Lust con humor.

Hay series sobre policías de vida disoluta,sobre fogosos guerreros medievales ysobre adictos al sexo. Por haber, hay hasta una sobre un tipocon un penemuy grande: Superdotado. En todas ellas salenmujeres desnudas, pero no hombres, ni siquiera en Superdotado, lo que quizás sea el colmo dado su trama: un profesor de baloncesto decide ganarse unos duros extras utilizandoel descomunal atributofísico con el queha sido agraciado. Todo parael pajarito, pero sin el pajarito (a la vista). Pues bien: hasta aquí hemos llegado. Un grupo de cómicas estadounidenses hagrabado un vídeo donde sedenunciacon humor la falta de señores sin ropaen el audiovisual contemporáneo. El sketch, colgado en la web humorística CollegeHumor, es un repaso delirante aldoble rasero sexual de series como Juego de tronos, The Wire y Superdotado. Hasta se permiten mofarse de la serie que ha transgredido los límites de la sexualidad femenina en televisión: Girls, de Lena Dunham, donde tampoco salenpitos.

Noadex