Es noticia
'Lacaton & Vassal': espectacular expo de los arquitectos a los que la pandemia dio la razón
  1. Cultura
Exposición

'Lacaton & Vassal': espectacular expo de los arquitectos a los que la pandemia dio la razón

La extraordinaria muestra 'Lacaton & Vassal. Espacio libre, transformación, habiter', en el Museo ICO de Madrid, recoge el trabajo de los premiados con el último Pritzker

Foto: Transformación de las 530 viviendas en Burdeos, proyecto galardonado con el premio Mies Van der Rohe.
Transformación de las 530 viviendas en Burdeos, proyecto galardonado con el premio Mies Van der Rohe.

Décadas antes de que muchas personas se dieran cuenta de que echaban de menos una terraza y espacios más luminosos y ventilados en los que vivir, los arquitectos franceses Anne Lacaton y Jean-Philippe Vassal ya se habían puesto a trabajar en ello. En 1987 crearon su estudio sobre tres pilares: el espacio libre, es decir, luz y bienestar; transformación, lo que significa reformar y no tirar en aras de una mayor eficiencia medioambiental y social de los edificios y para con sus vecinos; y habitar, o cómo ocupamos todos nuestras viviendas o lugares de trabajo (para hacerlo mejor). En octubre de 2021, algo nos suena todo esto.

Sus trabajos dieron resultado. En 2019, ganaban el Mies Van der Rohe a la mejor arquitectura europea por la transformación de 530 viviendas en el Grand Parc Bordeaux y hace solo unos meses recibían el Pritzker, el Nobel de la arquitectura, lo que los señala como los mejores arquitectos del mundo. Y ahora todo su recorrido profesional se puede ver en la extraordinaria exposición que ha montado el Museo ICO de Madrid. Hasta el 16 de enero. En tiempos ya casi pospandémicos es imprescindible su visita para saber hacia dónde podemos ir.

En 2019 ganaron el Mies Van der Rohe y este año el Pritzker, por lo que ahora son los mejores arquitectos del mundo

Lo primero que llama la atención de esta muestra organizada por los propios arquitectos son los planos. Hay planos de sus trabajos por todas partes, desde aquellos de viviendas unifamiliares a viviendas colectivas —los bloques de toda la vida, muchos de ellos de protección oficial— y edificios públicos como facultades, plazas y centros de arte contemporáneo (siempre han tenido un gran predicamento entre los artistas). Es posible que para alguien ajeno a la arquitectura le resulte confuso, pero enseguida se entiende bien el concepto de sus trabajos y por qué han decidido mostrar los planos.

placeholder Lacaton y Vassal, durante la presentación de la exposición en el Museo ICO.
Lacaton y Vassal, durante la presentación de la exposición en el Museo ICO.

“Lo que ellos quieren es ofrecer espacio para que la gente lo ocupe y desarrolle su vida con total libertad. Para ellos el lujo principal es el espacio. Y lo que hacen es el doble de espacio del inicial solicitado por el cliente que muchas veces sale por menor presupuesto que el destinado en un principio a la construcción del proyecto”, explica Gonzalo Doval, responsable del área de arte del museo. Esto se ve muy claro en los planos donde en blanco aparece el programa solicitado por el cliente y en azul el espacio libre que ellos ofrecen adicionalmente sin mayor coste, en ocasiones con menor.

Lo mejor es acudir a ejemplos concretos como el de la llamada Casa D Lège Cap Ferret o Casa entre los Árboles, de 1998. En los planos y fotografías se observa cómo los arquitectos utilizaron los valores dados por el propio lugar y los aprovecharon para sacarles el mejor partido. Para no dañar la naturaleza lo que hicieron fue elevar la casa sobre pilotes, con lo que todo el espacio libre es la vista adicional que se gana al elevar la casa sobre estos elementos.

placeholder La transformación de las 530 viviendas.
La transformación de las 530 viviendas.

De forma más cristalina su concepto del espacio libre se ve en las 530 viviendas en el Grand Parc Bordeaux. En uno de los planos se ve el bloque existente antes de su trabajo. Era una colmena con casas pequeñas, de unos 30 metros cuadrados. Casas de protección social con poca luz. Ventanas pequeñas, mala ventilación. Era un edificio destinado a la demolición y a construirse de nuevo, pero lo que ellos decidieron fue añadir (el espacio libre) a cada vivienda un pequeño espacio que ellos denominan jardín de invierno y un balconcito con lo que cada piso pasó a tener unos 50-60 metros cuadrados. Y una luz enorme y unas vistas preciosas sobre Burdeos. “Y no se tuvo que desahuciar a nadie por los trabajos. La demolición también tiene un coste social. Está comprobado que echar a alguien de la casa en la que vivió toda su vida se siente como la muerte de un ser querido”, añade Doval.

placeholder El antes y después de las 530 viviendas.
El antes y después de las 530 viviendas.

El Palais de Tokio

Uno de sus trabajos más emblemáticos fue el del Centro de Arte Contemporáneo del Palais de Tokio en París en 2001. En él está resumida toda su filosofía y todo lo que tiene que ver con el concepto de transformación, que en la exposición podemos ver mediante fotografías y planos. El antes y el después. El Palais había sido un edificio que se hizo para la Exposición Internacional de 1937. Después durante un tiempo se usó como Museo de Fotografía, como el Museo de Arte y Ensayo, pero con la construcción del Pompidou se llevaron allí todas las colecciones. No se sabía muy bien qué hacer con ello hasta que en los ochenta a alguien con influencia se le ocurrió un gran Museo de la Cinematografía. Un edificio singular, efectista… Y carísimo. Tanto que como suele suceder con estas cosas se paró la obra —nadie quería perder más dinero— y aquello quedó abandonado. Como vemos esto no solo ocurrió en la España de la burbuja inmobiliaria y los grandes centros culturales.

placeholder El Palais de Tokio.
El Palais de Tokio.

Con el edificio en ruinas, a finales de los noventa se decidió hacer un Centro de Arte Contemporáneo para los artistas más emergentes. Y fueron estos los que invitaron a Lacaton y Vassal a presentarse al concurso, que finalmente ganaron. Los arquitectos sumieron lo que ya existía. Al principio iba a ser una intervención mínima de 10.000 metros cuadrados, pero ofrecieron remodelar los 25.000 de una planta completa. Llevaron a cabo un examen minucioso de las condiciones del edificio. Actuaron como cirujanos. Reforzaron los pilares que lo necesitaban, pero solo hicieron intervenciones muy puntuales con un estudio sobre el recorrido de cableado y las instalaciones eléctricas que se ajustara al presupuesto disponible. Al Ministerio de Cultura, que era el que pagaba, le salió bastante bien. “Se usó el presupuesto de una exposición temporal para reformar una planta completa de un edificio. Por eso doce años después les encargaron remodelar el resto del edificio”, explica Doval que añade que los propios arquitectos pensaron que Cultura les dejó hacer “porque pensaban que fracasarían”. Fue todo lo contrario a un desastre y este edificio cerca del Trocadero, que conserva ese aspecto de “ruina” es uno de los más interesantes del París más actual.

placeholder Otro de sus proyectos es la transformación de la Facultad de Ciencias de la Gestión, en Burdeos.
Otro de sus proyectos es la transformación de la Facultad de Ciencias de la Gestión, en Burdeos.

En este apartado sobre cómo transforman los lugares también resulta curiosa la plaza Leon Aucoc de Burdeos porque decidieron… no hacer nada. El ayuntamiento les contrató para reformar la plaza. Sin embargo, ellos hablaron con los vecinos —es algo que hacen antes de cada intervención— que les dijeron que les gustaba tal y como estaba por lo que solo hicieron pequeñas reformas de pavimento, podaron los árboles y poco más… Aunque el ayuntamiento se empeñara, los vecinos tuvieron la última palabra.

No queremos celdas

En la última parte de la exposición, ya en la planta de arriba, no hay nada. En realidad sí: varios cortes de una película que Karina Dana hizo para una exposición suya en un centro de arte contemporáneo proyectado sobre las paredes. En estas imágenes aparecen los vecinos de los edificios transformados por Lacaton y Vassal charlando sobre cómo viven en sus 'nuevas' viviendas más soleadas y espaciosas. Hay una mujer española que lleva más de cuarenta años viviendo en unas de las 530 viviendas de Burdeos que comenta que ahora sale al balcón a darse “un paseo, como se dice en español”.

placeholder Las películas de Karina Dana sobre el trabajo de Lacaton y Vassal.
Las películas de Karina Dana sobre el trabajo de Lacaton y Vassal.

Son casi todas ellas viviendas que en su día no estaba en las mejores zonas. Viviendas pequeñas que con unos mínimos retoques obtienen un cambio sustancial. Le pregunto a Gonzalo Doval si esto que hacen Lacaton y Vassal no está cobrando tendencia. Que si volverán las terrazas. Me dice que no, que uno de los grandes problemas sigue siendo la normativa. “Durante mucho tiempo las casas se han concebido como esos sitios a los que solo íbamos a comer y a dormir y pasar el menor tiempo posible. Y en las últimas décadas se privilegió el espacio público por encima de las viviendas. Pero si pasamos mucho tiempo en ellas no pueden ser como celdas”, indica. Ahora con la pandemia nos hemos dado cuenta de muchas cosas. Lacaton y Vassal fueron unos visionarios. El covid-19 vino para darles la razón.

El redactor recomienda