Encuentran la 'reliquia de Dixon', el tesoro perdido de la pirámide de Guiza
  1. Cultura
DESAPARECIDA HACE 74 AÑOS

Encuentran la 'reliquia de Dixon', el tesoro perdido de la pirámide de Guiza

Hace 74 años, una de las tres reliquias halladas en el interio de la Gran Pirámide de Guiza desapareció sin dejar rastro; ahora, los expertos han sido capaces de recuperarla

placeholder Foto: Turistas disfrutan de un paseo a camello delante de la pirámides en Guiza. (EFE)
Turistas disfrutan de un paseo a camello delante de la pirámides en Guiza. (EFE)

Corría el año 1872 cuando el ingeniero británico Waynman Dixon se encontraba trabajando en la Gran Pirámide de Guiza. La principal idea de este investigador no era otra más que conocer en mayor profundidad esta increíble estructura, con el objetivo de descubrir los secretos milenarios que albergaba en su interior. Su estudio se centró, principalmente, en la Cámara de la Reina, donde encontró varos elementos fundamentales... que varios siglos después han sido recuperados.

En su investigación, descubrió dos conductos ocultos en dicha estancia, que partían desde el interior de la Cámara de la Reina hacia las profundidades de la propia pirámide, pero Dixon halló algo aún más importante, pues fue capaz de encontrar los únicos tres artefactos egipcios que se han encontrado en el interior de esta estructura: una pequeña bola de dolerita, un gancho de cobre y un fragmento de madera de cedro..., pero este último desapareció de manera misteriosa.

Foto: Las tumbas perdidas de Nubia: así son las desconocidas 250 pirámides de Sudán. (CC/Wikimedia Commons)

El descubrimiento era realmente importante, pues encontrar estos tres elementos dentro de la Gran Pirámide de Guiza, con más de 5.000 años de antigüedad, podría permitir a los investigadores sacar conclusiones sobre cuestiones aún sin resolver que rodean a esta estructura, como pueden ser cómo se llevó a cabo su construcción, por qué se decidieron levantar o con qué herramientas fueron capaces de llevarlo a cabo. Los expertos consideran que podrían arrojar pistas al respecto.

La bola, el gancho y la madera pasaron a ser conocidos como las 'reliquias de Dixon', en las que el investigador británico centró sus pesquisas hasta su muerte en 1930. Sería en el año 1946, al término de la II Guerra Mundial, cuando sus descendientes decidieron donar las tres piezas a la Universidad de Aberdeen, uno de los centros especializados en antigüedades egipcias. Sin embargo, el fragmento de madera de cedro se extravió y quedó en el más absoluto olvido... hasta ahora.

Se trata de un pequeño fragmento de madera de cedro de unos 5.000 años de antigüedad que, por el azar del destino, se perdió cuando cambió de manos. Eso provocó que las otras dos 'reliquias de Dixon' pasaran a ser expuestas en el British Museum y que aquel pequeño trozo se diera por desaparecido o, incluso, robado y vendido en el mercado negro. Pero nada más lejos de la realidad pues, por absoluta casualidad, una investigadora de la Universidad de Aberdeen lo ha encontrado.

Abeer Eladany se encontraba realizando una revisión de los artículos de la colección Asia cuando, de repente, se encontró con una extraña y antigua caja de cigarrillos. Cuando la abrió, no podía dar crédito a lo que veía sus ojos: por su experiencia en el campo y por su origen egipcio, pronto reconoció que se trataba de la 'reliquia de Dixon' perdida, algo que confirmó cuando comprobó el número de referencia que figuraba en la pieza. Efectivamente, se había archivado mal.

placeholder La reliquia fue encontrada en una cajetilla de cigarrillos. (Universidad de Aberdeen)
La reliquia fue encontrada en una cajetilla de cigarrillos. (Universidad de Aberdeen)

Un hallazgo casual

"Soy arqueóloga y he trabajado en excavaciones en Egipto, pero nunca imaginé que sería aquí, en el noreste de Escocia, donde encontraría algo tan importante para el patrimonio de mi propio país. Puede que sea solo un pequeño fragmento de madera, que ahora está dividido en varios pedazos, pero es muy significativo dado que es uno de los únicos tres elementos que se han recuperado del interior de la Gran Pirámide", explica Eladany a BBC.

Los expertos llevaron a cabo la pertinente datación por radiocarbono que determinó que el fragmento de cedro corresponde al periodo 3341-3094 a.C. o, dicho de otra manera, es unos 500 años más antiguos que la propia pirámide. Entonces, ¿qué hacía allí? Los expertos tienen dos teorías al respecto: la primera, que se tratara de una pieza de madera muy preciada y escasa y se guardara como tal; la segunda, que los faraones quisieran continuar con el pasado al enterrar antigüedades con ellos.

Sea como fuere, lo cierto es que el redescubrimiento de esta pieza es importante, pues los expertos están convencidos de que puede ofrecer pistas sobre las secretos de la Gran Pirámide de Guiza. ¿Será un tesoro guardado por los faraones, una herramienta utilizada para su construcción o algún tipo de elemento ritual del que desconocíamos su existencia? Será en las próximas investigaciones cuando los expertos traten de dar solución a las 'reliquias de Dixon'.

Descubrimientos Pirámides de Egipto Escocia
El redactor recomienda