Hallado el primer ejemplo de crucifixión romana en Reino Unido
  1. Cultura
En un cementerio

Hallado el primer ejemplo de crucifixión romana en Reino Unido

"La afortunada combinación de una buena conservación y el hecho de que el clavo haya quedado en el hueso me ha permitido examinar este ejemplo casi único"

Foto: "En ocasiones se observan pruebas de mutilación ante o post mortem" (Unsplash)
"En ocasiones se observan pruebas de mutilación ante o post mortem" (Unsplash)

Arqueólogos han localizado en el condado de Cambridgeshire (Inglaterra) pruebas de la primera crucifixión romana realizada en Reino Unido. El esqueleto se corresponde con el de un hombre al que se le ha encontrado un clavo en el talón en Fenstanton. Corinne Duhig, osteóloga o especialista en huesos de la Universidad de Cambridge, ha contado a la BBC que se trata de un descubrimiento “casi único” en un asentamiento romano hasta ahora desconocido.

Considera que mostraba que, incluso aquí, "los habitantes... no podían evitar el castigo más bárbaro de Roma". El lugar fue localizado por Albion Archaeology, que comenzó a excavar la tierra en 2017 antes de un desarrollo de vivienda planificado. Esa obra permitió desenterrar cinco pequeños cementerios en los que había enterrados 40 adultos y cinco niños, algunos de ellos de las mismas familias.

Estos camposantos datan de entre los siglos III y IV d.C y se observó que una de las tumbas alojaba los restos de un hombre con un clavo en el hueso del talón derecho. Asimismo, se encontraron otras lesiones que sugieren el sufrimiento padecido antes de morir, y sus piernas presentaban signos de infección o inflamación causados por un trastorno sistémico o por haber estado atado o encadenado.

La conservación de los restos

"Estos cementerios y el asentamiento que se desarrolló a lo largo de la calzada romana en Fenstanton están abriendo nuevos caminos en la investigación arqueológica", ha contado Kasia Gdaniec, arqueóloga que ha hablado en nombre del equipo de medio ambiente histórico del Consejo del Condado de Cambridgeshire. "Las prácticas de enterramiento son muchas y variadas en el periodo romano y en ocasiones se observan pruebas de mutilación ante o post mortem, pero nunca de crucifixión".

"La afortunada combinación de una buena conservación y el hecho de que el clavo haya quedado en el hueso me ha permitido examinar este ejemplo casi único cuando se han perdido tantos miles", ha señalado la Sra. Duhig, osteóloga del Wolfson College de la universidad.

El redactor recomienda