16 de octubre

De Hitler a Disney: los cimientos de dos ‘imperios’ que cambiaron la historia

En principio poco tienen que ver, pero los primeros pasos de ambos se dieron en una misma fecha, el 16 de octubre, con cuatro años de diferencia

Foto: Disney y Hitler
Disney y Hitler

El 16 de octubre puede parecer un día cualquiera, pero si se echa la vista hacia atrás es posible que esta jornada no resulte tan normal. En estas fechas en las que el día a día está marcado por el coronavirus y la crisis económica, en las que estamos pendientes de la caída de las hojas de los árboles y la llegada del frío, podrían estar ocurriendo hechos que pasarán a la historia sin tan siquiera saberlo.

Esto puede parecer una locura, pero este día ha estado marcado por acontecimientos que sirvieron como punto de partida de lo que más tarde cambiaría la forma de ver el mundo en muchos sentidos. Sin quererlo, el destino quiso que un par de 16 de octubre, con cuatro años de diferencia entre ambos, se dieran los primeros pasos de dos prototipos de ‘imperio’.

La semilla del terror

El 12 de septiembre de 1919, en la cervecería Sterneckerbräu de Múnich, se sucedían temas y debates políticos que analizaban la situación de la deprimida Alemania de la posguerra. Como en otros clubs de la ciudad en aquella época, pequeños grupos de extrema derecha se agrupaban en estos lugares para repetir mensajes de desdicha y de deseo de recuperación de la gloria de su país.

En esa fecha se encontraba allí un tal Adolf Hitler, que pocos días después recibiría la credencial como miembro del Partido Obrero Aleman (DAP), después de acallar a un integrante de este colectivo, dejando sorprendidos a propios y extraños con su capacidad de palabra. Este grupo ultraderechista sustentaba los valores antisemitas y de odio para los que ellos consideraban como los causantes de la traición a su patria y que surgían en el interior del joven Hitler.

Pasado algo más de un mes desde ese momento, el 16 de octubre, otra cervecería de Múnich, la Hofbräukeller, y el centenar de personas que allí se agolpaban fueron testigos del que podría denominarse como el bautismo político de una de las personas que, más adelante, causaría el conflicto bélico más devastador de la historia. En ese otoño de 1919, este desconocido de 30 años recitó un discurso de una media hora que dejó electrizados a los allí presentes, momento desde el cual se volcó en dar un nuevo impulso al DAP, que más tarde sería rebautizado como Partido Nacional Socialista Obrero Alemán (NSDAP), en lo que fue el comienzo de una carrera marcada por la oratoria y el terror.

Cimientos de un ‘imperio’ animado

Ese mismo año 1919, un joven que había falsificado su certificado de nacimiento para ir con la Cruz Roja como conductor de ambulancias en la Primera Guerra Mundial, regresaba de Francia a Estados Unidos. Una vez allí puso rumbo a Kansas, donde su hermano le encontró un trabajo en un estudio para dibujar viñetas de anuncios. Su nombre era Walt Disney.

Tras un breve intento de montar una empresa propia junto con Ubbe Iwerks, descubrió el mundo de la animación gracias al trabajo que consiguieron ambos en Kansas City Film Ad, donde permanecería hasta que consideró que había aprendido suficiente como para llevar a cabo, de nuevo, una aventura empresarial propia, esta vez en el mundo de la animación que tanto le fascinó.

Así, en 1922, crea la empresa Laugh-O-Gram Films Inc., dedicada a los cortometrajes animados de cuentos populares, y aunque tuvieron un éxito relativo en Kansas, los grandísimos gastos que costaba realizarlos hicieron que tuvieran que cerrar. Por ello, y con sus 'Comedias de Alicia' bajo el brazo (unas aventuras basadas en ‘Alicia en el país de las maravillas’), Disney vendió todo de lo que disponía para marcharse a Hollywood.

Allí intentó abrirse camino como director de cine, pero como no tuvo éxito se centró de nuevo en la animación. Fue entonces, el 16 de octubre de 1923, cuatro años después del discurso de aquel joven que intentaría construir un 'imperio' basado en el terror y la destrucción y que estaba a poco tiempo de entrar en prisión tras su fallido golpe de Estado (lo que sería un punto de inflexión para él), cuando Walt Disney, junto a su hermano Roy, fundaron ‘Disney Brother's Studio’, la empresa que sí se convirtió en un 'imperio', en este caso de la animación, y que hoy conocemos como ‘The Walt Disney Company’.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído