Las seis pirámides mayas perdidas que han sido descubiertas durante 2020
  1. Cultura
HALLADAS POR EL INAH

Las seis pirámides mayas perdidas que han sido descubiertas durante 2020

La civilización maya continúa siendo una de las más misteriosas de todos los tiempos y, muchos siglos después de su colapso, continuamos descifrando muchos de sus enigmas

placeholder Foto: Seis pirámides mayas halladas en 2020. (CC/Wikimedia Commons)
Seis pirámides mayas halladas en 2020. (CC/Wikimedia Commons)

En muchas ocasiones, pensamos que buena parte del planeta Tierra ya está descubierto y que nuestro mundo no esconde demasiados secretos que nos puedan sorprender. Sin embargo, esta afirmación no es ni mucho menos cierta, pues cada año son numerosos los descubrimientos arqueológicos que se siguen llevando a cabo. De hecho, a pesar de la pandemia de coronavirus, tanto 2019 como 2020 han sido muy prolíficos en hallazgos de antiguas civilizaciones. No en vano, solo durante el año pasado se han descubierto seis pirámides desconocidas de la cultura maya, que aún siguen escondiendo numerosos enigmas.

¿Se imaginan que increíbles estructuras de más de 100 metros hubieran pasado desapercibidas durante más de una decena de siglos? Pues eso es, en realidad, lo que ocurre con el mundo maya, donde monumentales edificios, de los que los arqueólogos aún no tienen el conocimiento exacto de cómo se pudieron levantar con aquellas rudimentarias técnicas de hace cientos de años, han pasado inadvertidos a nuestros ojos hasta ahora. Estos descubrimientos se han llevado a cabo en Yucatán (México) y varias de estas pirámides pueden ser consideradas como las más impresionantes de nuestro planeta.

Foto: Los restos del palacio. (Mauricio Marat / Instituto Nacional de Antropología e Historia de México)

Ha sido el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) el que ha dado a conocer los nuevos descubrimientos en México. Los expertos anunciaron el hallazgo de estas seis pirámides, de las que cuatro de ellas aún se encuentran en un momento preliminar de investigación, pues en todos los casos aún se encuentran ocultos en la selva y ha sido imposible desvelar todos los enigmas que esconden en su interior, amén de algunos secretos que aún sigue escondiendo en su parte exterior. Sin embargo, sí hay dos de las que se saben más cosas y los expertos han dado a conocer su información.

La primera de estas pirámides es la de Chaltún Ha, ubicada en Izamal, a unos pocos kilómetros de Chichén Itza. Se trata de una impresionante pirámide de ocho metros de altura por 100 metros de largo, que se encuentra formada por tres construcciones, una principal y dos más pequeñas que la escoltan. Este impresionante edificio es, posiblemente, una de las estructuras mayas más increibles de esta antigua civilización y su zona arqueológica estuvo abierta al público a finales de 2019. De hecho, este sitio arqueológico cuenta con un total de 168 estructuras todavía inexploradas y, hace solo unos meses, se halló un antiguo palacio azteca bajo un edificio del centro histórico que aún está siendo estudiado.

La segunda estructura es la pirámide de Kulubá, ubicada en el municipio de Tizimín. Se trata también de una monstruosa edificación, que mide más de 55 metros de largo por 15 metros de ancho y 10 metros de altura y los investigadores aseguran que se construyó entre el siglo VII y el IX d.C. En este caso, el yacimiento arqueológico no ha sido abierto al público y se sigue investigando para tratar de conocer todos los secretos de su interior. Eso sí, la previsión es que en algún momento de 2021 pueda abrir sus puertas para convertirse en un centro turístico de la cultura maya, según explica 'National Geographic'.

"El trabajo de restauración arquitectónica implica que la exploración tiene que ser muy minuciosa, implica un registro muy detallado de los elementos arquitectónicos que vamos a identificar y a partir de criterios de restauración devolver esas piedras que se desplomaron a su lugar original", explica José Huchim Herrera, arqueólogo del Centro INAH Yucatán. Es decir, después de que hayan tenido lugar los descubrimientos, es necesario restaurarlos para darles la forma original más aproximada y asegurarlos con el fin de que no exista riesgo parea los visitantes.

Pero ¿por qué en los últimos años se está multiplicando de manera exponencial el número de descubrimientos de la cultura maya? Hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, se tratan de edificios que fueron abandonados hace varios cientos de años y que el paso del tiempo ha dado lugar a que la propia naturaleza se encargue de cubrirlos, especialmente en las zonas boscosas. Por esa razón, la creación del LIDAR, un sistema de radar capaz de hallar objetos cubiertos por la naturaleza, ha sido fundamental.

El LIDAR es una revolucionaria técnica de reconocimiento aéreo con la que se pueden hallar estructuras desconocidas hasta la fecha: consiste en utilizar un láser pulsado sobre un área y medir la luz que se refleja con un sensor. Con ello se consigue una vista tridimensional con las medidas reales del área sobre el que se ha desplegado el haz de luz y, así, se han descubierto toda esta serie de estructuras que a simple vista no se encontraban por las dificultades que entraña el paisaje. Y, por supuesto, no se descarta que se sigan encontrando misteriosas estructuras mayas a lo largo de 2021.

Descubrimientos México Mayas Planeta Tierra
El redactor recomienda