Es noticia
Menú
Cuatro libros para entender qué demonios pasa en el mundo desde tu toalla en la playa
  1. Cultura
El Erizo y el Zorro

Cuatro libros para entender qué demonios pasa en el mundo desde tu toalla en la playa

La manera en que consumimos información ha cambiado enormemente, pero el verano sigue siendo el momento ideal para los ensayos más extensos

Foto: Libros de historia y periodismo.
Libros de historia y periodismo.

La manera en que consumimos información ha cambiado enormemente, pero el verano sigue siendo el momento ideal para los libros largos, que tratan temas alejados de nuestros intereses cotidianos, que cuentan grandes historias, sean ficticias o reales. Aquí recomiendo cuatro libros de no ficción recientes, a medio camino entre la historia y el gran periodismo. Todos son muy narrativos, amenos e interesantes, a pesar de que sus temas puedan parecer oscuros o remotos. Y todos, cada uno a su modo, dicen algo, o mucho, del mundo actual.

Feliz verano y feliz lectura.

'Los hombres de Putin', de Catherine Belton

Se ha convertido en un lugar común afirmar que Vladímir Putin llegó al poder por casualidad, sin estar preparado para ello, como un resentido espía del KGB sin experiencia previa en los asuntos de Estado. 'Los hombres de Putin. Cómo el KGB se apoderó de Rusia y se enfrentó a Occidente', un libro monumental sobre el funcionamiento del poder en la Rusia de las tres últimas décadas, desmiente esa versión habitual. Según su relato trepidante, casi de thriller, en los últimos años de la Unión Soviética Putin formaba parte del grupo de agentes rusos que robaban tecnología occidental para pasarla a su país, que creaban empresas en países europeos para manejar con ellas el dinero obtenido en el mercado negro y que ahorraban este en depósitos seguros pensando en el día en que cayera el sistema. Es decir, Putin se formó tratando de entender el capitalismo occidental y detectando sus fallos e hipocresías. De hecho, sostiene Belton, tras el colapso del comunismo, el KGB se hizo con el poder en Rusia porque conocía mejor que nadie en el país cómo funcionaban el dinero, las empresas y los bancos.

Foto:
Vladímir Putin: el paria más peligroso del mundo
Daniel Iriarte Enrique Andrés Pretel A. Alamillos VA Diseño Rocío Márquez Fernando Anido

El libro de Belton es monumental, un ejemplo de periodismo y de acceso a fuentes importantes. Aunque sea un tópico decirlo, su rápida y eficaz narración parece propia de una novela o de una serie de espías, mafiosos y nuevos ricos.

'Revolución. Indonesia y el nacimiento del mundo moderno', de David van Reybrouck

Durante más de tres siglos, Indonesia fue una colonia de Países Bajos. Estos tenían dificultades para controlar el territorio del inmenso país y debían sofocar constantemente revueltas. Pero disponían de la suficiente fuerza para extraerles riquezas naturales de manera sostenida: nuez moscada, tabaco, café.

Foto: El presidente de Indonesia, Joko Widodo (EFE EPA)

Como en tantos otros lugares, en la Indonesia de principios del siglo XX se articularon de manera más disciplinada los grupos que pretendían expulsar al ocupante. Y lo hicieron, como cuenta, este libro fantástico, largo y formalmente osado, distinto de un libro de historia tradicional, agrupándose alrededor de tres ideologías que competían entre sí: el comunismo, el islamismo y el nacionalismo. Eran ideologías contradictorias, pero quienes las enarbolaban y esperaban que les llevaran al poder tenían, al mismo tiempo, mucho en común, empezando por el rechazo a la sumisión y el colonialismo.

Indonesia fue la primera colonia en independizarse tras la Segunda Guerra Mundial

Finalmente, mediante una serie de carambolas, incluida una invasión japonesa, y con mucha violencia de por medio, Indonesia alcanzó la independencia. Fue la primera colonia en hacerlo tras la Segunda Guerra Mundial, solo dos días después de la rendición de Japón. Y, aunque ahora lo hayamos olvidado, se convirtió en el modelo para la independencia de todos los países de África y Asia. Indonesia organizó la Conferencia de Bandung en 1955, la primera gran cumbre internacional sin países occidentales, en la que se formó el gran frente de naciones poscoloniales enfrentadas a Occidente, pero también recelosas del imperialismo soviético.

Hoy todo esto puede parecer historia antigua, pero visto el mundo hacia el que nos encaminamos, la odisea política que cuenta Van Reyboruck con su característica mezcla de testimonios —muchos de ellos viejos luchadores por la independencia que hoy son ancianos, y con los que habló en geriátricos y pueblos—, la reconstrucción de escenas y las largas digresiones coloristas resulta plenamente actual.

'El mundo está en venta', de Javier Blas y Jack Faschy

A mediados del siglo XX, gracias a la estabilidad política posterior a la Segunda Guerra Mundial, se abrieron nuevas rutas comerciales internacionales para las materias primas. Estas se beneficiaron del clima favorable al libre comercio y, con el tiempo, conformaron los mercados globales tal como los conocemos ahora. Sus promotores fueron un grupo relativamente reducido de actores, hombres duros, capaces de hacer negocios con fuertes implicaciones políticas, muchas veces en dictaduras, y asumiendo numerosos riesgos personales. Algunos de ellos vendieron grano estadounidense a la Unión Soviética para mantenerla en pie, intercambiaron azúcar por petróleo con el régimen de Fidel Castro o ayudaron a Sadam Huseín a saltarse del embargo de la ONU y vender petróleo en el exterior.

Las historias muestran cómo se han creado las redes comerciales globales de café

'El mundo está en venta' es un excelente libro de investigación periodística y reconstrucción histórica. Su escritura es ágil, rápida, y entrelaza historias con un enorme talento. Ello le permite operar en dos planos simultáneos: por un lado, cuenta historias casi propias del género de aventuras: el 'trader' que, después de recibir la llamada de un alto cargo jamaicano alertándole de que el país se había quedado sin reservas de petróleo y de que el banco central no tenía dinero para pagar, hizo mandar un barco cargado de combustible; o el caso de los comerciantes de petróleo que aterrizaron en una Libia en plena guerra civil para negociar con el bando insurgente el intercambio de crudo por petróleo refinado. Pero, por el otro, la sucesión de historias va mostrando cómo se han creado las redes comerciales globales de café, trigo, azúcar o combustibles en las últimas décadas y cómo eso ha tenido un impacto definitivo en el mundo en el que vivimos ahora.

Foto: 10 libros para entender el mundo que viene. (El Confidencial)

'El gran sucesor. El destino divinamente perfecto del brillante camarada Kim', de Anna Fifield

No es difícil ver a Kim Jong-un como una cruel caricatura del tirano. Llegó al poder a los veintisiete años sin mayor mérito que ser el nieto y el hijo de los dos tiranos previos. Lleva un peinado extravagante, tenía un claro sobrepeso que trataba de ocultar con ropa de inspiración maoísta, humilla en público a sus altos cargos obligándoles a tomar notas de sus ocurrencias, y su pasión por el baloncesto es tal que convirtió a Dennis Rodman, el excéntrico exjugador de los Chicago Bulls, en una especie de intermediario entre Corea del Norte y Estados Unidos, dos potencias nucleares que se han amenazado reiteradamente con la guerra.

El cocinero japonés Kenji Fujimoto acabó preparando sushi para el padre de Kim

Pero, ¿qué hay detrás de esa figura risible y peligrosa? Anna Fifield es, probablemente, la periodista internacional que mejor conoce la dictadura más cerrada del mundo, a la que ha viajado en decenas de ocasiones y de la que conoce múltiples rincones que escapan a la caricatura. Ha estado en sus restaurantes de lujo —ahora es posible comer pizza o filetes de ternera allí, aunque el precio de cada uno de ellos ronde los ingresos mensuales de una familia norcoreana media, 48 dólares— y en sus mercados y fábricas. Y ha hablado con personas que fueron cercanas al poder y que lograron escapar, como el cocinero japonés Kenji Fujimoto, que en 1982 respondió a una oferta de trabajo en Corea del Norte y acabó preparando sushi para el padre de Kim y jugando con este en los muchos ratos en que se aburría y comía solo.

Foto: El ministro de Unificación de Corea del Sur, Kwon Young Se. (EFE/ Yonhap)

En el libro abundan las extravagancias: los yates, el internado en Suiza, el cruel asesinato de un hermano del dictador. Pero también muestra a un país que, pese a seguir siendo lo más parecido a una pesadilla estalinista que existe en el mundo actual, ha cambiado, ha abierto la puerta a los mercados y el enriquecimiento de una pequeña élite y por un momento, durante la presidencia de Donald Trump, se sintió respetado y tratado como un igual.

La manera en que consumimos información ha cambiado enormemente, pero el verano sigue siendo el momento ideal para los libros largos, que tratan temas alejados de nuestros intereses cotidianos, que cuentan grandes historias, sean ficticias o reales. Aquí recomiendo cuatro libros de no ficción recientes, a medio camino entre la historia y el gran periodismo. Todos son muy narrativos, amenos e interesantes, a pesar de que sus temas puedan parecer oscuros o remotos. Y todos, cada uno a su modo, dicen algo, o mucho, del mundo actual.

Vladimir Putin Novela Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda