Del museo de Pontevedra a Polonia: el largo viaje de dos cuadros expoliados por los nazis
  1. Cultura
del pintor flamenco Dieric Bouts

Del museo de Pontevedra a Polonia: el largo viaje de dos cuadros expoliados por los nazis

Estas dos piezas de arte, un Ecce Homo y una Dolorosa, son del siglo XV y originalmente formaban un mismo díptico

placeholder Foto: Foto: Museo de Pontevedra
Foto: Museo de Pontevedra

El Museo de Pontevedra devolverá a Polonia dos cuadros del pintor flamenco Dieric Bouts tras comprobar que pertenecen a la colección de la familia Czartoryski, víctima del expolio de los nazis tras la invasión alemana en 1939.

Estas dos piezas de arte, un Ecce Homo y una Dolorosa, son del siglo XV y originalmente formaban un mismo díptico, según ha explicado el director del museo, Juan Manuel Rey.

"La semejanza formal con las fotos es evidente", ha apuntado Rey, que ha señalado que el marco de los cuadros también es "muy característico" y coinciden con las referencias bibliográficas que existen sobre estas obras.

A falta del informe pericial sobre este díptico, que está elaborando Ana María Dieguez, especialista en pintura flamenca y directora del Instituto Moll, los responsables del museo creen que "no hay duda" de que son los mismos cuadros reclamados por Polonia.

Rastrear el origen de las obras

Los cuadros eran de la colección de José Fernández López, uno de los benefactores del Museo de Pontevedra que, al parecer, los habría adquirido en galerías especializadas de Barcelona o Madrid a mediados de los años 70.

Foto: ¿A quién pertenece el Tesoro de Guelph? (EFE)

Tras años en depósito en el museo pontevedrés, sus responsables compraron toda la colección -unas 313 piezas de arte- en 1994.

Ya entonces hubo quien alertó que, probablemente, estas dos obras de Dieric Bouts, principal representante de la Escuela de Lovaina, procediesen de algún saqueo, pero se desechó la idea porque el origen de los cuadros estaba perfectamente documentado.

El Museo de Pontevedra comenzó a rastrear el origen de los cuadros tras una llamada que, a finales del pasado mes de marzo, recibieron desde el Ministerio de Cultura polaco alertando de que dichos cuadros habían desaparecido tras la invasión nazi.

El heredero de la colección de la familia Czartoryski y su esposa, la princesa María de los Dolores de Borbón-Dos Sicilias y Orleáns, trataron de salvar las obras más destacadas y las ocultaron en el sótano de un museo y detrás de los muros de una de sus propiedades.

Foto: Uno de los vehículos militares hallados en la cubierta del naufragio del SS Karlsruhe. (Reuters)

Mientras intentaban huir del país fueron arrestados y los nazis descubrieron sus escondites, apropiándose de las obras de arte de mayor valor.

Desde el museo reconocen estar "sumamente contentos" de poder contribuir a la "reparación histórica" de un expolio, según ha destacado el responsable político del museo y vicepresidente de la Diputación de Pontevedra, César Mosquera.

"Es un orgullo poder devolver obras que proceden de un origen muy oscuro", ha asegurado, especialmente cuando, ha añadido Mosquera, el Museo las adquirió "de buena fe" y desconociendo por completo su procedencia original.

Antes de devolverlas a Polonia, el Museo de Pontevedra expondrá estos dos cuadros al público por última vez como piezas principales de una exposición que, a la vuelta de las navidades, abordará los expolios registrados a raíz de conflictos bélicos.

Polonia Nazismo
El redactor recomienda