Es noticia
Menú
'Upload': ¿cómo puede tener una misma serie tan buenas ideas y tan malos actores?
  1. Cultura
la serie del fin de semana

'Upload': ¿cómo puede tener una misma serie tan buenas ideas y tan malos actores?

La serie futurista sobre la inmortalidad de la conciencia estrena su segunda temporada en Amazon Prime

Foto: Foto: 'Upload'.
Foto: 'Upload'.

Un buen actor es aquel que no te hace pensar que es malo. En rigor, todos los actores son buenos, incluido usted. Cuando ponen “actores no profesionales” en una película siempre lo bordan. La mala actuación debe de ser, por tanto, culpa exclusiva del director. Se empieza a actuar mal en el 'casting'. En España hemos desaprovechado incomprensiblemente a Ana de Armas, que aquí solo hizo películas espantosas. En Hollywood, sin embargo, parece Grace Kelly.

Hay algo irritante en la, por lo demás, enormemente sugestiva 'Upload' (Prime). Son los actores. Nada más aparecer, todos y cada uno de ellos se dirían descafeinados, como faltos de sangre, a medio hacer. Es como esa gente que en su grupo de amigos en Palencia son muy guapos, los más guapos de la pandilla, y, cuando vienen a Madrid y se juntan con todos los guapos de España, no parecen ni guapos ni feos, parecen algo peor: uno más. 'Upload' está hecha con actores que no podrías reconocer en una rueda policial ni aunque te hubieran violado.

'Upload'.

Pero la serie mejora porque tiene grandes ideas. La ocurrencia troncal atañe al alma que, como saben, no existe. Pero, si existiera, sería tu conciencia, tus recuerdos y tu carácter. Todo eso imagina la serie que puede ser salvado una vez tu cuerpo muere, y guardado en un metaverso. Allí han diseñado un escenario idílico donde pasarás los próximos años de tu no-vida, es decir, toda la eternidad.

A partir de aquí, y con un tono de comedia casi transgresora (el creador de la serie, David Greg Daniels, viene de 'The Office'), se plantean preguntas y situaciones fascinantes, de filosofía resultona. ¿Y si uno asiste a su propio funeral?, por ejemplo. En efecto, si has fallecido, pero tu conciencia vive y, por tanto, hablas, ves y experimentas, puedes ser testigo de tu propio entierro, y hasta dar tu propio discurso de muerto desde una pantalla de ordenador. Los entierros ya no son lo que eran. A lo mejor no puedo ir a tu entierro, pero no te enfades, porque a los entierros iba uno a certificar la buena noticia, no a charlar con el muerto.

Foto: 'Somebody somewhere'.

Otra idea genial es la de un viudo que se niega a guardar su conciencia en un bote porque quiere morir como Dios manda y encontrarse en el cielo con su esposa, que también murió como Dios manda. “Esas son ideas anticuadas”, le dice su hija. Los seres queridos que murieron para siempre están 'old fashion' en esta serie; sí, como comprar el periódico para ver dónde ponen una película. Convencer a alguien de que la religión era un pasatiempo mientras llegaba Mark Zuckerberg no va a ser fácil, amigos.

Amor

Por supuesto, hay amor. En una serie sobre lo que sea (terror, distopía, amor incluso), siempre tienen que enamorarse dos personajes, hombre y mujer normalmente, porque parece que usted no ve ni el telediario si no le cuenta una historia de amor. En el caso de 'Upload', el amor es entre un muerto, el flácido protagonista, y una trabajadora del metaverso. Esta trabajadora es como los teleoperadores de hoy, pero top. El “ángel” es el personaje que han inventado en 'Upload' para que te oriente en el metaverso inmortal y te diga lo que puedes y no puedes hacer.

Foto: 'Nuestra bandera significa muerte'.

Esta mezcla de vivos y muertos da bastante juego en la serie. Como supondrán, Lakeview, que así se llama el paraíso de las conciencias, tiene sus zonas oscuras y sus atajos y sus corrupciones. O sea, lo que normalmente está reservado a los ricos. Ya saben que los ricos se saltan todas las normas que hacen de la vida de la gente que no es rica un infierno.

Puedes ir vivo a Lakeview, sí, descargarte allí sin morir, ligar con fallecidos y beber champán de mentira. Besar a un muerto ya no es lo que era. Ahora mola.

Los luditas inadaptados tratan de destruir los metaversos de los muertos

La primera temporada acabó con otra idea casi obligada: esa gente que está en contra de todo. Llamados, sin un gran derroche de imaginación, 'luditas', estos inadaptados tratan de destruir los metaversos de los muertos, pues siempre se oponen a todos esos Zuckerbergs que tanto hacen por mejorarnos la vida complicándonosla hasta lo inenarrable. Siempre habrá gente que no vea bien ser inmortal, ligar a través de aplicaciones o dejar de fumar en los bares. ¡Y son siempre los mismos!

Ahora se ha estrenado la segunda temporada de 'Upload', con menos capítulos porque hay menos ideas y con los mismos actores salidos de un microondas. Es entretenida. Recuerda un poco a 'El show de Truman' (1998, Peter Weir) y un poco a 'Matrix' (1999, hermanas Wachowski). La historia de amor la mantienen a fuego lento porque hay mucha gente que se cree las historias de amor con muertos. Es una cosa que os pasa, por lo menos, desde 'Ghost'.

Un buen actor es aquel que no te hace pensar que es malo. En rigor, todos los actores son buenos, incluido usted. Cuando ponen “actores no profesionales” en una película siempre lo bordan. La mala actuación debe de ser, por tanto, culpa exclusiva del director. Se empieza a actuar mal en el 'casting'. En España hemos desaprovechado incomprensiblemente a Ana de Armas, que aquí solo hizo películas espantosas. En Hollywood, sin embargo, parece Grace Kelly.

Amazon Prime Video
El redactor recomienda