Localizan en una tablilla de hace 3.500 años instrucciones para ahuyentar fantasmas
  1. Cultura
En Reino Unido

Localizan en una tablilla de hace 3.500 años instrucciones para ahuyentar fantasmas

Lo único que hará falta será fabricar y vestir adecuadamente las figuras de un hombre y una mujer y proporcionarles una cama o un peine

Foto: Imagen del objeto analizado (British Museum)
Imagen del objeto analizado (British Museum)

El Dr. Irving Finkel es encargado adjunto de objetos de la antigua Mesopotamia en el Museo Británico (Londres) y responsable del hallazgo en una tablilla de 3.500 años de dos figuras, una de ellas un joven con las manos atadas y amarrado por una correa. Según el experto, la que aparece delante representa el fantasma de una mujer de mediana edad que debe regresar al inframundo. Para ello, ha sido necesario invocar a un atractivo joven que sirva de acompañante

Tal y como recoge IFL Science, el reverso de este objeto incluye instrucciones para alejar a un fantasma que "se apodera de una persona y la persigue y no puede soltarse". Lo único que hará falta será fabricar y vestir adecuadamente las figuras de un hombre y una mujer y proporcionarles una cama o un peine. Asimismo, se aconseja realizar estos pasos al amanecer, con dos vasijas de cerveza y un conjuro al Dios del Sol. "No mires detrás de ti", concluye el texto

Finkel ha puesto la tablilla en contexto con otras referencias mesopotámicas a los espíritus en su nuevo libro, 'The First Ghosts: Most Ancient of Legacies' ('Los primeros fantasmas: El más antiguo de los legados'), que saldrá a la venta en noviembre. Según él, estas criaturas sobrenaturales "forman parte del ser humano de algún modo", lo que hace alusión a la sabiduría babilónica relativa no solo a deshacerse de ellos, sino a traerlos de vuelta y evitar convertirse en uno.

Una creencia universal

"Cuando una persona moría en Mesopotamia, por lo que sabemos, había que enterrarla con una especie de ritual para que quedara bien encerrada y no volviera a causar problemas", ha indicado el propio Irving. El experto recuerda que la creencia en los fantasmas era universal hace 3.500 años. Sin embargo, la población mostraba su empatía con los espíritus de los difuntos (no los consideraban series malignos) y les ayudaban a regresar a su sitio.

La excepción eran los fantasmas de personas temibles incluso en vida, y cuya actitud no mejoraba tras la muerte, sino que se 'metían' en los oídos de la gente y les causaban migrañas. Según Finkel, solo los de mayor poder adquisitivo podían acceder a este 'remedio' contra las molestias, ya que las clases humildes no tenían derecho a consultar las instrucciones de la tablilla.

El redactor recomienda