Palencia ya tiene su propio 'Ecce Homo' y los vecinos no se pueden creer la chapuza
  1. Cultura
"PARECE DE DIBUJOS ANIMADOS"

Palencia ya tiene su propio 'Ecce Homo' y los vecinos no se pueden creer la chapuza

Una restauración fallida de un edificio centenario provoca la indignación de los palentinos que se reúnen ante la obra

placeholder Foto: El antes y el después de la restauración no tienen nada que ver (Twitter)
El antes y el después de la restauración no tienen nada que ver (Twitter)

En el año 2012, Cecilia Giménez puso a la pequeña localidad aragonesa de Borja en el mapa del mundo. Pese a no tener ningún tipo de preparación artística, se encargó de "restaurar" el Ecce Homo de la iglesia del pueblo, con resultados que hoy son conocidos en todo el mundo. Desde entonces, las restauraciones fallidas de obras de arte ya se conocen con el nombre de "eccehomos".

Ahora, Palencia ha sido la última ciudad que ha unido su nombre al de ilustres lugares donde se ha producido una de esas restauraciones. Fue el artista local Antonio Guzmán Capel quien dio la voz de alarma hace algunos días y, desde entonces, no hay vecino que no se haya acercado hasta uno de los lugares más transitados de la ciudad para comprobar con sus propios ojos la fechoría que se ha llevado a cabo.

Se trata de un edificio casi centenario, ya que se terminó en 1923, y que está situado en plena Calle Mayor, el epicentro de la vida social y comercial de la ciudad. En las plantas altas alberga viviendas, mientras el bajo es la sede de una sucursal bancaria. Se terminó su remodelación hace más una década, pero hasta ahora nadie se había percatado de la "chapuza".

Una pifia en toda regla

Esa fallida restauración había pasado desapercibida ya que se encuentra a más de 20 metros de altura y no se ve a simple vista. Juan Cruz Rodríguez, un abogado palentino cuya vivienda se encuentra a pocos metros de ese edificio, explica a El Confidencial que "paso todos los días por delante y miro el edificio a diario, ya que es uno de los más bonitos de la calle, pero nunca me había fijado en ese detalle".

Los vecinos procesionan estos días por la Calle Mayor de Palencia para ver con sus propios ojos su "eccehomo"

No es para menos: hace falta una buena vista, unos prismáticos o el zoom del móvil para poder distinguir la restauración fallida. Según explica el artista Guzmán Capel a El Norte de Castilla, en una de las reformas del edificio se habría desprendido una cabeza ornamental y su reconstrucción habría sido esta fallida obra que ahora se expone y que, en sus propias palabras, "parece un personaje de dibujos animados".

Desde el Ayuntamiento de Palencia no se pueden hacer cargo de la situación, ya que se trata de un edificio privado y con un grado de protección limitado, ya que no está considerado como bien de interés cultural. Por eso, cualquier futura restauración tendría que pasar por los propietarios del edificio, es decir, el banco que ocupa el bajo y los vecinos que compraron sus casas a la entidad bancaria hace años.

Palencia Restauración
El redactor recomienda