Destruyen miles de libros de 'Tintín', 'Astérix' y 'Lucky Luke' en Canadá por racistas
  1. Cultura
POLÉMICA NACIONAL

Destruyen miles de libros de 'Tintín', 'Astérix' y 'Lucky Luke' en Canadá por racistas

Un consejo escolar francófono de Canadá les acusa de difundir "estereotipos negativos sobre los aborígenes"

placeholder Foto: Una imagen de 'Astérix en América'.
Una imagen de 'Astérix en América'.

Un consejo escolar que reúne a unos 30 colegios católicos ha llevado a cabo una "purga", destruyendo casi 5.000 libros y cómics de más de 150 títulos diferentes. Entre ellos se encuentran cientos de ejemplares de 'Tintín', 'Astérix', 'Lucky Luke' o 'Pocahontas', a quienes acusan de difundir "estereotipos negativos sobre los aborígenes".

Los hechos han sucedido en la provincia de Ontario, en Canadá. Lyne Cossette, portavoz del Consejo Escolar Católico Providence, explica a Radio Canadá que se trata de "un gesto de reconciliación con las Primeras Naciones y un gesto de apertura hacia las otras comunidades presentes en la escuela y en nuestra sociedad".

Foto: Sacerdotes y ayudantes recopilan los libros, entre ellos alguno de Harry Potter (Foto: Facebook)

En total se destruyeron 4.716 ejemplares entre los 30 centros escolares, todos francófonos. Para llegar a ese número se decidió que habría que añadir todos aquellos que incluyeran las palabras 'indio' o 'esquimal'. También, los que representaran a los aborígenes con el torso desnudo ya que, según los impulsores del proceso, "es una falsa representación de la realidad, así como la sexualización de las mujeres aborígenes".

Polémica nacional

La polémica no ha tardado en extenderse por todo el país. El primer ministro de la región de Quebec, François Legault, califica de "inaceptable" y "acto atroz" la quema de libros. Sin embargo, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, no ha querido mojarse ya que, según él, nadie debe decir a los aborígenes "cómo deben sentirse o cómo deben actuar para avanzar en la reconciliación".

Nadie debe decir a los aborígenes "cómo deben sentirse o cómo deben actuar" (Trudeau)

La quema de libros comenzó en Canadá en 2019. Fue Suzy Kies, copresidenta de la Comisión de Pueblos Aborígenes del Partido Liberal, la que promovió una "ceremonia de purificación con llamas" en un colegio. Quemaron cientos de libros y utilizaron las cenizas como abono para "convertir lo negativo en positivo".

Lyne Cossette justificó la quema de libros por un "contenido desactualizado o inapropiado". La portavoz del consejo escolar recordó que en esa decisión habían participado intelectuales y ancianos aborígenes, que "fueron consultados en varias etapas, desde la conceptualización a la evaluación de los libros y la idea de plantar árboles con las cenizas". El proyecto se llamó 'Devolver a la tierra' y, a su juicio, fue un éxito.

Canadá Colegios Racismo Cómic
El redactor recomienda