Así es la letra de la canción 'Merichane', la catarsis emocional de Zahara
  1. Cultura
"yo estaba ahí"

Así es la letra de la canción 'Merichane', la catarsis emocional de Zahara

La cantante comparte en su nueva canción cómo vivió distintos episodios de abuso y violencia machista, lo que ha animado a varias de sus seguidoras en redes a compartir sus testimonios con el 'hashtag' Yo estaba ahí

placeholder Foto: Zahara, en un momento del videoclip de 'Merichane' (YouTube)
Zahara, en un momento del videoclip de 'Merichane' (YouTube)

"Ahora, en este momento en el que me he visto con fuerza para hacerlo, he decidido compartirlas". Este jueves, a las 19:00 de la tarde, la cantante jiennense Zahara inició una especie de 'catarsis' al recopilar en su nueva canción, 'Merichane' historias del presente y del pasado sobre abusos, violencia machista e industria musical. "Merichane soy yo y Merichane son todas mis historias", ha querido expresar la artista, que a principios de enero sacó el tema 'Adrenalina' en colaboración con Chica Sobresalto, Maialen de OT 2020, sobre su nuevo 'single', que toma como punto de partida el apodo que habría recibido Cleopatra por practicar sexo oral. Así, Merichane haría referencia a "la boca de diez mil hombres", una expresión que sirve a la intérprete de 'Hoy la Bestia cena en casa' para hablar de las distintas violencias machistas que soportan las mujeres por el mero hecho de ser mujeres.

"Merichane era el nombre con el que se conocía a la 'puta del pueblo'. Ese fue mi apodo en el colegio, tenía 12 años", se puede leer de forma previa a los créditos del videoclip dirigido por Guillermo Guerrero y disponible en YouTube, Spotify y el resto de plataformas, en sintonía con lo que se denuncia en el tema. Tras el lanzamiento de la canción, que se ha colado entre las tendencias en vídeo de la plataforma en menos de 24 horas, son varias las seguidoras que han compartido con la cantante varios episodios de acoso callejero o violencia sexual a través del 'hashtag' Yo estaba ahí, una fórmula repetida en 'Merichane'.

placeholder La cantante jiennense en otro momento del videoclip de 'Merichane' (YouTube)
La cantante jiennense en otro momento del videoclip de 'Merichane' (YouTube)

Utilizando sintetizadores para convertir su voz en una especie de eco, el tema arranca con las imágenes de varios hombres desfilando ante la pantalla de quienes se paran a ver el videoclip, que presenta de repente a una Zahara apodada con el nombre de Merichane. A lo largo de la canción, tal y como se refleja en la letra, se exponen diversas situaciones vividas en primera persona y compartidas por otras mujeres, con referencias que apelan también a cómo la religión católica 'condena' el deseo sexual de la mujer, al que rodea todavía muchos prejuicios sociales. "He querido contar lo que viví tal y como fue para mí. Llegar a hacerlo no ha sido fácil, he tenido que aceptar y asumir que aquellas historias sucedieron de verdad, pero que el mantenerlas escondidas no solo no me hacía sentir mejor sino que protegía a las personas que me habían hecho daño", ha especificado Zahara con respecto a 'Merichane'. A través de su perfil en Instagram, la cantante ha contado cómo se enteró en el colegio de que algunos compañeros se referían a ella, a las espaldas, con el nombre de Merichane, que en un principio no sabía lo que significaba. "Cuando pasaron unas semanas, en el patio del colegio, escuché a unos chicos que estaban hablando de una mujer del pueblo, una prostituta, a la que llamaban Merichane. En ese momento me di cuenta de que el mote que me habían puesto no era para nada amable, sino que era una forma de llamarme puta", concreta Zahara en el vídeo.

Bajo estas líneas, se puede leer la letra completa de 'Merichane', la nueva canción de Zahara:

Yo estaba ahí cuando todos bailaban,
mojaban el dedo,
se creían eternos.
Yo estaba en el baño aguantando la puerta con mi espalda,
mientras les besaba la lengua.

Yo estaba ahí en las oficinas de Universal,
tragando sermones sobre mi gran potencial.
Yo estaba ahí abrazada a la taza del váter,
yo era incapaz de soltarla y ellos de mirarme.

Yo estaba ahí en urgencias acariciando el límite,
necesitaba algo infalible.
Yo estaba de rodillas pidiendo perdón a vuestro Dios
por no saber decirle que no.

Yo o-o-o-o-o-o,
a-a-a-aun ahí sin saber salir.
Yo o-o-o-o-o-ooooo,
a-a-a-a-aun ahí-í-í,
sin saber salir.
Y no logro huir.

Yo estaba ahí cambiándole el nombre a mis amantes
en la lista de contactos.
Yo estaba ahí dejándole las bragas usadas en el armario,
jodiéndole la vida a un extraño.

Yo estaba en la otra habitación, escuchaba su respiración,
deseaba que no entrase.
Yo estaba ahí entre las sábanas a esperas del verano,
dejando de ser quién había soñado.

Yo o-o-o-o-o-o,
a-a-a-aun ahí sin saber salir.
Y no logro sacarme de ahí.

Yo estaba ahí con las llaves en la mano acelerando el paso,
fingiendo que hablaba con mi hermano.
Yo estaba ahí dejándome hacer
con tal de que acabase de una vez.

Yo estaba ahí confesándome por haberme tocado,
pensando que ese era el puto pecado.

Yo estaba ahí metiéndome los dedos hasta el fondo,
queriendo vomitar las penas, la vida, el odio.

Yo o-o-o-o-o-o,
a-a-a-aun ahí sin saber salir.
Y no logro sacarme de ahí.

Yo o-o-o-o-o-ooooo,
a-a-a-a-aun ahí-í-í,
sin saber salir.
Y no logro, no sé cómo, sacarme de allí.

Música
El redactor recomienda