Es noticia
Menú
Las mejores películas de Verónica Forqué: sus cuatro premios Goya y una bola extra
  1. Cultura
La reina de la comedia ochentera

Las mejores películas de Verónica Forqué: sus cuatro premios Goya y una bola extra

La actriz madrileña es junto a Carmen Maura la que más cabezones ha ganado de toda la historia y fue clave para directores como Colomo, Trueba o Almodóvar

Foto: Verónica Forqué entre Massiel (izquierda) y Ana Obregón (derecha) en 'La vida alegre' (1987)
Verónica Forqué entre Massiel (izquierda) y Ana Obregón (derecha) en 'La vida alegre' (1987)

Verónica Forqué es la gran reina de la comedia madrileña de los años ochenta. Y junto a Carmen Maura, la que más premios Goya ha ganado (ambas tienen cuatro 'cabezones'). Trabajó con todos los directores de la nueva hornada que llegaba tras la Transición: desde Fernando Colomo a Fernando Trueba y Pedro Almodóvar, y, por supuesto, Luis García Berlanga, que también firmó algunas de sus mejores cintas en esta década. E hizo todos esos papeles extravagantes -y tiernos- que quedaron en la retina de numerosos espectadores: desde una traficante de hachís a la directora de una clínica de enfermedades de transmisión sexual (en los años del SIDA) o una maquilladora envuelta en una turbia trama con muertos, violadores y narcolépticos.

Fue, sin duda, una de las mejores actrices de la democracia española recién parida. Estos son todos sus Goya y una nominación.

1. 'El año de las luces' (1986)

Fernando Trueba fue uno de los directores con los que más trabajó en los años ochenta. Después de ‘Sé infiel y no mires con quién’ se embarcó en esta cinta sentimental sobre los primeros años tras la Guerra Civil en la Sierra de Gata (Extremadura) y los amores separados en el franquismo. En ella interpretaba a Irene, la reprimida directora de un sanatorio para tuberculosos que se enamora de uno de los adolescentes enfermos (Jorge Sanz). Sin embargo, este se enamora de una de las chicas del pueblo (Maribel Verdú), por lo que Irene hace todo lo posible para separarlos.

La película fue un éxito. Consiguió el Oso de Plata en Berlín y Forqué se llevó su primer Goya como actriz de reparto (en la que fue también la primera edición de estos premios).

2. 'La vida alegre' (1987)

Arquetípica comedia madrileña de los ochenta dirigida por Fernando Colomo. En esta ocasión, Forqué llevaba el peso protagonista. Su partenaire era Antonio Resines, que hacía de su pareja. Él era asesor del ministro de sanidad y ella regentaba una clínica de enfermedades de transmisión sexual. Por allí pasaban todo tipo de personajes estrafalarios (el Madrid ochentero) y los actores son de los que se quedaron grabados en la retina de los espectadores. A saber, por ahí pasaron desde Ana Obregón a Guillermo Montesinos, Massiel y Miguel Rellán. Casi nada.

Forqué se llevó el Goya a mejor actriz y su sonrisa (y las risas) quedaron ya para siempre en el corazón de todos los que vieron esta película. Una cómica de pies a cabeza.

3. 'Moros y cristianos' (1987)

Aquel 1987 fue el gran año de la actriz puesto que también consiguió el Goya a mejor actriz de reparto con esta otra gran comedia dirigida por Luis García Berlanga. En ella se contaba el viaje a Madrid de una familia de turroneros (la película se rodó en parte en Jijona). En contra de esta expedición estaba el patriarca, que no era otro que Fernando Fernán Gómez. El guion lo firmaban Berlanga y Rafael Azcona y lo interpretaban, además de Fernán Gómez y Forqué, Agustín González, Rosa María Sardá, José Luis López Vázquez, Pedro Ruíz, Andrés Pajares, Chus Lampreave, María Luisa Ponte, Luis Escobar y, que no falte, Antonio Resines. Casi nada. Traca valenciana mezclada con la madrileña.

Forqué se llevó el gran premio del cine español con su personaje de argentina sexi y coquetona, y la cinta se convirtió en una de las más vistas del año.

4. 'Bajarse al moro' (1989)

Al año siguiente (aunque se estrenó en 1989), Forqué volvió a ponerse en manos de Colomo para otra comedia “madrileña” con drogas, sexo y mucha carcajada. Atención a la trama: dos primos (uno de ellos, Chusa, el personaje de Forqué, el otro, Jaimito, el de Juan Echanove) quieren bajar a Marruecos para comprar hachís (de ahí venía la expresión ‘bajarse al moro’). Forqué se lo propone al personaje de Aitana Sánchez-Gijón (Elena), pero esta es virgen y no puede subirlo después guardado en la vagina. Para perder la virginidad, Chusa le dice que mantenga relaciones sexuales con su amigo Albertico (que no era otro que Antonio Banderas). Entre unas cosas y otras -salen por ahí también dos drogadictos con síndrome de abstinencia-, al final es Chusa la que acaba bajando a Marruecos y comprando la droga.

Efectivamente, era todo bastante loco. Forqué fue nominada, pero esta vez no se lo llevó (se lo birló Rafaela Aparicio por ‘El mar y el tiempo’).

5. 'Kika' (1994)

Su último Goya lo consiguió con una de las comedias más estrafalarias de Pedro Almodóvar. Con el manchego ya había rodado ‘¿Qué he hecho yo para merecer esto?’ y ‘Matador’, pero esta es la primera vez que le daba el papel protagonista. El personaje de Kika era una maquilladora de televisión a la que un día le ofrecen maquillar a un muerto. Sin embargo, no está muerto y cuando va a empolvarle la cara se despierta. Y se enamoran. Después hay toda una trama de enredo con el padrastro del muerto, la asistenta de Kika (era maquilladora pero tenía una criada en casa, que era Rossy de Palma), una presentadora de realities (Victoria Abril) y un violador (Alex Casanovas).

La cinta de Almodóvar llegó a tener ocho nominaciones -casi todas ellas de premios técnicos-, pero finalmente solo Forqué se lo llevó. Fue la última vez que estuvo también nominada en la Gala de los Goya.

Verónica Forqué es la gran reina de la comedia madrileña de los años ochenta. Y junto a Carmen Maura, la que más premios Goya ha ganado (ambas tienen cuatro 'cabezones'). Trabajó con todos los directores de la nueva hornada que llegaba tras la Transición: desde Fernando Colomo a Fernando Trueba y Pedro Almodóvar, y, por supuesto, Luis García Berlanga, que también firmó algunas de sus mejores cintas en esta década. E hizo todos esos papeles extravagantes -y tiernos- que quedaron en la retina de numerosos espectadores: desde una traficante de hachís a la directora de una clínica de enfermedades de transmisión sexual (en los años del SIDA) o una maquilladora envuelta en una turbia trama con muertos, violadores y narcolépticos.

Películas
El redactor recomienda