Es noticia
Menú
'Resident Evil': los zombis de cartón piedra de la nueva serie de Netflix
  1. Cultura
SERIE EN NETFLIX

'Resident Evil': los zombis de cartón piedra de la nueva serie de Netflix

La plataforma estadounidense acaba de estrenar los ocho capítulos de la primera temporada de esta serie basada en la franquicia de videojuegos de Capcom

Foto: Ella Balinska es Jade Wesker, la protagonista de la nueva serie. (Netflix)
Ella Balinska es Jade Wesker, la protagonista de la nueva serie. (Netflix)

'Resident Evil' fue uno de los videojuegos más vendidos de PlayStation a finales de los noventa. Una mansión llena de zombis, una corporación maligna de ingeniería genética y un grupo de soldados de las fuerzas especiales fueron los ingredientes clave de un juego que aunaba las pruebas de lógica y la supervivencia a balazos. Después de varias entregas —una de ellas, incluso en España, con zombis con 'txapela'—, de una saga de películas dirigida por Paul W.S. Anderson y protagonizada por Milla Jovovich y de un 'reboot' —es decir, un reinicio— con Kaya Scodelario, la franquicia apuesta por un nuevo producto: una serie de —de momento— ocho capítulos que acaba de estrenar Netflix. Después de 'The Walking Dead' y 'Fear The Walking Dead', 'Resident Evil' tenía difícil convertirse en la serie de zombis de referencia. Pero es que siquiera ha hecho méritos para intentarlo.

Tráiler de 'Resident Evil'

Año 2036. Han pasado 14 años desde el cataclismo que convirtió el mundo en un lugar inhabitable. Ni calentamiento climático ni guerra nuclear: el planeta se ha ido al garete por un apocalipsis zombi. Pero ¿cómo ha llegado hasta aquí? 'Resident Evil' se sitúa en dos tiempos: un 2022 pretérito y un 2036 presente enlazados por medio de su protagonista, Jade Walker (Ella Balinska), una superviviente de Nueva Racoon City, una ciudad dormitorio que albergaba a los trabajadores de Umbrella Corporation, aparentemente responsable del estallido. Umbrella es una multinacional especializada en farmacología e ingeniería genética, que está desarrollando un nuevo antidepresivo llamado Alegría que contiene trazas del virus T, que influye en las respuestas básicas del cerebro, provocando, 'a priori', estallidos incontrolables de rabia.

placeholder Lance Reddick y Paola Nuñez trabajan en la nueva Umbrella Corporation. (Netflix)
Lance Reddick y Paola Nuñez trabajan en la nueva Umbrella Corporation. (Netflix)

Más allá de lo manido de la trama —una mujer en un mundo distópico huye por su supervivencia—, 'Resident Evil' es una serie terriblemente soporífera. A estas alturas, el género zombi lo que, en teoría, promete ofrecer es altas dosis de hemoglobina, persecuciones y situaciones de tensión. Pero esta serie parece empeñada en centrarse en los aspectos más anodinos de esta nueva realidad. A penas existen secuencias de acción y las que existen están pésimamente resueltas y acompañadas de una música prototipo de suspense que parece más una parodia que la decisión real y meditada del músico de turno. 'Resident Evil' se empeña en interrumpir el mínimo suspense con el montaje a dos tiempos, abortando cualquier conato de mínimo entretenimiento. ¿Que la protagonista está rodeada de zombis en un callejón sin salida? El director opta por volver al pasado, a un PowerPoint de un grupo de científicos en plena disquisición farmacéutica.

La protagonista, Jade Walker (Tamara Smart en la versión adolescente, Ella Balinski en la versión ligeramente adulta), intenta defender como puede un personaje no demasiado carismático rodeado de estereotipos ciberpunk que huyen de Umbrella, de los zombis y de insectos gigantes diseñados con unos efectos especiales dignos de la serie Z, como también lo son los decorados, el maquillaje, la fotografía y la producción en sí. Todo es de cartón piedra: los zombis, los planos, las situaciones. Nada es verosímil, todo resulta impostado y sin vida, como un mal guiñol sin manos. Ni siquiera la música extradiegética, como de ascensor de chill out, parece encajar adecuadamente.

placeholder Poco monstruo y poco zombi en este nuevo producto de la franquicia 'Resident Evil'. (Netflix)
Poco monstruo y poco zombi en este nuevo producto de la franquicia 'Resident Evil'. (Netflix)

Andrew Dabb, responsable de 'Supernatural', es el 'desarrollador' de esta enésima adaptación que tan solo mantiene el título y algunos guiños respeto al juego original. Más allá, no demasiado. Mucho laboratorio y bata blanca, un virus descontrolado y media docena de capítulos sin mucho que ofrecer hasta que Lance Reddick en el papel de Albert Walker, conocido por 'John Wick', toma las riendas de un pastiche que no sabe muy bien qué camino tomar. Walker, padre de las chicas, es uno de los principales investigadores de Umbrella Corporation y esconde una personalidad mucho más oscura que la del padre cariñoso y preocupado.

La discrepancia tonal marca las dos líneas temporales: por un lado, la pseudoacción retrofuturista 'steampunk' de 2036 y, por otro, el drama adolescente de 2022, en la que las hermanas Walker —a Tamara Smart se le une Siena Agudong—, producto de vientres de alquiler con óvulos de diferentes etnias, que vivirán de primera mano el comienzo del contagio. La explicación de la génesis del brote es, simplemente, perezosa y demencial. Los enigmas que plantean los saltos en el tiempo no son lo suficientemente atractivos para secuestrar la atención del espectador, que acaba prefiriendo dejar el cerebro en coma como un zombi a dedicar una hora más a otro capítulo que no conduce a nada.

'Resident Evil' fue uno de los videojuegos más vendidos de PlayStation a finales de los noventa. Una mansión llena de zombis, una corporación maligna de ingeniería genética y un grupo de soldados de las fuerzas especiales fueron los ingredientes clave de un juego que aunaba las pruebas de lógica y la supervivencia a balazos. Después de varias entregas —una de ellas, incluso en España, con zombis con 'txapela'—, de una saga de películas dirigida por Paul W.S. Anderson y protagonizada por Milla Jovovich y de un 'reboot' —es decir, un reinicio— con Kaya Scodelario, la franquicia apuesta por un nuevo producto: una serie de —de momento— ocho capítulos que acaba de estrenar Netflix. Después de 'The Walking Dead' y 'Fear The Walking Dead', 'Resident Evil' tenía difícil convertirse en la serie de zombis de referencia. Pero es que siquiera ha hecho méritos para intentarlo.

Series de Netflix
El redactor recomienda