"no voy a parar"

Kanye West se rebela contra la industria musical y orina sobre un premio Grammy

En más de 100 tuits compartidos en las últimas horas, el rapero denuncia "la esclavitud moderna" de la industria discográfica y las "trampas" de la mayoría de contratos

Foto: El raperto Kenye West (REUTERS)
El raperto Kenye West (REUTERS)
Autor
Tiempo de lectura3 min

El rapero y ahora candidato independiente a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, Kanye West, ha vuelto a dar de qué hablar en la red social Twitter al denunciar, publicando sus contratos con Universal, la "esclavitud moderna" en la que a su juicio están involucrados todos los actores de la industria musical. En más de 100 tuits publicados en las últimas horas, el artista ha querido advertir a través de las redes sociales que "no parará" hasta conseguir lo que es justo por distribuir su música, un mensaje que ha concluido publicando un vídeo en el que alguien, presumiblemente el propio West, aparece orinando sobre un premio Grammy tirado en una taza de váter.

El clip de vídeo, que en menos de una hora superó los cinco millones de visualizaciones y en el momento de la publicación de este artículo ya cuenta con más de 23 millones de reproducciones y 274 millones de retuits, está acompañado del mensaje "no voy a parar", aludiendo a una supuesta disputa que el conocido músico mantendría con sus sellos discográficos y por la que se niega a publicar nuevas canciones. "Universal no me dirá lo que cuestan mis grabaciones porque saben que puedo permitírmelas", afirma West en una serie de insólitos y chocantes mensajes.

El rapero, que en días anteriores pidió terminar su contrato con los sellos de Sony y Universal, asegura que hará todo lo posible legalmente y usará "su voz para que cambien todos los contratos de artistas comenzando por obtener sus grabaciones para sus hijos". En este sentido, West ha apelado a otros artistas para que difundieran sus mensajes, como Bono —vocalista de U2—, "Paul" —refiriéndose presumiblemente el exBeatle Paul McCartney—, Drake, Kendrick Lamar e "incluso Taylor" Swift, con quien mantiene una pública enemistad.

Precedidos por una serie de citas bíblicas y referencias religiosas, West también ha publicado los contratos discográficos que ha firmado a lo largo de los años, página a página. "Me llevó mucho tiempo capturar todos mis contratos. Aquí están", anunció en un tuit, después de pedir a "todos los abogados del mundo" que le echasen un ojo a los documentos. Entre sus denuncias contra las discográficas, West menciona "costes ocultos" agrupados bajo la denominación de "tarifas de distribución", que garantizarían que los sellos ganen más dinero y que están presentes en la mayoría de "contratos estándar", lo que califica de "trampas".

Toda esta polémica se produce cuando faltan menos de dos meses para las elecciones presidenciales en las que West sigue figurando como candidato, aunque con nulas posibilidades de victoria a priori. El nombre de Kanye West aparecerá en las papeletas de una docena de estados, como Arkansas, Colorado, Oklahoma y Vermont, donde ha conseguido registrarse dentro de plazo. Todo tras desembolsar unos siete millones de dólares en tasas. A pesar de que el músico registró su comité de campaña electoral en la Comisión Federal de Elecciones estadounidense, no han quedado claras las intenciones reales detrás de su candidatura política, ya que se anunció cuando el plazo para registrarse había expirado en numerosos estados.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído