Es noticia
Menú
'Super superlike': el metaverso como una 'parte maldita' de la humanidad
  1. Cultura
el plan del fin de semana

'Super superlike': el metaverso como una 'parte maldita' de la humanidad

Una muestra colectiva que se podrá ver en Condeduque hasta el 17 de abril presenta una reflexión crítica de la era digital

Foto: Una parte de la muestra 'Super superlike'. (Condeduque)
Una parte de la muestra 'Super superlike'. (Condeduque)

Zeuxis y Parrasio fueron dos pintores griegos que, según la leyenda, se enfrentaron en un concurso para dilucidar quién era el mejor de los dos. Plinio el Viejo dejó testimonio de la competición. Contaba que Zeuxis pintó un bodegón con un racimo de uvas tan realista, que los pájaros se acercaron a picotear el dibujo. Convencido de que su trabajo era el mejor, pidió a Parrasio que descorriera la cortina que cubría su pintura. Y el contrincante le reveló la verdad como una estocada: la cortina era la pintura. Zeuxis reconoció su derrota: él había confundido los ojos de los pájaros con su ilusión, pero Parrasio había engañado los ojos de un artista.

Esta vieja historia se narra en 'La part maudite', un video-ensayo del artista David Ferrando Giraut que es quizá una de las piezas más interesantes recogidas en 'Super superlike. Impulsos digitales y emotividad virtual'. Se trata de una exposición colectiva que la Sala de Bóvedas del centro Condeduque acoge hasta el 17 de abril, con entrada libre. En la línea con lo anunciado al comienzo de la temporada 21/22 del Centro de Cultura Contemporánea, 'Super superlike' forma parte de las muestras de varios artistas que buscan "reflexión y debate frente a temas abiertos y cercanos, planteando distintos posicionamientos artísticos". Y ese es el objetivo de la muestra —arriesgada por su forma quizá desordenada— al contener los trabajos multimedia de 21 artistas.

placeholder El vídeo ensayo 'La part maudite'. (Condeduque)
El vídeo ensayo 'La part maudite'. (Condeduque)

En 'Super superlike' podrá encontrar, por ejemplo, una webcam que apunta al cielo de Nueva Zelanda en directo. Un coche desguazado y siniestrado sobre un lecho de paja. O un ordenador que genera lenguaje automáticamente. La muestra se presenta como una reflexión crítica de la era digital, la nueva realidad delimitada por las pantallas y todo eso que ahora empezamos a llamar metaverso. Y bajo las bóvedas de piedra, los vídeos, los sonidos, esculturas y pantallas son un 'objet-trouvé' digital, un desafío para el espacio en que se exponen y para el que transita en él.

'Super superlike' propone un paso más en aquel viejo pulso entre idea y materia que es el arte, si prefieren entenderlo así. En esta dialéctica, hace tiempo que la idea superó al lienzo, la escultura o la materia que la contiene. Por eso el mítico urinario en el museo está lejos de ser un objeto transgresor en 2022. O la 'performance' (el arte sin soporte, el arte hecho acción) es nuestro pan de cada día. Los trabajos expuestos en Condeduque se preguntan por este pulso cuando ya no se trata solo de idea y materia, sino de las cosas que viven en la red y las que no. El que visita esta exposición, todavía, conserva un pie en los dos mundos.

placeholder Una pieza de la muestra 'Super superlike'. (Condeduque)
Una pieza de la muestra 'Super superlike'. (Condeduque)

En este marco, el vídeo-ensayo del que hablábamos es una pantalla más. El trabajo de Ferrando Giraut toma su nombre de la obra homónima de George Bataille, intelectual francés que desarrolló su teoría económica del 'despilfarro' en 1949. Según Bataille, la 'parte maldita' de la humanidad es su tendencia al derroche y la producción desmesurada. La búsqueda y explotación de recursos es necesaria para mantener viva la economía, pero destruye el medio natural y convierte a algunos seres humanos en mano de obra inhumana. El concurso pictórico de Zeuxis y Parrasio es el pie de una reflexión que flota en toda la exposición: ¿en qué trampantojo se ha convertido el mundo, cuando lo táctil ha desplazado a lo tangible?

'Super superlike' no es para ustedes si buscan pasearse pasivamente por la sala y dejarse caer delante de las obras. La muestra colectiva, comprensiblemente, se presenta sin itinerario ni discurso más allá de este marco amplio de la digitalización. Son más bien pinceladas de varios artistas y soportes que gravitan en torno a la misma reflexión. Algunas piezas audiovisuales, como el vídeo musical de Momu & No es, contienen pasajes en inglés subtitulados, pero sin traducción. Quizá son estos factores los que hacen de la exposición un conjunto algo críptico y desordenado.

Más allá de esta circunstancia que algunos podrían encontrar inconveniente, 'Super superlike' contiene imágenes evocadoras e inquietantes. Como 'A Deer in the Wide Web', la interesante pieza del artista Mario Santamaría. Son las imágenes que un operario captó con su móvil cuando un ciervo se coló en un centro de datos de Estados Unidos en 2019. En un vídeo distorsionado, Santamaría presenta al animal corriendo entre el cableado y los servidores. En un mundo en el que parte de nuestra vida física se convierte en virtual, puede que un ciervo esté mordisqueando tus ahorros, tu cesta de la compra, tus álbumes familiares y tu historial médico. Pero nunca lo sabrás, porque solo un operario podrá verlo.

Zeuxis y Parrasio fueron dos pintores griegos que, según la leyenda, se enfrentaron en un concurso para dilucidar quién era el mejor de los dos. Plinio el Viejo dejó testimonio de la competición. Contaba que Zeuxis pintó un bodegón con un racimo de uvas tan realista, que los pájaros se acercaron a picotear el dibujo. Convencido de que su trabajo era el mejor, pidió a Parrasio que descorriera la cortina que cubría su pintura. Y el contrincante le reveló la verdad como una estocada: la cortina era la pintura. Zeuxis reconoció su derrota: él había confundido los ojos de los pájaros con su ilusión, pero Parrasio había engañado los ojos de un artista.

Arte contemporáneo
El redactor recomienda