Enrique Cerezo, el gran conservador del cine español se pasa al 'streaming'
  1. Cultura
ENTREVISTA

Enrique Cerezo, el gran conservador del cine español se pasa al 'streaming'

Posee más de un 70% del cine español y es el responsable de la conservación de la mayor parte del patrimonio fílmico nacional

placeholder Foto: Enrique Cerezo en la sede de su productora. (Jorge Álvaro Manzano)
Enrique Cerezo en la sede de su productora. (Jorge Álvaro Manzano)

En la calle Ana Mariscal —en honor de la directora y actriz, protagonista de clásicos como 'Raza' y 'Un hombre va por el camino'—, en la Ciudad de la Imagen de Pozuelo, entre Kinépolis, la ECAM y el Centro de Conservación y Restauración de la Filmoteca Española, se levanta el edificio de Enrique Cerezo Producciones. Una construcción moderna de varias plantas en la que se reparten las oficinas de la productora del madrileño, que empezó en esto del cine en el equipo de eléctricos y que hoy es el dueño de más del 70% del cine español, además de ostentar la presidencia del Atlético de Madrid desde 2003. También es el propietario de la cadena de cines Conde Duque, de la cadena de televisión local 8TV, de la distribuidora Mercury Films y de la plataforma de 'streaming' Flixolé, que también tienen allí sus oficinas. Si algún sector se ha visto empujado a la reconversión forzada este 2020 ha sido la industria de cine; así que, ¿qué mejor que preguntar sobre el futuro del gremio a alguien que trabaja en todas las ramificaciones del cine?

"Tenemos [se refiere a su empresa] unos 8.000 títulos de cine que empecé a coleccionar en los años ochenta", cuenta desde su despacho. "Estábamos un día en Los Ángeles y había una compañía que se llamaba Orion, que luego fue un gran sello pero entonces estaba empezando. Comenzó comprando firmas como American International y otras y, al verlo, me surgió la idea de hacerlo. Y no solo tenemos cine español, sino también spaghetti western y mucho clásico: tenemos todo lo de la RKO, unos 850 títulos".

placeholder Los pasillos repletos de carteles de cine. (Jorge Álvaro Manzano)
Los pasillos repletos de carteles de cine. (Jorge Álvaro Manzano)

En las paredes de los pasillos se despliegan cientos de carteles. Lienzos originales de películas como 'Ninotchka', 'El verdugo', 'Doctor Zhivago', que en su momento se usaron para reproducir los carteles en todo el mundo, en aquellas lonas de más de veinte metros que daban la bienvenida a las salas grandes. Incluso se nota que las letras de los créditos y los títulos se confeccionaron aparte, para poder cambiar el idioma de acuerdo al país de estreno. Carteles de Jano, de Mac, de Equipo Crónica. Estos últimos eran "los Andy Warhol españoles", un grupo de dibujantes que diseñaron muchos carteles de cine negro y de los que queda vivo Manolo Valdés, autor de La Dama del Manzanares, la cabeza que corona el Parque Lineal del Manzanares.

En otra de las salas, dos restauradores escanean los fotogramas de una película protagonizada por Lola Flores. Toman de punto de partida el material más cercano al negativo y mejor conservado para conseguir una copia de máxima calidad. Si la película fue censurada, buscan en otros archivos, en otras filmotecas de todo el mundo hasta dar con el material secuestrado y lo doblan con unas voces lo más similares posibles. Intentan que la versión restaurada sea lo más próxima posible al montaje del director; aunque tarden en encontrar las piezas que faltan, siempre es preferible a dejarlas incompletas.

placeholder La sala de escaneado y corrección de luz y color. (Jorge Álvaro Manzano)
La sala de escaneado y corrección de luz y color. (Jorge Álvaro Manzano)

Tienen, por ejemplo, la copia de Berlanga de 'Los jueves, milagro', que es un poquito más corta y que no se exhibe en salas habitualmente. Con el escáner pasan negativos, positivos, internegativos e interpositivos. La resolución final es de 4K y la máquina escanea constantemente tiras y tiras de celuloide. Durante cuatro o cinco días colorean la copia con un programa de ordenador, el DaVinci, y hacen las correcciones de luz. Sincronizan el sonido y la mandan al departamento que repara los daños en el material.

En otra sala, otros dos restauradores limpian las películas de rayas, manchas e incluso hongos. Uno de los casos más graves que han logrado reparar ha sido el de 'Lawrence de Arabia', que apareció con moho y hongos. "Normalmente las películas suelen tener motas o puntos, mucho grano, y es lo que quitamos de manera más fácil, porque es automático. Luego hacemos una revisión plano a plano para ver lo que hay. También tenía muchas rayas a causa del desgaste, de tantas pasadas. Había tramos especialmente malos. Cada vez las pantallas son de más calidad y enseguida se ven los defectos, así que el trabajo es más minucioso", explican.

placeholder Así se encontraron 'Lawrence de Arabia', llena de hongos. (Jorge Álvaro Manzano)
Así se encontraron 'Lawrence de Arabia', llena de hongos. (Jorge Álvaro Manzano)

Todo este trabajo de restauración lo paga Cerezo de su propio bolsillo. Él es el dueño y conservador de la mayor parte del patrimonio fílmico español: incluso el archivo de la Filmoteca depende de los títulos que el productor les presta. "Todo corre a costa nuestra", se queja. "El Estado no aporta nada y no tiene intención. Cuando tengan que decir que es patrimonio cultural español y que es la repera será cuando aporten. Pero hasta ahora, ni se inmutan. Es al contrario. Tenemos tres mil quinientos problemas con la Filmoteca, porque el material es nuestro, pero te ponen tres mil quinientos problemas para poder sacarlo". Hay quienes critican que tal parte del patrimonio cinematográfico español –y europeo– esté en manos privadas, pero hasta ahora la Administración no ha sido una alternativa y la realidad es que sin el archivo y la restauración propiciadas por Cerezo muchos títulos se habrían perdido ya.

Por los pasillos también aparece una moviola con metraje de 'Juana la loca', antes de acceder a un almacén en el que se apilan latas y latas de películas y en cuyos archivadores hay documentos de todo tipo: desde guiones anotados hasta contratos e incluso alguna nómina, como la de Lola Flores. También hay centenares de fotocromos, de instantáneas de rodaje, de programas de mano. Imágenes de Pablito Clavo en el set de 'Marcelino, pan y vino' y postales de Rita Hayworth como testimonio de días más románticos en la historia del cine.

placeholder Una muestra de la colección de fotocromos de Cerezo. (Jorge Álvaro Manzano)
Una muestra de la colección de fotocromos de Cerezo. (Jorge Álvaro Manzano)

Con las salas y la televisión en declive, el principal caballo de batalla de Cerezo es Flixolé, su plataforma de 'streaming', que comenzó a ofrecer su servicio en 2018. "Flixolé es una plataforma que tiene y puede tener un porcentaje altísimo de la historia del cine español tanto antiguo como moderno y donde puedes ver grandes películas no solo americanas, sino también europeas. Tenemos unos 3.000-4.000 títulos del cine italiano, tanto de toda la vida como nuevos", describe. Además, acaban de subir a Flixolé la filmografía de Cantinflas en HD, que hasta ahora estaba 'secuestrada' debido a problemas legales entre los herederos. También han recuperado las películas de Edgar Neville, a quien, con motivo de los 121 años de su nacimiento, dedican un ciclo. Recientemente también restauraron 'Orgullo', de Mur Oti, un director a reivindicar después de décadas de olvido.

En cuestión de cinco años, España ha pasado de no contar con servicios de vídeo bajo demanda a una saturación del mercado en el que Netflix, Filmin, HBO, Amazon y demás pelean a muerte –ya ha habido alguna baja, como es el caso de Sky– por el mercado. "Hemos pasado de la nada a la abundancia, en esto de las plataformas", se lamenta Cerezo. En vez de haber entrado de una manera escalonada para que la gente las hubiese ido conociendo, han entrado todas a la vez para que el más fuerte se lleve el trozo grande del pastel. Las que están entrando ahora se han quedado un poco rezagadas". ¿El futuro de la distribución? No lo tiene nada claro. "Si supiésemos lo que están pensando las multinacionales… Pero yo creo que están ensayando sistemas. Un sistema es estrenar a la par en salas y en la plataforma. Otro es estreno exclusivo en la plataforma. Están buscando la fórmula más conveniente para ellos, pero cualquiera de las fórmulas es mala para las salas de cine, porque entra en competencia sí o sí".

placeholder La sala de continuidad de 8TV. (Jorge Álvaro Manzano)
La sala de continuidad de 8TV. (Jorge Álvaro Manzano)

"Ahora es cuando más cine se ve", prosigue. "En todo el mundo. Con las televisiones, las salas, las plataformas, los canales de pago… se ve muchísimo más cine que nunca. Eso tiene la ventaja de que el espectador, con una pantalla de 50 pulgadas que le ha costado 500 o 600 euros, puede ver cualquier película en una calidad muy buena. Se ahorra el coger el coche, meterse en un parking, subir catorce escaleras y comprar palomitas. Ya sea por comodidad o por economía. Ahora por 20 euros pueden juntarse en casa quince tíos para ver una película".

Justo ahora el Gobierno negocia una nueva ley para regular el desembarco de las plataformas y equipararlas a las televisiones lineales, sobre todo en cuestión de reinversión en cine. "Es un tema de futuro. Ahora es difícil preverlo, porque hay que tener en cuenta quién es el legislador, qué intereses tiene el legislador para legislar de una forma o de otra y cómo va a querer legislar", explica. "Pero nosotros en Flixolé cumplimos con la legislación vigente y destinamos el 5% de nuestra recaudación a producir. Lo que pasa es que nuestra recaudación no es lo suficientemente grande como para coproducir, pero estamos invirtiendo en documentales largos y cortos".

placeholder Enrique Cerezo en la sede de Enrique Cerezo Producciones. (Jorge Álvaro Manzano)
Enrique Cerezo en la sede de Enrique Cerezo Producciones. (Jorge Álvaro Manzano)

Cerezo tampoco ha dejado de lado su faceta como productor, y ahora prepara una adaptación de la novela de Arturo Pérez-Reverte 'La piel del tambor', con Paz Vega, John Leguizamo y Geraldine Chaplin en el reparto. "El director es un chico colombiano que se llama Sergio Dow y esta será su segunda película. Compró los derechos a Arturo Pérez-Reverte hace tres o cuatro años y estamos esperando que termine la pandemia para comenzar el rodaje, que será todo en Sevilla".

Cada vez es más complicado levantar una película, sobre todo en una industria que no cuenta con, a su parecer, el suficiente apoyo institucional. "Deberían dar, como mínimo, el doble de dinero que dan. Así todo el mundo tendría su proyecto perfectamente definido y con la garantía de que va a entrar en cualquier reparto de los dos o tres que hace al año el Ministerio de Cultura", demanda.

placeholder Latas de película y carteles. (Jorge Álvaro Manzano)
Latas de película y carteles. (Jorge Álvaro Manzano)

"El modelo anterior tenía demasiadas lagunas. La principal era que cobrabas dos años o tres años después y tenías que tener hipotecado prácticamente todo para poder salir adelante con la película. Lo bueno del nuevo modelo es que te pagan la subvención durante el rodaje de la película, que es lo único positivo que encuentro. Al margen de esto, está el problema de los puntos, que es una forma de coartar la libertad del productor. Y el punto más importante es que en toda Europa, la cantidad con la que se subvenciona un arte cultural como es el cine es infinitamente superior al español. Aquí estamos con 70 millones e intentando conseguir a ver si nos dan 100, pero en Italia son 200 y pico, en Italia 400, en Francia 600… y nosotros con 70 millones, lo que limita mucho el tipo de cine que se puede hacer en España".

placeholder Cerezo con Sean Connery y Richard Lester en el rodaje de 'Robin y Marian'. (Videomercury)
Cerezo con Sean Connery y Richard Lester en el rodaje de 'Robin y Marian'. (Videomercury)

Por eso el cine español tiene una proyección internacional complicada, a su parecer. "El dinero que hay no da para más de 20 o veintipocas películas. En España en los años setenta y ochenta se producían entre 120 y 150 películas al año. Y ahora con 50 películas llegan al cupo. Si se diera el doble de lo que se está dando ahora subiría la calidad y los equipos estarían más preparados para hacer superproducciones, pero como estamos supeditados a una cantidad irrisoria, indiscutiblemente no podemos llegar a los niveles de otras cinematografías. No competimos en igualdad de condiciones".

En la calle Ana Mariscal —en honor de la directora y actriz, protagonista de clásicos como 'Raza' y 'Un hombre va por el camino'—, en la Ciudad de la Imagen de Pozuelo, entre Kinépolis, la ECAM y el Centro de Conservación y Restauración de la Filmoteca Española, se levanta el edificio de Enrique Cerezo Producciones. Una construcción moderna de varias plantas en la que se reparten las oficinas de la productora del madrileño, que empezó en esto del cine en el equipo de eléctricos y que hoy es el dueño de más del 70% del cine español, además de ostentar la presidencia del Atlético de Madrid desde 2003. También es el propietario de la cadena de cines Conde Duque, de la cadena de televisión local 8TV, de la distribuidora Mercury Films y de la plataforma de 'streaming' Flixolé, que también tienen allí sus oficinas. Si algún sector se ha visto empujado a la reconversión forzada este 2020 ha sido la industria de cine; así que, ¿qué mejor que preguntar sobre el futuro del gremio a alguien que trabaja en todas las ramificaciones del cine?

Enrique Cerezo Streaming Cine
El redactor recomienda