Las 10 mejores películas extranjeras de 2020: 'cowboys', Borat y una sorpresa salvaje
  1. Cultura
ESTRENOS DE CINE

Las 10 mejores películas extranjeras de 2020: 'cowboys', Borat y una sorpresa salvaje

En un año en que las 'majors' han retrasado sus estrenos, el cine de autor y las plataformas han sostenido la industria

Foto: Ge Hu protagoniza 'El lago del cisne salvaje', el 'noir' ultraviolento y estético de Diao Yinan. (Segarra)
Ge Hu protagoniza 'El lago del cisne salvaje', el 'noir' ultraviolento y estético de Diao Yinan. (Segarra)

En los últimos nueve meses, apenas han llegado superproducciones a las salas de cine; con 'Tenet' y 'Wonder Woman', Warner ha sido de las pocas 'majors' que han intentado probar un agua que, en realidad, estaba congelada. Aprovechando la reciente inauguración de su propia plataforma, Disney ha lanzado 'Mulán' y 'Soul' directas a Disney+, aunque en el futuro prevé combinar el cine en salas y el vídeo bajo demanda, dependiendo de las particularidades de sus títulos. El sistema de ventanas ha estallado por los aires y cada vez es más complicado saber qué y dónde, pero también los títulos minoritarios, antes limitados a un par de cines en las grandes capitales, han encontrado la forma de generar diálogo con un grupo más amplio de espectadores. El retraso en las fechas de estreno de las grandes 'revientataquillas' ha permitido que muchos títulos que, de otra forma, hubiesen quedado sepultados bajo la avalancha mediática de las distribuidoras más potentes hayan encontrado su espacio entre un público ávido de contenidos después de meses de confinamiento.

2020 ha sido un año terrorífico, y es quizás el género de terror el que ha encontrado una hibridación interesante con el cine de autor de festivales. Hasta ahora, siempre hubo cierto prejuicio en los circuitos festivaleros hacia el cine de terror, pero poco a poco los certámenes internacionales se han abierto a él y muchos directores han encontrado en el fantástico un vehículo para expresar su visión sobre la sociedad y la política actuales. La clase media, las plataformas y el cine autoral han sido los responsables de mantener la maquinaria en funcionamiento y en El Confidencial proponemos algunos de los títulos más interesantes de un año atípico y mutante.

10+1. 'Corpus Christi', de Jan Comasa

placeholder Bartosz Bielenia es un cura heterodoxo en 'Corpus Christi'. (Surtsey)
Bartosz Bielenia es un cura heterodoxo en 'Corpus Christi'. (Surtsey)

Ese plano final. El rostro de Bartosz Bielenia grabado a fuego en la retina. Polonia eligió 'Corpus Christi' como candidata a Mejor película internacional en los últimos Oscar y la Academia de Hollywood la seleccionó entre las cinco finalistas, aunque al final fue 'Parásitos' quien se llevó —todos— los laureles. Jan Komasa dirige esta reflexión sobre el perdón, sobre la posibilidad de reinserción en un contexto propenso a las etiquetas y a racionar el perdón. Con la gelidez y la sequedad propias de la cinematografía polaca, Komasa propone la historia de Daniel (Bielenia), un joven de reformatorio, violento y a quien la vida le mendiga las oportunidades, que encuentra a Dios en medio de la crueldad y la miseria. El joven decide hacerse pasar por el nuevo párroco de una pequeña comunidad rural, con la que consigue conectar de una manera profunda e íntima, una relación construida en torno a una mentira. "Sin efectismos ni dramatismos, Komasa indaga en la dificultad de escapar, ya no del pasado, sino del prejuicio, aunque la voluntad lleve a algo tan aceptado como el temor de Dios".

10. 'Casa ajena', de Remi Weekes

placeholder Sope Dirisu y Wunmi Mosaku son una pareja de refugiados que llega a una Inglaterra terrorífica. (Netflix)
Sope Dirisu y Wunmi Mosaku son una pareja de refugiados que llega a una Inglaterra terrorífica. (Netflix)

Estrenada directamente en Netflix, pero sin la campaña publicitaria que apoyó a Sorkin en 'El juicio de los siete de Chicago' o a Fincher con 'Mank', esta ópera prima del director británico Remi Weekes pasó desapercibida. Pero, poco a poco, el boca-oreja le dio el lugar que corresponde a esta propuesta original en clave de terror sobre la inmigración, la identidad y la pérdida. Tomando como punto de partida la huida de dos refugiados sudaneses que intentan rehacer su vida en una Inglaterra hostil, Weekes enhebra drama social con casa encantada de una manera que sigue los pasos de 'Atlantique', aunque sin la poesía y la franqueza de esta última. Aun así, la casa actúa como una materialización de los sueños y deseos de los protagonistas (Sope Dirisu y Wunmi Mosaku), que se enfrentan al dilema del inmigrante: la adaptación a una cultura diferente dejando atrás las raíces o la esperanza de volver a la tierra perdida. Y, por el camino, un buen arsenal de sustos y situaciones inquietantes.

9. 'She Dies Tomorrow', de Amy Semetz

placeholder Kate Lyn Sheil se da cuenta de que va a morir mañana mismo. (Filmin)
Kate Lyn Sheil se da cuenta de que va a morir mañana mismo. (Filmin)

La protagonista de 'Upstream Color', Amy Seimetz, dirige este filme fantástico lánguido, enervante e hipnótico a partes iguales, una especie de 'It Follows' existencialista en el que la protagonista (Kate Lyn Sheil) está convencida de que morirá el día siguiente. No tiene el pálpito, sino la certeza. Por 'She Dies Tomorrow', los personajes pululan alienados, sin encontrarle sentido a una vida carente de futuro inmediato. Pero, gracias a Dios, la película no se toma a sí misma demasiado en serio y deja espacio al humor negro que la aproxima al cine de Buñuel. Porque la afección de la protagonista es contagiosa, lo que abre las puertas a situaciones tragicómicas e irritantes. Como sus personajes, el film de Seimetz vaga sin un rumbo fijo, líquida, alterando el ánimo del espectador con una fotografía ultraexpresiva y una dilatación de los tiempos y repetición de las acciones que solo puede desembocar en amarla radicalmente o en tirar el plasma por la ventana.

8. 'Estoy pensando en dejarlo', de Charlie Kaufman

placeholder El cineasta estadounidense se deja llevar en este drama oscuro y críptico. (Netflix)
El cineasta estadounidense se deja llevar en este drama oscuro y críptico. (Netflix)

La última película de Charlie Kaufman y 'She Dies Tomorrow' podrían considerarse hermanas de leche: las dos moldean el tiempo y el espacio a su antojo, sin hacer demasiadas concesiones al espectador, y las dos plantean una narración que abandona la linealidad y apuestan por estados de ánimo, sensaciones e imágenes icónicas antes de una narrativa concreta. Kaufman firma con 'Estoy pensando en dejarlo' su película más críptica, pero también la más inquietante y oscura, a caballo entre el drama romántico más retorcido y el terror onírico de David Lynch. La sinopsis más vieja del mundo: chico conoce a chica. O, más bien, chica conoce a chico. Porque en 'Estoy pensando en dejarlo' escuchamos los pensamientos de ella (Jessie Buckley), quien, efectivamente, está pensando en romper con su pareja, Jake (Jesse Plemons). Pero, en lugar de dejar de contestar sus mensajes y fingir su propia muerte, decide acompañarlo en un viaje a la granja familiar para conocer a sus padres. Como un caballo hasta arriba de benzodiazepinas, nadie puede domar un filme que salta de un género a otro, de una localización a otra, de un tiempo a otro. Quien se deje arrastrar por el caballo sin demandar una explicación clara y concisa podrá disfrutar de un artefacto lleno de huevos de Pascua en una pesadilla extraña y sugerente.

7. 'Lux Aeterna', de Gaspar Noé

placeholder Gaspar Noé cuenta su propia visión de la quema de brujas en 'Lux Aeterna'. (Filmin)
Gaspar Noé cuenta su propia visión de la quema de brujas en 'Lux Aeterna'. (Filmin)

Droga dura. 'Luz Aeterna' nació de la colaboración de Gaspar Noé con Yves Saint-Laurent como un corto de moda —un 'fashion film'— protagonizado por Charlotte Gainsbourg, Beatrice Dalle y un puñado de modelos de alta costura, pero como todo lo que toca el director francoargentino, se dejó llevar por el exceso. El resultado: una largometraje de 51 minutos de cine sobre cine, en el que a través del rodaje de una quema de brujas al estilo 'Häxan' —'La brujería a través de los tiempos', 1922, Benjamin Christensen—, Noé traza un paralelismo entre el maltrato a las mujeres acusadas de brujería y el (mal)trato a las actrices en una industria que consiente el sufrimiento para sublimar la interpretación y la creación.

"El director de 'Clímax' reincide entonces en otra de sus coreografías del caos, en que los personajes se sumergen en una progresiva espiral de destrucción", escribe Eulàlia Iglesias en su crítica para El Confidencial. "Con la diferencia de que aquí su misantropía apunta al propio medio en el que se mueve, y ofrece una de las miradas más cómicamente negras y desidealizadoras del cine desde dentro que hemos visto en pantalla. Lejos de avanzar por el buen camino, el rodaje de la película de Beatrice Dalle va acumulando tensiones y tropiezos como un tren a punto de descarrilar. Con la directora al borde del colapso, la mayoría de integrantes del equipo se muestran además más dispuestos a boicotearla que a ayudarla. Y se acerca el momento de filmar la quema en la hoguera de las brujas, encuadrada además como una revisión femenina de la crucifixión de Cristo junto a los dos ladrones...".

6. 'Bacurau', de Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles

placeholder Udo Kier saca el armamento pesado en este 'survival' brasileño. (La Aventura)
Udo Kier saca el armamento pesado en este 'survival' brasileño. (La Aventura)

En un pueblo remoto del Sertón, la joven Teresa (Bárbara Colen) vuelve al funeral de su abuela. La localidad, con una larga tradición revolucionaria, vive ahora tiempos apacibles alejados del mundanal ruido. Sin nada más allá que su santera, sus caciques y sus prostitutas, el tiempo pasa apacible y lento, con sus supercherías y sus tradiciones mágicas. Hasta que un día, el profesor del pueblo, es incapaz de encontrar la ciudad en Internet, en el ordenador de la escuela. También comienza a desaparecer gente y los teléfonos móviles dejan de encontrar cobertura. Lo que comienza con una narración cercana al realismo mágico termina en una cinta de acción 'survival' que ganó el Premio del Jurado en el Festival de Cannes de 2019. Una fábula en contra de la colonización y la hegemonía cultural y económica estadounidense, que extrae los recursos de América Latina sin importarle la repercusión del expolio en la población local.

5. 'Diamantes en bruto', de los hermanos Safdie

placeholder Adam Sandler en 'Uncut Gems'. (Netflix)
Adam Sandler en 'Uncut Gems'. (Netflix)

¡Vaya lapsus! Como en esas fiestas en las que tu amigo del alma se queda sin invitación porque se da por hecha. En España se estrenó muy a principios de año, el 31 de enero, en Netflix, y es la consagración de los hermanos Josh y Benny Safdie, una filigrana de mafiosos y estafadoires de medio pelo a cargo de la versión joven, judía y bicéfala de Scorsese. Adam Sandler interpreta el papel de su vida, el joyero neoyorquino Howard Ratner, que se encuentra con la posibilidad de ganar un pastón y saldar todas las deudas de juego cuando un jugador de la NBA se enamora de una de sus gemas. A velocidad demencial, las tramas y los personajes se van cruzando, van ganando y perdiendo el dinero, amigándose y enemistándose, apostando al riesgo total hasta que, cada uno de ellos, se enfrenta a las consecuencias de sus actos. Un diamante en bruto absoluto.

4. 'Borat: The Subsequent Moviefilm', de Jason Woliner

placeholder Borat, con una máscara de Trump en la segunda parte de su historia.
Borat, con una máscara de Trump en la segunda parte de su historia.

Catorce años después de 'Borat', el reportero más popular de Kazajistán vuelve en otra comedia irreverente y cáustica en la que airea las vergüenzas de la sociedad estadounidense en la era Trump. Sacha Baron Cohen retoma uno de sus personajes más icónicos y, a pesar de que la fórmula ya no es novedosa, consigue capear los obstáculos con una propuesta muy atrevida, ingeniosa y en pleno contacto con el ahora. "Cohen ha demostrado una genialidad y un talento para la improvisación que han convertido 'Borat: Subsequent Moviefilm' (algo así como 'Borat: la filmepelícula subsecuente') en una propuesta más arriesgada, más clínica y más entroncada con su tiempo que la original. La inmigración, el feminismo, el racismo, las teorías conspirativas, el aborto, la desafección social e incluso el covid son algunos de los muchos jardines que pisa Borat, una demostración de la capacidad de reacción de sus creadores, ya que la película empezó a rodarse (como tarde) a finales de 2019 y terminó (como pronto) en agosto". Cohen se infiltra en un mítin de Biden, en una reunión feminista de mujeres republicanas e, incluso, consigue que la actriz Maria Bakalova (el gran descubrimiento de la secuela) ponga en un compromiso a Rudy Giuliani, ex alcalde de Nueva York y actual asesor de Trump.

3. 'Beginning', de Dea Kulumbegashvili

placeholder Ia Sukhitashvili es la mujer de un líder local de los Testigos de Jehová. (Surtsey)
Ia Sukhitashvili es la mujer de un líder local de los Testigos de Jehová. (Surtsey)

La ópera prima de la georgiana Dea Kulumbegashvili ganó cuatro premios en el último Festival de San Sebastián, la película más laureada de la historia de la Sección Oficial. Radical y provocadora, este drama con tintes de 'thriller' construye un ritmo y unas composiciones visuales trabajadas y de cocción lenta, en los que explora todas las posibilidades de un cuadro y la construcción de tensión desde la espera. Kulumbegashvili dispone de la cotidianidad, de los tiempos aparentemente vacíos y rutinarios para romperlos con un acto de violencia, a veces física, a veces verbal, pero siempre desasosegante. La directora centra su objetivo en la comunidad de Testigos de Jehová de Georgia, un país profundamente cristiano ortodoxo en el que las autoridades han consentido la persecución contra los Testigos de Jehová. La protagonista de 'Beginning' es la mujer de un servidor ministerial rural que marcha a la capital a recaudar fondos después de que su centro de reunión sea pasto de las llamas tras un atentado. Yana (Ia Sukhitashvili) se dará cuenta de la impotencia del papel de la mujer en una ccultura represiva y punitiva en la que ni siquiera tu casa es refugio de los peligros que acechan fuera.

2. 'First Cow', de Kelly Reinhardt

placeholder Una oda a la amistad en tiempos de la fiebre del oro.
Una oda a la amistad en tiempos de la fiebre del oro.

¿Debería aparecer 'First Cow' en esta lista o no? Se estrenó en Filmin con motivo del Festival de Gijón, pero, probablemente habrá un reestreno en salas en un futuro próximo. Sin embargo, teniendo en cuenta el calendario de premios internacional, probablemente sea más justo hablar de la última película de Kelly Reichardt ahora que dentro de 12 meses, cuando esta recomendación sea una simple redundancia. Con una sensibilidad para el detalle y para la plástica y la materia, la directora estadounidense firma una película bella en su franqueza y aparente simplicidad. En plena fiebre del oro, un pastelero (John Magaro) y un buscavidas chino (Orion Lee) unen sus fuerzas para montar un negocio de buñuelos en un asentamiento de Oregón. El problema: que para conseguir el sabor tan especial de su pastelería deben conseguir leche de vaca, y que en todo el territorio estadounidense solo hay una vaca de la que es dueño el Gobernador. A través de este cuento de amistad masculina, Reichardt critica la perpetuación de la riqueza y los obstáculos para prosperar incluso en la tierra de las oportunidades. Porque, quien tiene los recursos, tiene el poder, y quien tiene el poder, tiene los recursos. Una mención más que especial al trabajo de documentación, ambientación y fotografía de 'First Cow': aparte de un buen western clásico, Reinhardt recrea las costumbres, los materiales y el modus vivendi de mediados del siglo XIX con una precisión y una verosimilitud pocas veces vista.

1. 'El lago del ganso salvaje', de Diao Yinan

placeholder Hu Ge protagoniza este 'noir' chino ultraviolento y visualmente cuidadísimo. (Segarra Films)
Hu Ge protagoniza este 'noir' chino ultraviolento y visualmente cuidadísimo. (Segarra Films)

Más de un año después de su proyección en el Festival de San Sebastián, este 'thriller' chino sigue anclado a mi retina. No solo por la belleza de sus composiciones y el uso del color y la luz, sino por el misterio y la delicadeza con la que Diao Yinan pasa de la violencia más explícita (la pelea en el restaurante es de una sanguinolencia cautivadora, como la caída de un meteorito vista a cámara lenta) a una sensibilidad estética propia de Wong Kar-wai. 'El lago del ganso salvaje' es un neonoir de mafiosos con coreografías, persecuciones y mucho humor, donde el director de 'Black Coal' se sumerge en los barrios bajos con un lenguaje romántico, pop e impulsivo, rebosante de ideas visuales que se incrustan en el hipocampo: la secuencia de la persecución entre zapatillas luminosas es también difícil de olvidar. Además, casualidad, la acción comienza en Wuhan, donde un ladrón de poca monta, Zenong Zhou (Ge Hu), se encuentra con Aiai Liu (Lun-Mei Kwei), una misteriosa prostituta que le envía un recado de parte de su mujer. Mientras la busca, Zenong deberá escapar de una banda rival y de la Policía, en una carrera espídica por la supervivencia.

El redactor recomienda