Las cosas del deshielo: descubren 68 flechas con más de 6.000 años de antigüedad
  1. Cultura
En Noruega

Las cosas del deshielo: descubren 68 flechas con más de 6.000 años de antigüedad

El manchón de hielo de Langfonne, a unos a unos 390 kilómetros de Oslo, se está derritiendo, lo que está posibilitando el descubrimiento de piezas de un gran valor histórico

Foto: Flecha encontrada en Langfonne (Innlandet Fylkeskommune)
Flecha encontrada en Langfonne (Innlandet Fylkeskommune)

El cambio climático es una problemática que está teniendo varias consecuencias en nuestro planeta. El calentamiento global está haciendo que los glaciares se derritan de manera bastante rápida, con todo lo que ello supone en cuanto al aumento del nivel del mar, de la temperatura de los océanos o que el hielo vaya desapareciendo, sin embargo, y aunque para nada es una noticia que tape la gravedad de todo ello, gracias al deshielo, arqueólogos de las universidades de Cambridge, Oslo y Bergen descubrieron en Noruega, a finales del mes de noviembre, 68 flechas que se estiman que tendrían alrededor de 6.000 años de antigüedad.

Algunas de estas piezas están en un gran estado de conservación y continúan unidas a su asta, además, se han localizado otros objetos antiguos como zapatos, ropajes y huesos de reno. Según la revista Holocene (donde se ha publicado el descubrimiento) todos estos hallazgos han aparecido en la ladera de una montaña situada en Jotunheimen, una parte de la cordillera de los Alpes escandinavos. Esto ha sido posible por cómo se ha ido derritiendo el hielo del conocido como manchón de Langfonne, que se encuentra en torno a unos 390 kilómetros de la capital noruega de Oslo.

Punta de flecha encontrada en Langfonne (Innlandet Fylkeskommune)
Punta de flecha encontrada en Langfonne (Innlandet Fylkeskommune)


Un derretido manchón de hielo

El mencionado manchón de hielo fue descubierto hace casi 15 años (en 2006) por un excursionista que encontró un zapato de cuero que se calcula sería de comienzos de la Edad del Bronce. Este se puso en contacto con Lars Pilø, investigador del Departamento de Patrimonio Cultural de la Región de Innlandet y director del proyecto Glacier Archaeology Program, que de este modo comenzó a investigar sobre la zona. Pero estos no son los únicos hallazgos arqueológicos encontrados allí, otras expediciones realizadas entre 2014 y 2016 han dejado al descubierto huesos de animales y otros objetos, si bien, el lote descubierto este año es el más importante por la cantidad de piezas encontradas y por su estado de conservación. Los descubrimientos de Langfonne sirven para conocer más sobre las prácticas y técnicas de caza de épocas pasadas, así como los cambios de extensión que ha tenido el hielo en estos lugares, aportando pues información muy valiosa para los investigadores.

El estudio hecho por radiocarbono fecha una horquilla temporal muy amplia para estos objetos, que va desde el Neolítico hasta la Edad Media. Y es que, en un primer momento, los arqueólogos pensaban que las piezas que se encontraban en los manchones de hielo no se movían del lugar, pero el estudio ha demostrado que el hielo de la zona se ha derretido y vuelto a congelar varias veces, lo que ha ocasionado que las piezas se hayan ido desplazando a lo largo del tiempo.

Manchón de hielo de Langfonne (Innlandet Fylkeskommune)
Manchón de hielo de Langfonne (Innlandet Fylkeskommune)

El manchón de Langfonne se encuentra dividido en tres secciones debido al deshielo que se está produciendo allí y que no tiene vistas de que vaya a detenerse. Así lo expone uno de los coautores del estudio publicado, Atle Nesje, glaciólogo de la Universidad de Bergen, que afirma que, gracias al aumento de la cantidad de liquen en las rocas (una mezcla entre hongos, algas y cianobacterias), pueden asegurar que el hielo de Langfonne se ha ido derritiendo sistemáticamente y de manera muy rápida en los últimos 20 años, hasta tal punto que, en estos momentos, tiene un 30% menos del tamaño que tenía hace dos décadas.

Descubrimientos Noruega Hielo
El redactor recomienda