Es noticia
Menú
Bardem: buen patrón, mal cubano, mal español
  1. Cultura
'TRINCHERA CULTURAL'

Bardem: buen patrón, mal cubano, mal español

Saldrás de nuevo ante los medios y, entre lágrimas, reivindicarás la pureza de los repartos, renegarás de las apropiaciones mal entendidas y volverás a sentarte en el sofá

Foto: El actor Javier Bardem. (Getty/Carlos Álvarez)
El actor Javier Bardem. (Getty/Carlos Álvarez)

Este fin de semana viene cargado con la fiesta del cine español y otra fiesta más de la democracia. Pero prefiero centrarme en el cine, así que permítanme que intente fomentar una causa que creo pertinente: separar al actor de la tontuna. Esa que asoma cuando eres Javier Bardem y te dicen que no puedes interpretar al actor y músico Desi Arnaz (y que le ha valido nominación al Oscar como mejor intérprete) porque hay infinidad de actores cubanos y tú como mucho has estado allí de vacaciones y apoyando a la dictadura, dicho sea de paso.

Tienes dos opciones. La primera es repasar tu filmografía y pedir perdón por tus pecados. Rogarás a Julian Schnabel, director de 'Antes de que anochezca', que saque un comunicado en el que se arrepienta de que un español haya hecho de Reinaldo Arenas. Inmediatamente después irás a ver a los familiares del poeta y les devolverás la copa Volpi a mejor actor. Te presentarás en la embajada en Madrid y devolverás el caché por tu interpretación en 'Being the Ricardos' haciendo de otro cubano. No irás a Los Ángeles a la gala de los Oscar en señal de protesta y solidaridad con los actores de la isla. Recuerda aquella vez que no fue Marlon Brando. No hay precedente mejor.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz clic aquí

Saldrás de nuevo ante los medios y, entre lágrimas, reivindicarás la pureza de los repartos, renegarás de las apropiaciones mal entendidas y volverás a sentarte en el sofá donde celebraste la nominación a los Oscar, pero esta vez para esperar a que te lleguen papeles que sí puedes interpretar. A saber: de madrileño, de jugador de rugby, de actor y de comunista, claro.

De paso, le dirás a tu mujer en qué momento se os ocurrió rodar juntos 'Loving Pablo' y para ello recibisteis clases de dicción para interpretar a Pablo Escobar y Virginia Vallejo. Por qué aceptasteis semejante atropello, otra muestra más de colonialismo.

De paso, porque conviene reconocer los errores cuando se han cometido uno tras otro, le afearás la cantidad de actrices que cantan mejor que ella y que habrían hecho mejor de Macarena Granada en 'La niña de tus ojos'. Le recordarás que cualquier italiana podría haber hecho 'Non ti muovere' y que el Oscar por 'Vicky Cristina Barcelona' es imperdonable porque hay actrices que fuman y ella no y encima es de Alcobendas. "¿Por qué le dijimos que sí a Woody Allen? ¿Qué bebimos esa noche?", dirás.

Foto: Javier Bardem y Penélope Cruz. (EFE)

La segunda opción es mucho más corta. Consiste básicamente en no hacer nada. En seguir aceptando los papeles que a uno le venga en gana porque hace mucho tiempo que podéis vivir de esto y escoger guiones. En sentarse en el sofá y abrazarte cuando te dé la gana a quien te dé la gana. En defender las causas que te latan, ser amable con la prensa siempre aunque los haya que digan que solo sois simpáticos fuera, que aquí no hay quien os aguante. Hace tiempo, Javier, tu mujer dijo que si se dedicara a desmentir las barbaridades que se dicen de ella, no haría otra cosa.

Mientras, seguirá habiendo patriotas Grecian 2000 que no se molestarán en felicitaros por vuestra cuarta nominación a los Oscar. Son de esa clase de personas que dicen que no representáis a España, ni siquiera al cine español, sino a vosotros mismos y a vuestros millones. Que tienen el comodín de Antonio Banderas como único actor español al que muestran respeto. Pobre Banderas, qué cansado debe estar de llevar esa losa que pesa tanto.

Son los mismos que mueren por Rafa Nadal y morían por Fernando Alonso. Son los mismos que vibran con la Roja y el triunfo de los ricos españoles en la lista Forbes. Marca España que crea riqueza y miles de empleos. Esos sí que son buenos patrones. Y mientras tú, Javier, quitándole trabajo a un actor cubano.

Este fin de semana viene cargado con la fiesta del cine español y otra fiesta más de la democracia. Pero prefiero centrarme en el cine, así que permítanme que intente fomentar una causa que creo pertinente: separar al actor de la tontuna. Esa que asoma cuando eres Javier Bardem y te dicen que no puedes interpretar al actor y músico Desi Arnaz (y que le ha valido nominación al Oscar como mejor intérprete) porque hay infinidad de actores cubanos y tú como mucho has estado allí de vacaciones y apoyando a la dictadura, dicho sea de paso.

Trinchera Cultural Javier Bardem
El redactor recomienda