Es noticia
Menú
El nuevo lujo son los juegos de mesa y estos españoles han revolucionado el mercado
  1. Cultura
‘HARAKIRI’ Y EL MERCADO HOY

El nuevo lujo son los juegos de mesa y estos españoles han revolucionado el mercado

Es uno de los proyectos más ambiciosos del mercado español, capaz de mirar tú a tú a los 'blockbusters' americanos, y el síntoma de que algo se mueve económicamente en el sector

Foto: Joel Torres, mostrando el juego. (Synergic Games)
Joel Torres, mostrando el juego. (Synergic Games)

Si lo dejas todo y decides dedicar años de tu vida a crear lo que pretende ser una obra maestra, debes apuntar a lo más alto. Ya sea la gran novela americana, la película que marcará a una generación o, en este caso, el juego de mesa español que aspira a mirar de tú a tú a los ‘blockbusters’ internacionales. Es lo que pensaron el economista y gestor de patrimonio Joel Torres y el diseñador gráfico Fernando Gamero cuando decidieron poner en marcha Synergic Games y lanzarse a la piscina con un juego de mesa ambientado en el Japón feudal, ‘Harakiri: Blades of Honor’, que en su ‘crowdfunding’ de Kickstarter ha recaudado 654.130 euros.

Es decir, más de 4.000 personas en todo el mundo (entre ellas, alrededor de 1.000 estadounidenses y 1.000 españoles) decidieron pagar a finales del año pasado unos 163 euros por un ejemplar del juego. Cientos de ellos lo hicieron en cuanto se abrió el ‘crowdfunding’. En apenas 15 minutos, lograron alcanzar su objetivo de financiación: 100.000 euros de salida. “Estamos muy satisfechos con las cifras, pero no las considerábamos inalcanzables, porque hemos trabajado durante años muy duro”, explica Torres.

"Pretendemos competir con las grandes empresas del sector en EEUU"

Esa es una de las grandes diferencias respecto a otros productos españoles: la ambición de competir cara a cara con los grandes proyectos del mercado global, que ha provocado que el diseño del proyecto se haya alargado durante un lustro, un periodo de tiempo en el que el sector ha terminado de explotar. “Nuestro funcionamiento ha sido el de ir al nivel más alto y competir con las grandes empresas del sector en EEUU, que es el líder absoluto, y las de Polonia y Francia a nivel europeo”, prosigue el economista, aficionado como Gamero a los juegos de mesa desde un cuarto de siglo.

‘Harakiri’ es, más allá de los números, el síntoma de varias tendencias: del ‘crowdfunding’ como modelo empresarial; de que España, generalmente centrada en juegos más modestos, puede competir a nivel global, y que hay público para un mercado de productos casi prémium. Los creadores presumen de poder contar en sus filas con colaboradores como David Velasco (responsable de los librojuegos ‘ Expediente Anunnaki’), el escultor de miniaturas Roberto Chaudon, el creador de losetas Henning Ludvigsen (el del famoso ‘Bloodborne’) o empresas del sector como Barruz Studio, además de una serie de ilustradores entre los que se encuentran David Benzal, David Demaret, Joseph Diaz o Daryl Mandryk.

placeholder El tablero de juego. (Synergic Games)
El tablero de juego. (Synergic Games)

Una fuerte apuesta para una empresa novel que tuvo claro que debían contar con nombres conocidos en su plantel, aunque no siempre fuese fácil convencerlos. Tanto es así que en ocasiones tuvieron que demostrar que no se habían adueñado de los diseños: “Al ser noveles y una empresa de España, un país que no es conocido por ser una gran potencia, nos hemos encontrado con profesionales que no te responden o a los que cuesta convencer”, añade. Es un proceso delicado, porque los mecenas (más de 4.000 en este caso) son cada vez más exigentes y es muy fácil dar un paso en falso en cuestión de imagen si la comunicación no es la adecuada. Por ello, abrieron un canal de Telegram para estar en contacto con los mecenas.

Cómo vender miles de juegos sin que te conozcan

El suyo es un plan de ‘marketing’ elaborado, pero que les ha salido bien. ¿Cómo consiguen dos españoles (y 30 colaboradores) suscitar interés por un proyecto tan grande? “Cuando decidimos hacer un proyecto ambicioso, el primer elemento era contratar a los mejores del sector: con eso, empiezas a generar una imagen de proyecto potente y llamas la atención de creadores de contenido del mercado americano, que empiezan a mover la rueda y nos ayudaron a conseguir 5.000 personas que se habían apuntado para recibir la notificación”, recuerda.

"Están dispuestos a pagar más por más calidad: nuestras miniaturas son de exposición"

Para que haya demanda, también tiene que haber habido oferta. En otras palabras, Synergic Games se ha subido a una ola que va creciendo de año en año (en España, un 10% interanual), especialmente desde que la pandemia recuperase el valor del hogar, pero que venía aumentando de tamaño desde hace alrededor de un lustro. El interés por los juegos de mesa ha sido cada vez mayor, pero en este último lustro, lo que lo diferencia es una tendencia prémium, como muestran las 80 miniaturas del juego. En muchos casos, es posible que los mecenas ni siquiera lleguen a jugar y se limiten a pintarlas o a dejarlas en la estantería.

“En los últimos cinco o seis años ha habido una tendencia muy fuerte hacia la sobreproducción: antes podías hacer un personaje con un trozo de cartón, pero ahora se exige una miniatura diseñada por un escultor”, recuerda Torres. “Se ha potenciado porque están dispuestos a pagar más para tener más calidad: nuestras miniaturas con casi de exposición. Hace cinco años podías presentarte en una plataforma de mecenazgo con unos dibujos más o menos bien hechos, pero ahora la gente quiere ver cómo van a ser las figuras”.

placeholder Detalle de las miniaturas. (Synergic Games)
Detalle de las miniaturas. (Synergic Games)

Esta deriva hacia lo prémium está determinada por el perfil de los consumidores de esta clase de productos, que en el mercado global se cuentan por miles y muy fieles. Por lo general, gente de 30 años en adelante con cierto nivel adquisitivo, la mayor parte de ellos estadounidenses o escandinavos, que, en palabras de Torres, “no están tan enganchados a las tecnologías y videojuegos ‘online’, quieren interactuar con la gente en su propia casa y productos de buen acabado y calidad que permitan exponer los componentes”.

Aunque las cifras de ‘Harakiri: Blades of Honor’ puedan sonar impresionantes al neófito, no son ni de lejos las más espectaculares que se han conseguido en proyectos de este tipo a nivel global. ‘The Witcher: Old World’ ha logrado recaudar casi siete millones de dólares con 45.162 patrocinadores (como si toda la población de Tres Cantos hubiese comprado una copia a razón de 150 dólares cada una). Algunos proyectos españoles también han logrado cantidades elevadas, como ‘Skull Tales: ¡a toda vela!’, de la española Eclipse, que logró el año pasado 609.189 dólares con 5.171 patrocinadores, y el controvertido ‘Hero Quest: 25 aniversario’, que también se movió por cifras similares con 680.000 euros.

"Como en otros sectores, el mercado es más global y tiene menos intermediarios"

Es también un síntoma de cómo está cambiando el mercado, no solo de juegos. Incluso grandes editoriales de cómics como ECC en España, que tiene los derechos de DC, han sacado adelante campañas para editar algunos de sus volúmenes más caros, una decisión que ha suscitado algunas críticas. En el ámbito de los juegos, algunas editoras se quejan de que darse al ‘crowdfunding’ supone dejar de asumir los riesgos asociados con las propuestas empresariales y que esta clase de fórmulas puentea a las tiendas.

Los editores de ‘Harakiri’ recuerdan que en su caso no habría sido viable venderlo a tiendas, ya que el coste se habría elevado al doble o el triple, y descartan hacerlo en el futuro. Otra cosa es que, como suele hacerse, se hagan reimpresiones a un precio mayor. Como matiza Torres, hay tiendas que se suman a los ‘crowdfundings’ negociando con los creadores para adquirir copias, aunque en su caso no podrían haber afrontado esos descuentos: “Es un sector más en un mundo que tiende a la globalización y la eliminación de intermediarios”.

Vale, ¿de qué va esto?

En un mercado cada vez más saturado como es el de los juegos de mesa, resulta complicado ofrecer algo diferente. ‘Harakiri’ ha comenzado con buen pie con un 9,1 de puntuación media en BoardGamesGeek, la página de referencia de juegos de mesa. ¿Qué lo distingue de otros juegos similares? “Es un juego cooperativo como otros, donde los jugadores se embarcan en una aventura, pero hemos intentado aportarles una visión diferente”, responden.

Foto: Partida a 'Sherlock Express' en el Festival Internacional de juegos de mesa de Córdoba. (Foto cedida)

La idea no es solo ofrecer una muestra de 'mazmorreo' venido a más (si recuerdan el ‘Hero Quest’, eso es 'mazmorreo'), sino añadir un componente estratégico en batallas por todo el Japón feudal con combates tácticos. También la producción es importante: han contratado directamente en las fábricas (“impepinablemente chinas”) la producción del juego.

La clave, en realidad, quizá se encuentra en reproducir a la española ese carácter espectacular que tienen ‘Gloomhaven’, ‘Mage Knight’ o ‘Descent’. Como intentar hacer una película Marvel desde un rincón de España. Ahora, se enfrentan a la nueva fase de mecenazgo en Kick & Go, una de las últimas oportunidades de conseguir el juego antes de que entre en el mercado de segunda mano, donde los precios se disparan (ya hay quien lo vende por más de 700 dólares, pura especulación, pues aún está disponible).

Pero para los fieles, es raro que algo así pase desapercibido: “Hoy en día hay decenas de miles de personas al tanto de cada producto que sale, es un sector cada vez más global y conocido”. ¿Alguien quiere apostar por él?

Si lo dejas todo y decides dedicar años de tu vida a crear lo que pretende ser una obra maestra, debes apuntar a lo más alto. Ya sea la gran novela americana, la película que marcará a una generación o, en este caso, el juego de mesa español que aspira a mirar de tú a tú a los ‘blockbusters’ internacionales. Es lo que pensaron el economista y gestor de patrimonio Joel Torres y el diseñador gráfico Fernando Gamero cuando decidieron poner en marcha Synergic Games y lanzarse a la piscina con un juego de mesa ambientado en el Japón feudal, ‘Harakiri: Blades of Honor’, que en su ‘crowdfunding’ de Kickstarter ha recaudado 654.130 euros.

El redactor recomienda